El Fondo Verde para el Clima marcará el futuro de los financiamientos y orientará al capital hacia negocios sostenibles

RodolfoTarraubella, el mayor experto del país en finanzas climáticas y coordinador de la Secretaría de Sustentabilidad y Finanzas Climáticas de la agencia de Naciones Unidas (CIFAL) en la Argentina, visitó la provincia la semana pasada para dictar un curso intensivo organizado por la Entidad Binacional Yacyreta (EBY) sobre Finanzas Climáticas y Bonos Verdes, y se refirió a las oportunidades futuras que se presentan con las líneas estratégicas que financiará el Fondo Verde para el Clima, ante el escenario global actual.

 

En una entrevista con Argentinaforestal.com explicó el mecanismo financiero que estará disponible en el corto plazo con el Fondo Verde para el Clima, para promover negocios más sostenibles en el mundo, a partir del compromiso voluntario asumido por los países en desarrollo en el Acuerdo de París donde 55 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), ser contribuyentes (voluntarios) y establecieron finalmente estos 100 millones de dólares para esta iniciativa de sostenibilidad ambiental global que regirá de manera obligatoria a partir del 2020. En el mundo hay 420 compañías interesadas en invertir en proyectos verdes. “Entender los fondos climáticos es entender el futuro de los financiamientos climáticos. Realmente es clave entender este mecanismo, aunque aún la Argentina no haya reaccionado por falta de conocimiento, el mundo avanzará en esta línea. Su aplicación para mitigar el cambio climático generará nuevas oportunidades de negocios”, dijo el especialista.
¿El escenario global nos está marcando que el futuro estará en los negocios climáticos?

Absolutamente. Pero no solo el escenario global, ya que Argentina va a liderar el G-20 en el 2018 con la presidencia. El G-20 en el 2016 con la presidencia de China ha emitido un reporte de finanzas climáticas donde solicita a los inversores que realicen inversiones “verdes”, con proyectos que contemplen acciones de “descarbonización” en los negocios.

Este es un tema transversal, por lo tanto debería a través de las industrias, los servicios y empresas de todo tipo, evaluarse que el peligro del Cambio Climático es para la humanidad. Los negocios sostenibles, los negocios verdes son el único camino que tenemos. De lo contrario, nos convertiríamos en la primera generación “asesina” en el absurdo de que vamos a ser los asesinos de nuestros futuros hijos y nietos si no empezamos a actuar en el cuidado del ambiente y la mitigación de daños sobre los recursos naturales. De lo contrario se viene el exterminio, nadie podrá demandar a nadie. Es como una película de ciencia ficción, no habrá relato ni culpa, ni nadie.

 

¿Y en que consiste el Fondo Verde para el Clima?

Es la orientación del capital hacia la financiación de proyectos de mitigación, adaptación y resiliencias al Cambio Climático, como otros proyectos verdes, como el Bono Verde.

En ese contexto, el Fondo Verde para el Clima es una gran oportunidad. Es el fondo que se forma por los países ricos o más desarrollados para financiar estos proyectos de mitigación, adaptación y resilencia en países en desarrollo que también se han comprometido y ratificado su adhesión al Acuerdo Climático de París con la “contribución” de alrededor de 100 millones de dólares por año, con vigencia a partir del año 2020.

 

¿Argentina tiene oportunidades para avanzar en este camino de financiación de proyectos verdes?

Para la Argentina se presenta una gran oportunidad. En los últimos años el país no ha tomado fondos climáticos, o fueron muy pocos. Sin dudas, el camino de oportunidad que se presenta para el país es enorme.

Si me preguntás por las experiencias en el país con estos mecanismo, es muy poco. Hasta la fecha se han tomado un poco más de 13 millones de dólares del Fondo Verde para el Clima, otorgado por el BID y que se estarían aplicando en proyectos de energía solar. Es un monto muy pequeño en comparación a lo que tomaron países vecinos desde el 2014, como Bolivia (U$s 247 millones), Uruguay (U$s 297 millones), Chile (U$s 600 millones), Perú (U$s 1.129 millones) e incluso Brasil (U$s 2.100 millones).

En comparación a Perú, el país tomó el 1%. Esto se debe a que los peruanos supieron pedir estos fondos, supieron ejecutar estos proyectos, vieron la oportunidad y le dieron prioridad a los fondos climáticos.

En la Argentina, uno de los grandes problemas que aún tenemos, es que el sistema financiero no está entrenado ni concientizado tampoco en temas climáticos, por lo tanto, no tiene idea en cómo aplicar todo esto.

El conocimiento  cómo utilizarlo, monitorear los proyectos y entender cómo llevarlo adelante es lo que falta.

Los bancos hoy reciben la plata y la prestan simplemente a quien tiene la mejor tasa de retorno. Pero no evalúan los impactos ambientales y sociales como una prioridad de evaluación antes de  validar un financiamiento y priorizar la tasa de retorno del proyecto.

 

¿El Fondo Verde financiará proyectos públicos (Estado Nacional, Provincial, Municipal) o también podrán presentarse iniciativas privadas?

No es solo para los gobiernos. El Fondo puede financiar proyectos de ambos sectores. En el caso de los proyectos del sector privados hay un tema político, que es lograr la recomendación de lo que se denomina “Punto focal”, que sería un organismo del Estado (en la Argentina sería el Ministerio de Finanzas de Presidencia de la Nación a cargo de Agustín Mai) y un ente “Acreditador”, que es aquel que va administrar los fondos (en el país es la UCAR, Unidad para el Cambio Rural), que es quien daría el aval del Fondo Verde para el Clima para ser aplicado a un proyecto determinado por un privado. Pero aún no han presentado desde la UCAR ningún proyecto.

El financiamiento se puede lograr al presentar proyectos en aéreas estratégicas para el futuro sostenible del planeta:

  • Mitigación: Transporte; Construcción, ciudades e industrias; Forestación y uso de la tierra; generación y acceso a la energía.
  • Adaptación: sustento de la gente y las comunidades; infraestructura y ambiente construido; ecosistemas y servicios ecosistémicos; salud, alimento y agua segura.
  • Resilencia: Ciudades compatibles con el clima; Agricultura sustentable de bajas emisiones y climáticamente resilientes, ampliar la financiación para la forestación y el cambio climático; mejorar la resilencias en estados pequeños y vulnerables al clima; transformar el acceso y la energía.

 

¿Cómo ve a Misiones para calificar con proyectos de Fondo Verde para el Clima?

La Provincia tiene un área de oportunidad maravillosa, tanto para emitir Bonos Verdes como para calificar en proyecto financiados por el Fondo Verde. Desde lograr mayor eficiencia de la represa con algún proyecto en particular; o también, por ejemplo, para financiar proyectos de tratamiento y saneamientos cloacales,  eficiencia energética por cambio de lámparas no eficientes por lámparas LED, mejorar tecnológicamente el tratamiento de la basura; en forestación y uso de la tierra, en servicios ecosistémicos por la conservación de la selva misionera, en iniciativas de energías renovables, entre otras.

 

¿Con la EBY están estudiando algunos proyectos?

Lo que han manifestado las autoridades de la EBY  durante la apertura del curso de capacitación, fue que el proyecto “Aña Cuá” tiene una aproximación para calificar en financiación con un Bono Verde. Estamos en conversaciones.

 

 

Por Patricia Escobar 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE