Alexa

Aprovecha al máximo tu trabajo creando lo necesario para disfrutarlo

La gran mayoría de nosotros tenemos un trabajo para vivir, pero tratemos de al hacerlo sea una forma más de disfrutar la vida.

 

En los 90, H. Jackson Brown, Jr., un escritor americano de libros inspiradores, escribió un par de ellos titulados “Life’s Little Instruction Book” y en uno de ellos decía “Encuentre un trabajo que le guste y agregue cinco días a cada semana”.

 

La verdad, es que creo que somos pocos aquellos que hemos tenido éxito en la búsqueda.

 

Crear satisfacción con lo que hacemos, además de aprovechar al máximo nuestro trabajo, le da sentido a la enorme cantidad de horas que invertimos en el.

 

Por supuesto, no hay una única receta, y, de hecho, cada quien tiene sus propios ingredientes clave para hacer de su labor algo satisfactorio.

 

Pero lo cierto es que, para muchos, la idea de tener un trabajo que sea verdaderamente satisfactorio, del tipo en el que el trabajo ya no se siente como trabajo, es pura fantasía.

 

Claro que hay algunos como ciertos atletas profesionales, músicos, golfistas y otros, que pueden haber encontrado la manera de hacer lo que aman y recibir un pago por ello.

 

Pero, ¿hay alguien por ahí que sueñe con sentarse en un escritorio y procesar papel, o ver cómo los productos pasan en cintas transportadoras, o trabajar para resolver los problemas de otras personas?

 

Los sueños profesionales son una cosa, pero la realidad práctica es a menudo otra y cuando coinciden, hay que aprovechar la oportunidad y disfrutarlo.

 

Afortunadamente, cuando no es así, es bueno saber que es posible obtener satisfacción laboral a partir de ciertas elecciones y decisiones que podemos tomar.

 

La satisfacción laboral no tiene por qué significar perseguir la gloria o ganar dinero con un pasatiempo, y puede encontrarse en los lugares más inesperados.

 

El corazón de la satisfacción laboral está en la actitud y expectativas con las que enfocamos nuestro trabajo más que en las tareas que realizamos día a día.

 

Ya sea que trabajemos en una granja, en una línea de producción, en una oficina o en una cancha de fútbol, el secreto es comprender los ingredientes clave de nuestra receta única para obtener satisfacción laboral.

 

Pero, ¿Cuáles son nuestros factores desencadenantes de satisfacción?

 

Como la receta es personal, cada uno deberá buscarlos y para ello, podemos bucear en algunas opciones:

 

  • Tratemos de ubicar nuestro trabajo diario dentro de los procesos de la organización y veamos su necesidad. Esto le dará sentido de relevancia a lo que hacemos.

 

  • Pongámonos metas diarias en nuestra tarea y compitamos contra nosotros mismos día a día. Esto transformará nuestro trabajo en un juego permanente (¡especial para competitivos!).

 

  • No importa lo que hagamos, tratemos de ser creativos y busquemos innovar en la forma en que lo hacemos (aunque no lo implementemos podemos imaginarlo y en algún momento elevarlo para su análisis). La creatividad es un ejercicio más que beneficioso para nuestra satisfacción.

 

  • Hagamos de nuestro lugar de trabajo algo agradable. El orden y la limpieza más algún agregado de fotos familiares o recuerdos nos predisponen mejor.

 

  • Busquemos constantemente que es lo que nos motiva y tratemos de reflejarlo en nuestro trabajo.

 

  • La música es muchas veces la forma de transformar algo repetitivo y aburrido, en algo con ritmo y cadencia, haciendo que nuestro cerebro libere endorfinas y esto nos produce placer y alivia el estrés.

 

  • Usemos nuestra imaginación para transformar nuestro día en una aventura y la tarea laboral como parte de ella (cuidado, no hay que exagerar, porque podríamos caer en la categoría de orate, jeje)

 

  • Por supuesto no son las únicas formas de hacerlo, y cada uno podrá agregar más opciones, pero la consigna es hacer de nuestro trabajo diario algo que nos de satisfacción, que nos haga felices, que nos mantenga entretenidos, para que las jornadas laborales dejen de ser un castigo y pasen a ser un disfrute.

 

Y en tu caso… ¿Qué haces para sentirte bien con lo que haces?

 

 

 

(*) Por Daniel Sachi. Director General de ROI Agile International

 

 

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas