Alexa

Incendios en Corrientes | El fuego consumió alrededor de 500 hectáreas en Santa Rosa y esperan con ansias las lluvias

El intendente de la localidad correntina de Santa Rosa, Pedro Maidana, estimó que alrededor de 500 hectáreas fueron consumidas por las llamas en la localidad. En este contexto manifestó que "la situación provocada por los incendios en Corrientes es preocupante".

El jefe comunal se refirió también a las consecuencias económicas que conlleva los incendios, dado que uno de los lugares más perjudicados es el Parque Foresto industrial de la localidad ya que se abastece de distintas empresas que fueron afectadas por los focos de fuego. Cabe recordar que son varias las localidades afectadas, entre ellas San Miguel e Ituzaingó.

“En Santa Rosa se vive de la madera y muchos productores pararon su producción. Esta situación va a repercutir en la economía de toda la provincia”. Además pese a que los incendios están bajo control, siguen activos y las pérdidas son grandes en varios sectores.

Maidana sostuvo que el cambio climático es otro de los factores que permite que los incendios se incrementen: “Hay que seguir tomando recaudos con respecto al clima, es muy cambiante”, señaló el intendente.

Finalmente destacó el trabajo de los bomberos de la localidad, al respecto comentó que están en constante entrenamiento para abordar la problemática: “Es constante desde el año pasado, realizan capacitaciones para controlar el fuego y  reciben ayuda del Ejército Argentino”. Con relación a los aviones hidrantes, señaló que actualmente cuentan con tres en la zona.

 

Incendios en Misiones | Luchan por controlar el avance de las llamas al corazón del Valle del Cuña Pirú

Agotados, tristes y con gran preocupación. Así se encuentran los que luchan desde hace más de cinco semanas contra el fuego en las áreas naturales del Valle del Cuña Pirú, en el Parque Provincial Salto Encantado, en el municipio de Aristóbulo del Valle.

Desde el 3 de enero a la fecha, la emergencia se transformó en la actividad laboral diaria y constante, con agotamiento físico y emocional ante la cantidad de horas de lucha contra los incendios, las presiones que se enfrentan ante el comportamiento del fuego, los recursos que se agotan y complican el trabajo en el territorio, la falta de agua, la necesidad de más ayuda, que no llega en tiempo y forma.

Con el incendio que está ocurriendo dentro del área protegida no solo se pierden especies de flora tan importantes para el ecosistema de la Selva Misionera como los son árboles añejos de Guayubira, anchico, incienso, Lapacho negro y amarillo entre otros ejemplares, sino que la fauna silvestre y única en su diversidad en nuestra región se ve afectada directamente. El olor a descomposición de los animales que no pudieron escaparse a las llamas van dejando rastros, mostrando el daño, ya que se encontraron restos de venados, cuises, acutíes.

Tristeza e impotencia genera el fuego, dolor ver quemarse la selva misionera. Y en ese contexto, con lo que puede y lo que se tiene, entre todos en el lugar colaboran intentando frenar su avance. Pero no es suficiente.

Se estima que a la fecha ya se vieron afectadas casi 100 hectáreas en el área protegida, y con ellas se quemaron toda su biodiversidad.

El fuego sigue avanzando monte adentro del parque provincial, en el corazón del Valle del Cuña Pirú. En el lugar se encuentran guardaparques, bomberos y voluntarios ambientales que desde el fin de semana luchan por evitar que las llamas ingresen al corazón del Valle, en un terreno que complicará los trabajos para su extinción ante las condiciones de peligro extremo de propagación del fuego, con dificultades en el acceso al agua y reposición de recursos y equipamientos, desde personal, herramientas, indumentaria adecuada, red de comunicación eficiente en el área, etcétera.

Desde la mañana de este martes opera un helicóptero en el lugar como soporte del trabajo en el territorio, pero advierten que “de no llegar más refuerzo, será inevitable con el correr de las hora el avance de las llamas a lo profundo del Valle. Y si eso sucede no quedará nada más que hacer, porque no hay forma de acceder a esa zona y no hay pronóstico de lluvias por varios días”, indicaron voluntarios ambientales en comunicación con ArgentinaForestal.com

Por día, desde el jueves -que se reavivaron los focos dentro del parque provincial-, se estima que las llamas avanzan sobre 10 hectáreas en promedio, arrasando con toda la biodiversidad de la selva misionera.

Se necesitan más refuerzos en el área, más gente para los trabajos cortafuegos, más vehículos, reposición de elementos, mangueras, mochilas, ropa adecuada y principalmente mejorar la red de comunicación porque la principal dificultad operativa es que no hay señal móvil, solo funcionan las radios (Handy) para poder pasar las novedades con las que se encuentran dentro del monte, y que muchas veces, esa reacción temprana puede modificar toda la estrategia de combate o hasta salvar vidas.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas