Alexa

Mendoza | Detuvieron a un enfermero por vender más de 800 test de coronavirus falsificados

Un enfermero fue acusado de vender más de 800 test de coronavirus falsificados con resultado negativos, por lo que se dispuso su detención. Según la investigación, el hombre de 36 años cobraba unos tres mil pesos por cada trámite apócrifo.

El enfermero se desempeñaba en el Hospital Lagomaggiore y en la Sociedad Española, en la capital provincial de Mendoza, y era el responsable de cargar los resultados al Sistema Integrado de Información Sanitaria (SISA).

Actualmente se encuentra detenido y a disposición de la Justicia, ya que está imputado por los delitos de falsedad ideológica de instrumento público. Un crimen que cuenta con una pena de hasta 50 años. Según se conoció, el enfermero era contactado por teléfono por personas que necesitaban este certificado para poder viajar o realizar trámites personales.

La Justicia dispuso, además, que se efectúe un allanamiento a su domicilio en Godoy Cruz. Durante el operativo se secuestró una importante cantidad de insumos y testeos, entre otros objetos, los cuales, según los investigadores, no deberían encontrarse en dicho lugar. Ante estas pruebas, el enfermero se entregó en la Comisaría 3, de Capital provincial.

Tal vez te interese leer: Informaron 102.458 nuevos casos de coronavirus en Argentina y 191 muertos en las últimas 24 horas

Cómo funcionaba la venta de test de coronavirus falsificados

Los primeros datos de la investigación aseguran que el enfermero, originario de Godoy Cruz, era contactado por teléfono por aquellos que requerían este certificado. Posteriormente, tras hacerse con los resultados apócrifos, el hombre era el responsable de cargar esta información en el Sistema Integrado de Información Sanitaria (SISA), durante su horario laboral en el Hospital Lagomaggiore y en la Sociedad Española.

Los investigadores estiman que, desde diciembre de 2021 hasta la actualidad, el hombre falsificó más de 800 los resultados negativos truchos, los cuales vendió a unos tres mil pesos cada uno.

Los investigadores señalaron que este enfermero era el responsable de realizar la carga de los testeos, aunque quien tomaba las muestras era otra persona. Siendo que uno de los puntos que más llamó la atención de la Justicia fue que, durante su jornada laboral, todos los resultados que se cargaban eran negativos.

Incluso, detectaron que el hombre nunca tenía contacto con las personas que se acercaban a los centros de salud para que les realicen los testeos, si no que manipulaba los resultados y los informaba mediante WhatsApp.

Test de coronavirus falsificados

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas