Alexa

Nutricionistas resaltan la importancia de hidratarse de forma continua para combatir las altas temperaturas

Aunque falta poco menos de un mes para el inicio del verano, el calor intenso ya comienza a sentirse en la región, por lo que recuerdan la importancia de hidratarse por las altas temperaturas, de manera continua. Además, recomiendan comer sano y ejercitarse regularmente.

hidratarse por las altas temperaturas

La licenciada en Nutrición, María Cecilia Marín remarcó la necesidad de fortalecer los cuidados en estos tiempos y explicó la importancia de que adoptemos un hábito que permita hidratarnos constantemente.

 

María Cecilia Marín – FM Santa María de las Misiones

 

“Nuestro cuerpo es 80% agua, y está dentro de todas las células que componen nuestros tejidos, pero el problema es que no hay lugar de almacenamiento; por ende, no lo podemos reservar, como sí podemos reservar, por ejemplo, algún tipo de vitamina, o los hidratos de carbono como fuente de energía, que sí se pueden reservar en un tejido específico”, detalló la profesional.

 

En tiempos de mucho calor, el cuerpo humano busca estabilizarse dentro de los márgenes de la temperatura corporal, por lo que se suele transpirar aún más.

hidratarse por las altas temperaturas

“Debemos comprender que la transpiración es un mecanismo fisiológico normal; compensatorio, para que todo nuestro cuerpo esté a una temperatura estable y que los órganos puedan funcionar correctamente”, explicó.

 

En este contexto, Marín destacó como «muy importante la ingesta de alimentos y de agua previamente a este proceso». Aclaró, además, la diferencia entre el hábito de tomar agua e ingerir infusiones como el mate o el tereré.

 

“Las infusiones hidratan, por supuesto, pero también muchas veces hace 40ºC a la sombra y estamos tomando un mate, por nuestra idiosincrasia” explicó.

 

Asimismo, resaltó que estas infusiones tradicionales que estamos acostumbrados a ingerir tienen una característica particular: “El mate, recordemos que también tiene sustancias diuréticas y solo una parte de ese hidrato se queda en el cuerpo por un tiempo prolongado».

 

Sin embargo, afirmó que no solamente bebiendo agua logramos hidratarnos, sino también a través de alimentos como frutas y verduras. Por ello es necesario implementar una dieta que contemple esta cuestión.

 

“Tenemos alimentos que son fuente de agua, son las frutas y verduras, justamente en verano es cuando más tenemos que recurrir a este tipo alimento que son los que nos dan agua, vitaminas, minerales y la fibra que nos da sensación de saciedad”, sugirió.

 

Siguiendo esta línea, remarcó la dificultad que pueden generar la ingesta de platos calientes: “Recordemos también que tenemos que preferir temperaturas más frescas para para consumir alimentos, por ejemplo, guisos y estofados… que sean lo más espaciado posible, porque justamente las temperaturas calientes, estimulan todo el sistema gastrointestinal, su funcionamiento y a mayor funcionamiento, mayor gasto energético”.

 

En cuanto a los niños, expresó que muchas veces, a pesar de que el hábito de tomar agua en los infantes es difícil de generar, los mismos deben consumir agua ya que se encuentran en constante gasto de energías.

 

Con los adultos mayores “la situación es un poco más delicada”, ya que la deshidratación puede ser un factor desencadenante de otros cuadros.

 

“En los ancianos, la sensación de hambre está disminuida porque justamente todo su sistema está en declive, el metabolismo es más lento y por eso tenemos que tratar de llevarlos a tomar agua, licuados, a que coman frutas y verduras, porque justamente son los grupos de riesgo donde una deshidratación puede producir consecuencias más graves, por una deshidratación podemos llegar a una internación”, explicó Marín.

 

En concordancia también resaltó la importancia de que las madres que se encuentren en períodos de lactancia se hidraten correctamente. “Las mujeres que están dando de mamar, necesitan mucha más cantidad de agua porque justamente están en plena producción de leche, el agua es el vehículo para todos esos nutrientes de la leche materna”.

 

Por último y ante la preocupación que surge en estas épocas en relación al cuidado del cuerpo y la obsesión que puede generar esto advirtió que “ tenemos que tratar de erradicar esa famosa frase de ‘tengo que llegar al verano’, en realidad tengo que tener salud en toda mi vida”.

 

Esto muchas veces genera consecuencias a la hora de realizar actividad física de forma excesiva, ingerir pastillas o cualquier tipo de medicamentos por lo que la profesional alegó que no existe ningún producto milagroso para eliminar el tejido graso y recomendó ser medidos con la actividad física.

 

“Tampoco es para quedarse locos y salir a hacer actividad física a las dos de la tarde, bajo el sol misionero con faja y abrigo, porque al final lo que van a lograr es deshidratarse. Recordemos que la grasa no se transpira, la grasa se oxida se transforma en dióxido de carbono y lo exhalamos, cuando transpiro estoy perdiendo agua y minerales, no grasa”.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas