comScore

Mirá lo que dejó la Edición de Oro del Festival Nacional de la Música del Litoral en cada una de sus lunas

Mirá lo que dejó la Edición de Oro del Festival Nacional de la Música del Litoral en cada una de sus lunas

Cada noche del 14 al 17 de noviembre, las gradas del Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez, cuya capacidad es de 7000 mil personas estuvieron repletas de quienes atrapados por la historia, la poesía, el canto, la danza y los trajes típicos, se dieron cita para viajar en el recuerdo hasta el origen de este festival que reivindica la multiculturalidad regional y mercosureña. El domingo fue el día de mayor concurrencia y debieron cerrar las puertas para evitar el ingreso de más personas. Reviví lo que dejaron los artistas más destacados de cada noche en esta nota.

 

Del 50° Festival Nacional de la Música del Litoral y 12° del Mercosur, no solamente disfrutaron personas de Posadas, sino que hubo un amplio público proveniente del interior de la provincia, así como también de otras localidades y ciudades argentinas, de Paraguay y Brasil. Varios de ellos se quedaron durante varios días en la ciudad para poder asistir exclusivamente al festival durante cada noche.

 

La «Primera Luna» fue una de las más emotivas con la participación de Jorge Rojas, ex Nochero que realizó el gran cierre de la primera noche de festival, también estuvo presente Yamila Cafrune, hija del eterno músico y compositor Jorge Cafrune, compartiendo escenario con Rafael Encina de Posadas (sobrino de Moni Encina) y Chapu Domínguez, músico formoseño pero misionero por adopción.

 

 

El momento más emotivo de la primera noche fue cuando Joselo Schuap invitó a Andrés González a subir al escenario. El joven, luego de haber sufrido un grave accidente meses atrás y haber perdido a dos de sus seres queridos, entre ellos su novia, volvió al escenario dejando lo mejor de su talento artístico y sobre todo un gran mensaje: “La música hace que la vida sea mejor».

 

 

Durante la segunda noche de festival, se destacó la presentación del dúo santiagueño Coplanacu que con bombos, guitarras, violines y bandoneón interpretaron chacareras, zambas y chamamé colmando de alegría a los presentes.

 

 

 

También, estuvo el humorista cordobés “Negro” Álvarez quien celebró su regreso a la Tierra Colorada luego de casi dieciséis años y el público supo recibirlo con interminables carcajadas y aplausos.

 

 

La tercera noche deslumbró con las presentaciones del querido y emblemático chamamecero local Moni Encina que hizo bailar y reír a la multitud con sus éxitos Samaniego tu sombrero y Princesa.

 

 

También estuvo Marcelo Rojas quien deleitó con las mejores melodías del mercosur interpretadas en arpa paraguaya.

 

 

El gran cierre de la tercera noche lo hizo el grupo tucumano Destino San Javier conformado por los hijos de Pedro Favini y Pepe Ragone, reviviendo canciones de diferentes épocas, generando ovaciones y suspiros entre la multitud,  y manteniendo a flor de piel el legado de sus padres acompañados por un excelente elenco de baile.

 

 

La cuarta noche sorprendió a todos con la presentación del proyecto Litoral, un «romance» musical entre Litto Nebbia reconocido como uno de los fundadores del rock nacional, los hermanos Juan y Marcos Núñez, y Cacho Bernal, quienes interpretaron canciones de los dos discos que grabaron en conjunto: «Amigos del Litoral» y «Rio Picurí». En conferencia de prensa, Litto Nebbia explicó: «Hacer este proyecto musical nos parecía una buena forma de reflejar la música del litoral en Buenos Aires y en los lugares donde no se conoce».

 

 

Con toda la sabiduría de canciones que guían en el camino y en la vida, con poesía y estremecedoras melodías, estuvo Teresa Parodi compartiendo escenario con la cantante uruguaya Ana Prada.

 

Esta fue la noche en que las gradas del Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez rebosaban de público, a tal punto en que muchas personas debieron acomodarse a lo largo de las escaleras y por donde quedaba lugar, a tal punto en que desde la organización decidieron cerrar las puertas de ingreso. Entre aplausos y mucha emoción recibieron, también a Mario Bofill quien compartió escenario con su hijo Fernando «Chingoli» y anunciaron la grabación de un disco en conjunto.

 

La quinta y última noche de la Edición N° 50 del Festival Nacional de la Música del Litoral tuvo el honor de recibir al creador del gualambao y una de las principales figuras artísticas y culturales de nuestra provincia, Ramón Ayala, acompañado por el majestuoso Ballet Oficial del Parque del Conocimiento.

 

También, subió al escenario el músico, cantante y compositor correntino Antonio Tarragó Ros, quien recordó su primer debut sobre el escenario Alcibíades Alarcón hace 50 años. Por último, el gran cierre de la última luna de la Edición de Oro del festival lo hizo Soledad Pastorutti en compañía de su hermana Natalia con un show que duró hora y media.

 

VD-

Canal W



Quizás tambien le interese...