Alexa

Ruiz de Montoya: por amenazar de muerte a su hijastra fue detenido un hombre que fue la expareja de Julieta Ehinger, joven desaparecida en 2002 en la misma localidad

La Policía detuvo a un hombre en Ruiz de Montoya, acusado de amenazar de muerte y agredir físicamente a su hijastra de 19 años. La información tal cual forma parte de la crónica diaria que lamentablemente y a menudo ocurre en nuestro país y en la Provincia, con hechos vinculados a la violencia de género y tuvo lugar días atrás.

Pero en este caso, el detenido es Claudio Da Silva (47 años), el hombre que estuvo involucrado en la desaparición de quien fuera su concubina en el mismo pueblo –allá por el 2002- Julieta Ehinger, hecho hasta hoy irresuelto y por el cual el hombre estuvo detenido varios meses y después liberado, por “falta de mérito”.

Volvamos a la actualidad: el pasado viernes a las 19:00 horas, en un domicilio de la zona rural, la Policía detuvo a Claudio Da Silva, ahora acusado de agredir y amenazar de muerte a su hijastra de 19 años.

La situación se conoció a través de la denuncia que efectuó la víctima, quien relató que convive junto a su madre y la pareja de esta y que tras mantener una discusión con el hombre, éste la agredió físicamente y la amenazó de muerte.

Por tal motivo, los uniformados fueron hasta el lugar y detuvieron al violento. La joven resultó con lesiones leves y fue asistida clínicamente, con un tiempo de curación aproximado de 7 días.

El hombre quedó alojado en la comisaría local a disposición del Juzgado de Instrucción 4 de Puerto Rico.

Volvamos al pasado: Claudio Da Silva fue detenido en diciembre de 2005, vinculado con la desaparición de su concubina, Julieta Ehinger con quién había convivido tres años y tenían una hija en común.

Algunas pruebas le habían incriminado: se encontraron manchas de sangre en la vivienda donde convivía con su pareja (se habían hecho las pruebas de luminol). En tanto, las pruebas de ADN que se realizaron de la sangre encontrada en la casa de Julieta y de sus familiares dieron negativo.

Y así, entre otras contradicciones periciales, Da Silva estuvo preso cuatro meses y recuperó la libertad por “falta de mérito”. El acusado siempre negó su vinculación con la desaparición de Ehinger, e inclusive había mencionado varias veces su convicción de que la mujer está viva y que “en cualquier momento iba a aparecer con vida”, cosa que no ocurrió hasta ahora.

JAS

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas