Alexa

Investigador del Conicet detectó 4.700 puntos de quema de basura en barrios del sur de Posadas y advierte por los riesgos a la salud asociados

El investigador Walter Brites asegura que la quema de basura domiciliaria genera el problema ambiental más serio que tiene hoy Posadas. Advirtió que es un problema en crecimiento, por la expansión de los barrios y la presencia cada vez mayor de residuos sintéticos que al quemarse, dispersan en el aire partículas altamente nocivas para la salud. Consideró que se trata de un problema cultural, al punto hay quemas de basura incluso en lugares donde el camión recolector pasa seis días a la semana. Señaló que la inhalación del humo proveniente de esas quemas puede generar problemas respiratorios, como asma, EPOC y hasta cáncer de pulmón, así como patologías coronarias. “No es solo una cuestión de cuidado del ambiente sino de Salud Pública y se debe concientizar en ese sentido”, reclamó.

 

Walter Brites es doctor en antropología, docente de la UNaM e investigador del Conicet. Está abocado a estudios urbanos y medioambientales y desde hace varios años viene alertando por los altos niveles de polución presentes en el aire de los barrios de Posadas. La ausencia de industrias y de tráfico vehicular en niveles que pudieran contaminar el aire lo llevó a poner su atención en el efecto que producen las quemas de residuos en esos lugares.

 

Con el apoyo de voluntarios de la organización Posadas Aire Puro, realizó un pormenorizado relevamiento en la delegación Las Dolores –que agrupa a 32 barrios de la zona Sur de Posadas- a través del cual detectaron 4.700 puntos habituales de quema de basura ubicados en espacios públicos. “Eso fue lo que encontramos en veredas, baldíos y calles, pero si sumamos las quemas que se producen en los patios de las casas estimamos que estamos en los 10 mil focos”, señaló.

 

 

 

Llamó la atención del investigador, que las quemas se desarrollaban en zonas en las que hay servicio habitual de recolección de residuos, incluso con contenedores dispuestos por el municipio. “Observamos vecinos quemando basura a menos de 10 metros de un contenedor”, relató a Misiones Online.

 

Brites advirtió que el humo que emerge de esas quemas, donde usualmente se combinan distintos materiales sintéticos y hasta metales pesados, lleva finas partículas que representan un serio factor de riesgo para la salud humana.

 

“La quema de basura es el problema ambiental más serio que tiene Posadas hoy y está en crecimiento. Cuanto más tiempo se espere en solucionar este problema, mayor será el tiempo en el que los ciudadanos respirarán niveles de contaminación poco saludables. La contaminación no está en el centro, sino en los barrios donde la gente quema basura. La quema no es solo una cuestión de cuidado del ambiente sino de Salud Pública y se debe concientizar en ese sentido”, consideró el catedrático.

 

La quema de basura es el problema ambiental más serio que tiene Posadas hoy y está en crecimiento. Cuanto más tiempo se espere en solucionar este problema, mayor será el tiempo en el que los ciudadanos respirarán niveles de contaminación poco saludables

 

“Toda la población está siendo afectada todos los días en su salud de manera gradual y acumulativa y expuesta a una multiplicidad de partículas que son totalmente dañinas para el organismo”, agregó.

 

 

El trabajo de campo llevó al antropólogo a concluir que detrás de las quemas de basura hay un componente cultural muy arraigado. Indicó que el fuego es el único método de tratamiento de residuos que conocen muchas familias, incluso las que viven en barrios con servicio regular de recolección. “Algunos si siquiera pueden dar una respuesta cuando les preguntamos por qué queman, lo hacen porque lo hicieron siempre”, dijo.

 

Nada se pierde, todo se transforma

 

“En el sentido común, en el saber popular, estas personas creen que al quemar la basura la están eliminando, pero la ley de conservación de los materiales nos dice que la materia no se crea ni se destruye, sino que cambia de estado. Nada se pierde, nada se crea, todo se transforma”, remitiéndose a la ley formulada por el científico ruso Mijaíl Lomonósov, considerada uno de los principios fundamentales de las ciencias naturales.

 

El investigador del instituto IESyH, de doble dependencia UNaM-CONICET, alertó que en las últimas décadas se incrementó la peligrosidad de estas quemas, porque cambió el tipo de materiales presentes en los residuos domiciliarios. Indicó que hace 30 o 40 años, la basura contenía principalmente materiales orgánicos, pero de un tiempo a esta parte lo que predomina es el plástico y otros elementos sintéticos.

 

Al quemar una botella de plástico, ese material pasa primero al estado líquido y después a estado gaseoso. Entonces lo respiramos como nanopartículas, en condiciones que son imponderables por la recombinación de los químicos que hay en el aire cuando se queman distintos materiales. A veces se quema una botella, con un telgopor y una zapatilla. En algunos lugares vimos incluso vecinos que estaban quemando restos de electrónica, en esa quema hay metales pesados como plomo o mercurio, eso es altamente peligroso, no solo para la persona que está quemando sino para todo el entorno”, advirtió.

 

Concientizar

 

Para Brites urge la necesidad de llevar adelante tareas intensivas de concientización y prevención. Más aun teniendo en cuenta que la quema de basura es una práctica nociva para la salud que en la enorme mayoría de los casos no se realiza como respuesta a una necesidad real, puesto que el servicio de recolección de residuos tiene en Posadas una amplia cobertura, sino por cuestiones culturales.

 

“Cuando uno indaga para ver si la gente tiene conciencia del riesgo que implica la quema de residuos, la gente te contesta ‘siempre hicimos esto, pero nunca ha pasado nada’, pero cuando uno pregunta si hay alguna prevalencia en la casa, resulta que todos los chicos tienen asma”, relató el antropólogo, quien no dudó en relacionar esa prevalencia con la contaminación ambiental generada por la quema de residuos.

 

“Hay efectos a corto plazo, como alergias, enfermedades respiratorias y efectos a más largo plazo como cáncer. La Organización Mundial de la Salud está encontrando relación entre las dioxinas, los furanos y otros elementos que están en el aire producto de la polución ambiental, con varios tipos de cáncer. También con enfermedades vasculares, infartos

 

«Hay mucho desconocimiento, hay que aceitar canales de concientización y de prevención”, remarcó.

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES