comScore

Meghan Markle tras renunciar a la corona firmó un contrato con Disney

Meghan Markle tras renunciar a la corona firmó un contrato con Disney

La duquesa de Sussex, esposa del príncipe Harry, acordó ser parte de una producción del gigante del entretenimiento mundial.

Meghan Markle firmó un contrato con la compañía de entretenimiento Disney para ser narradora en «off» en una de sus producciones, aunque sus honorarios se destinarán a la fundación ambientalista Elefantes Sin Fronteras.

Meghan Markle firmó un contrato con la compañía de entretenimiento Disney para ser narradora en «off» en una de sus producciones, aunque sus honorarios se destinarán a la fundación ambientalista Elefantes Sin Fronteras.

La noticia se conoce en medio del encono de la realeza británica por la decisión el príncipe Harry y Markle de abandonar la corona.

Vale recordar que antes de tener la vida de realeza, Markle era una actriz bastante reconocida que fue protagonista de series muy exitosas a nivel mundial, entre ellas «Suit», por lo cual, dicen sus cercanos, le gustaría retomar contacto con aquella olvidada pasión.

A pesar de que la corona no se tomó muy bien este vínculo entre Meghan y Disney, sus amigos aseguran que la actriz está muy conectada en la industria de la moda y hay muchas marcas importantes a las que les gustaría asociarse con ella en distintos proyectos.

En una declaración oficial compartida en su sitio web y cuentas de redes sociales, el duque y la duquesa de Sussex escribieron que tenían la intención de «dar un paso atrás» como miembros «mayores» de la familia real, pero continuarían apoyando a la reina Isabel II.

La mayor parte de la riqueza de la monarquía británica se deriva de tierras e inversiones heredadas. Los contribuyentes británicos también apoyan a la familia real a través de una «concesión soberana» emitida por el tesoro. Esa configuración prohíbe a los miembros de la familia real obtener ingresos como profesionales, empero, al elegir la independencia financiera, Meghan y Harry ya no recibirían dinero a través de la subvención soberana y podrían trabajar profesionalmente.

Juntos, Meghan y Harry valen 30 millones de dólares, escribió el periódico estadounidense Business Insider. Se estima que el patrimonio neto de Meghan es de aproximadamente 5 millones de dólares de su carrera como actriz, y el patrimonio neto de Harry es de al menos 25 millones, compuesto por una herencia de la princesa Diana y una asignación anual del príncipe Carlos, que podría quitársela, incluso. No se sabe cuánto de esto proviene de la corona.

El modo de vida que lleva la pareja, señalaron expertos y estudiosos de la realeza británica, implica contar con mucho dinero, demasiado. Por ejemplo, el guardarropa de maternidad de la duquesa valía aproximadamente 500 mil dólares, mientras que los tratamientos de acupuntura y numerología que recibió durante su embarazo costaron aproximadamente 11 mil dólares, informó la experta Hillary Hoffower del Business Insider.

No obstante, aunque algunos de sus gastos más extravagantes, como el baby-shower de Meghan que costó 200 mil dólares, fueron financiados por los amigos famosos de la pareja, como la tenista Serena Williams, quien pagó la factura de esa estrafalaria ducha. Es probable que Meghan y Harry no puedan dejar que los contribuyentes británicos estén completamente libres de sus gastos. Incluso si los duques de Sussex renuncian a su subsidio de la Sovereign Grant del Reino Unido, los contribuyentes británicos, la antigua oficina real de protección personal y el Director de Operaciones y Capacitación de la firma de seguridad Trojan Consultancy, Simon Morgan, pagarían la cuenta de su equipo de seguridad personal, reveló la prensa británica.

Sus equipos de seguridad son parte de una división especializada de la Policía Metropolitana financiada por el Ministerio del Interior y sostenida por los contribuyentes de Gran Bretaña. «No es su decisión si obtienen protección o no, por lo que puede no ser su decisión renunciar a ella», dijo Morgan a Business Insider. El aporte de los contribuyentes cuesta a cada ciudadano aproximadamente una libra esterlina por año y, según entendidos, las crecientes críticas sobre el costo de su estilo de vida pudo haber sido la causa principal de la decisión de decidir su independencia financiera en su impactante anuncio que aún resuena.

 

(Clarin)

laura.barrios6@gmail.com-


Quizás tambien le interese...