Alexa

Té de ambay: propiedades y cómo prepararlo

Esta planta medicinal es utilizada en infusiones para tratar diversos problemas de la salud, especialmente aquellos que tienen que ver con las vías respiratorias. Es utilizada desde tiempos antiguos por los aborígenes sudamericanos


El té de ambay tiene propiedades que la hace una receta ideal para enfrentar el frío y combatir enfermedades respiratorias crónicas como la tos. Las hojas y la corteza de este árbol tanto fresca como seca tienen cualidades medicinales ya que posee principios activos beneficiosos para la salud. Es antiespasmódico, expectorante y diurético

El Ambay tiene como nombre científico Cecropia  pachystachya Trécul., Cecropia adenopus o también llamadas de forma más popular en el español como ambay, embaí, amba-i, ambaiba, ambay guazu, palo lija,en el caso del portugués  es embaúba, ambaíba, árvore-da-preguica.

Es una planta medicinal, conocida también como palo de lija, con la que se preparan infusiones para tratar diversos problemas de la salud. También es un árbol que se utiliza para fabricar papel. Tiene propiedades expectorantes y cardiotónicas.

 ¿Qué es el ambay?

El ambay es un árbol dioico, es decir que existen ejemplares masculinos y ejemplares femeninos de la planta planta, presenta una altura cercana a los 10-20metros, corteza provista de látex, ramas con muchos nudos y ahuecada. Crece en las selvas de los ríos de Brasil, la región amazónica de Paraguay y Bolivia así como en el noreste de Argentina. Llega a medir hasta 15 m de alto y su tronco tiene un diámetro que alcanza los 30 cm.

En Misiones se puede encontrar el ambay tanto en la selva como en las zonas de costa de ríos y arroyos. Puede llegar hasta 15 metros y su tronco tiene un diámetro que alcanza los 30 cm. Su copa es alta y florece y fructifica a lo largo de todo el año.

Las hojas de esta planta presentan la forma de palma de una mano con dedos,  donde la parte de arriba de la hoja es áspera al tacto de un color verde oscuro y la parte inferior de la lámina de la hoja es de color gris blanquecino con una textura suave y sedosa gracias a la presencia de largos pelos o tricomas.

 

Propiedades del ambay

 

El ambay funciona como antiespasmódico, digestivo, diurético, antioxidante, sedante, astringente y expectorante. Se la utiliza mayormente para combatir enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio, como catarros, resfriados, gripe, tos, asma, bronquitis, neumonía, pulmonía, enfisema pulmonar y angina.

Té de ambay
El te de ambay tiene propiedades que la hacen ideal para combatir enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio, como catarros, resfriados, gripe, tos, asma, bronquitis, neumonía, pulmonía, enfisema pulmonar y angina.

Además, mejora la digestión, baja la fiebre, contribuye a la circulación y ayuda a curar heridas leves. Es recomendable quienes padecen de retención de líquidos, aporta un gran apoyo en el tratamiento de las enfermedades nerviosas. También se la utiliza en cuestiones cardiológicas, ya que regula los latidos del corazón. alivia las palpitaciones generadas por los nervios y mejora el funcionamiento del sistema circulatorio.

 

¿Cómo se prepara y cuál es la parte usada?

 

Se utilizan las hojas y brotes secos. A las hojas se le quitan los pecíolos y las nervaduras. Se preparan en forma de decocciones o té, colocando las hojas y brotes en un recipiente con el agregado de agua y calentar hasta hervir, puede ser endulzado con miel o azúcar. Otra forma refiere la preparación previa de un caramelo con azúcar (azúcar quemada) al que se le agregan las hojas y brotes secos e inmediatamente se completa la preparación con el agregado de agua hirviendo, de preferencia consumir caliente.

Té de ambay

Para preparar un té, se hierve un litro de agua y se agregan 20 gramos de la planta, se pueden usar hojas frescas o secas. Es importante dejar reposar por 10 minutos. Se recomienda endulzar con miel.

También, el té de Ambay se puede preparar como se hace con la moringa, es decir, se toma un puñado de hojas, que se la puede triturar con un mortero o con lo que se pueda desmenuzar y se agrega en una taza de agua caliente. Se revuelve hasta que se vea que el agua comienza a cambiar de color inclinándose al verde amarillento.

El té se puede consumir entre 3 y 5 tazas diarias, se recomienda tomar una en ayunas, otras dos horas después del almuerzo y la última antes de ir a dormir. En el caso de los asmáticos, se puede masticar una hoja y si se trata de gripe, combinada con jugo de limón es aún más efectiva.

Esta bebida tiene un sabor amargo, pero, sus beneficios medicinales superan ese gusto. Aun así, se puede mejorar con edulcorantes o azúcar

Las inhalaciones son otra opción, consiste en agregar unas hojas en agua hirviendo e inhalar los vapores que emana, siempre cubriendo la cabeza con una toalla. Para la tos, preparar un jarabe resulta maravilloso, para los niños es muy útil.

Para hacer un jarabe, se hierve un litro de agua y se agregan 100 gramos de las hojas, se deja en el fuego hasta que se reduzca a la mitad. Luego se agrega miel poco a poco y se mezcla hasta que toma una consistencia espesa. El jarabe se puede guardar en la nevera y se toma una cucharada cada 8 horas.

 

Dónde más puede usarse

 

El ambay tambien es empleado con fines antiinflamtorio y antiseptico. Las hojas frescas eran apicadas sobre heridas y quemaduras, mientras que el látex del tronco se empleaba como caustico para reducir verrugas.

 

Otros beneficios

  • Antiespasmódico.
  • Sedante
  • Diurética
  • Antioxidantes.
  • Antipirético.
  • Antitusivo.
  • Astringente.
  • Descongestiva.

Contraindicaciones

No se recomienda para mujeres embarazadas o aquellas que están en periodo de lactancia. Lo más aconsejable es consultar con un médico para que recomiende la frecuencia y cantidad en la que se puede consumir.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas