Un arquitecto argentino  mató a un nene de 4 años en una cacería en España:  disparó munición ilegal

Un arquitecto argentino  mató a un nene de 4 años en una cacería en España:  disparó munición ilegal

El trágico accidente que terminó con la vida Aitor ocurrió el 19 de enero, en Sevilla. Según el primer informe de la Guardia Civil, Luis Antonio Gasparini habría tirado con postas. Las otras infracciones que cometió en el campo de tiro.

Continúa la investigación por la muerte de Aitor, el nene de cuatro que recibió un disparo en Sevilla cuando el argentino Luis Antonio Gasparini habría errado un tiro en plena cacería. A más de un mes de lo ocurrido, la Guardia Civil presentó un primer informe que indica que el arquitecto de 60 años habría usado munición prohibida.

Según publica el medio El Español en base a los investigadores, Gasparini disparó con postas, un tipo de bala de plomo de tamaño mayor al de un perdigón. Aunque todavía se espera el resultado definitivo de una pericia balística, especialistas explicaron que este tipo de proyectil ilegal es utilizado ya que, en disparos a corta distancia, “las postas salen -entre siete y nueve en cada cartucho- en varias direcciones y te aseguras de matar al animal”.

Por otra parte, Defensa Civil también confirmó que el arquitecto argentino “salió de su puesto de caza”. Según el informe, el hombre “subió hasta la zona más alta del terreno, a unos 25 metros de distancia de su puesto, y disparó en dirección contraria a la que tenía indicada”. De este modo, la bala alcanzó al pequeño Aitor, que sí se encontraba posicionado correctamente en el campo de tiro.

La finca en donde se desarrolló la cacería.

 

José Antonio Ávalo, el padre del nene, contó al medio local El Español que Gasparini “ni siquiera se acercó para auxiliarlo. Se dio media vuelta y se marchó”. Según su relato, el arquitecto todavía no se ha comunicado con él ni le ha perdido perdón por lo sucedido. “Me hizo llegar una carta en la que dice que se pone en mi situación, pero ni se disculpa ni dice sentirse culpable”.

El trágico accidente que terminó con la vida Aitor ocurrió el 19 de enero, en Sevilla, mientras el argentino intentaba cazar un jabalí. En un error de cálculo, Gasparini disparó en dirección al pequeño, que recibió un balazo directamente en la cabeza y murió en el acto. Actualmente, el hombre se encuentra imputado por “homicidio imprudente” y tiene prohibido volver a cazar mientras dure la investigación.

 

Fuente: TN

EB



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE