Alexa

Sequía en Argentina: el Gobierno Nacional analiza tomar medidas sobre el fondo de emergencia agropecuaria

Julián Domínguez recorrió zonas afectadas por la sequía en Argentina. El perjuicio para los productores es de casi 3.000 millones de dólares.El fenómeno de “La Niña” se hizo sentir con fuerza en el último mes y cambió el escenario drásticamente para la soja y el maíz. 

Sin lluvias importantes desde la segunda quincena de diciembre y altas temperaturas, hicieron un combo letal para los cultivos que comenzaron a deteriorarse registrando ya pérdidas de 13 millones de toneladas.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, en el caso del maíz, la condición regular o mala de los terrenos sembrados, en sólo siete días, pasó del 27% a un 51%. Los buenos son ahora el 35% y queda un 14% aún en condición muy buena. En tanto, en soja durante la semana pasada, los lotes regulares eran el 10% del total del área sembrada; después de las temperaturas extremas son el 30%. Y ahora también hay un 5% en malas condiciones.

“La sequía ya domina en el 73% de la región núcleo y sólo podría ser superada con lluvias de 100 a 140 mm”, apuntaron desde la entidad.

Ante esta situación, la primera estimación que hizo la entidad rosarina tuvo un recorte en la cosecha de maíz y soja de 13 millones de toneladas. De las 56 millones de toneladas que se proyectaban con un escenario normal hace un mes, el clima ajustó la primera estimación maicera a 48 millones. También caen las posibilidades productivas de la oleaginosa: de 45 a 40 millones de toneladas.

Por eso, resulta imperioso que se concreten las lluvias que están pronosticadas desde este domingo y hasta el jueves, para que no se haya más daños y apuntalar los cultivos que esquivaron hasta el momento la falta de agua. Según el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en regiones de la zona núcleo caerían hasta 150 milímetros. Desde el sábado ya se estaban dando tormentas en el centro de Buenos Aires y La Pampa.

Por el impacto de la sequía, desde la Bolsa rosarina agregaron que los productores tendrán una pérdida de US$ 2.926 millones hasta el momento e impactará en una caída del Producto Bruto Interno argentino de US$ 4.799 millones; ello es, un 1% del PBI potencial estimado para la Argentina en 2022 según el Fondo Monetario Internacional, el cual asciende a U$S 483.765 millones.

También el Estado dejará de recaudar impuestos por US$ 1.440 millones, de los cuales US$ 1.040 millones corresponde a menor ingreso tributario por derechos de exportación, y el resto a otros impuestos.

Además, el ajuste en menos de 13 millones de toneladas en exportaciones provoca que la proyección del ingreso de dólares total por ventas al exterior de poroto, harina y aceite de soja y maíz implique una pérdida de ingreso por US$ 2.665 millones, lo que equivale al 10% de lo proyectado al mes de septiembre.

 

Tal vez te interese leer: Por la sequía podrían escasear verduras de hoja en las Ferias Francas de Misiones

 

«El impacto negativo es directo porque el Banco Central no tiene dólares: necesita de exportaciones para que la balanza comercial sea positiva y para el pago de deuda, importaciones y la compra de dólares de usuarios», remarcó David Miazzo, economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina, sobre lo que significa la sequía para el país.

«Las exportaciones del agro representan el 70% de las exportaciones pero explican más del 90% de las divisas netas. Exporta más de lo que importa, al igual que la minería y la informática», agregó el economista.

La última gran sequía está bien fresca y los productores temen que ocurra algo similar. Fue en el ciclo 2017/18, cuando se perdieron 27 millones de toneladas entre soja y maíz, por un valor de U$S 6.000 millones. Solamente se cosecharon 35 millones de toneladas de soja (la menor cifra en 17 años) y 32 millones de toneladas de maíz.

Desde el Gobierno están preocupados por la situación. Este sábado el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, recorrió las zonas afectadas en Entre Ríos y Santa Fe y se reunió con productores. «Estamos trabajando en soluciones concretas para nuestros productores», indicó el titular de la cartera agropecuaria.

En este sentido, el martes pasado Domínguez se reunió con el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, para analizar la actualización del fondo de emergencia, que se mantiene desde 2009 en $500 millones (U$S 4,5 millones a dólar oficial) y debería estar en $12.000 millones (U$S 109 millones).

«El objetivo es la actualización del fondo de emergencia para que sea nuevamente un instrumento de respuesta rápida ante las pérdidas. Esperemos que en las próximas horas el tiempo vaya aliviando las condiciones pero lo que se perdió se perdió y hay que trabajar sobre la recuperación de capital de trabajo», añadió al respecto el funcionario durante la recorrida, que hizo junto a los gobernadores Omar Perotti y Gustavo Bordet.

 

 

 

 

Fuente: Clarín

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas