¿Cuáles son los efectos del consumo de embutidos en la salud?

¿Cuáles son los efectos del consumo de embutidos en la salud?

En nuestra región los alimentos cárnicos procesados, o también conocidos como embutidos, son uno de los alimentos más consumidos ya que, además de ser muy aceptables en sabor, se pueden encontrar a un bajo precio e incluir en diferentes comidas.

Este tipo de productos están fabricados con recortes y sobras de animales ricos en grasas, además de contener añadidos químicos que son los que hacen que aumentan su vida útil y los que hacen que siempre luzcan frescos.

Estos compuestos son los que están en alerta respecto a la salud, ya que, según varias investigaciones, pueden tener un efecto negativo en el organismo cuando se incluyen de forma habitual en la dieta.

Los diferentes cortes de carnes son triturados por grandes máquinas y luego se mezclan con condimentos, conservantes, azúcar, agentes del curado, colorantes y otros ingredientes para lograr las características propias del producto terminado.

Las carnes embutidas más comunes en nuestra región son:

  • El jamón
  • La salchicha
  • El salamín
  • El chorizo y morcilla
  • La longaniza
  • La mortadela
  • El salchichón

¿Qué efectos tiene en nuestro organismo?

  • Los  ingredientes de los embutidos son una fuente de grasas saturadas que incrementan el colesterol en sangre, además de provocar problemas cardiovasculares. También son de difícil digestión, provocando mayor permanencia gástrica, pudiendo producir acidez, distensión abdominal y malestar general.
  • Al ser una fuente de calorías y grasas saturadas, son un alimento que predisponen a la persona a un aumento de peso, con una posible obesidad.
  • La sal es uno de los ingredientes que más se concentra en este tipo de carnes, el cual afecta la salud cardiovascular, predisponiendo a la hipertensión arterial, provoca retención de líquidos, entre otros. En el proceso de fabricación de embutidos la cantidad de sal que se utiliza sobrepasa la dosis diaria recomendada en promedio.
  • Los azúcares utilizados en la fabricación de embutidos tienen como intención disfrazar el sabor de la sal pero, sobre todo, producen ácido láctico, reacción esencial para los embutidos fermentados. Esto irrita y degenera el sistema nervioso, y afecta severamente al páncreas y el hígado.
  • Uno de los conservantes más utilizados en la fabricación de embutidos es el nitrito de sodio, ingrediente utilizado para que las salchichas luzcan más frescas y libres de microbios. Este añadido ha sido objeto de investigación durante algunos años, ya que es el responsable del mayor riesgo de cáncer de estómago y otros tipos de cáncer.

Lo cierto es que, a pesar de las advertencias, estos alimentos son cada vez más comunes en la dieta y parece difícil detener su consumo. Debemos tomar conciencia de nuestra alimentación y tratar de detectar aquellos hábitos poco saludables e incrementar el consumo de alimentos frescos y naturales, dejando a los embutidos para ocasiones eventuales y no para la dieta cotidiana. Aunque parezca difícil solo es cuestión de priorizar la salud y probar de realizar las típicas comidas que llevan embutidos con otros alimentos, tales como sándwiches, tartas o pascualina, empanadas, picadas, pizzas, etc. reemplazando a los fiambres por carnes magras y agregando muchas verduras a dichos menús.

Lic. Romina Krauss

M.P. n° 147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE