Puerto Esperanza: dejó que violaran a sus hijos en “fiestas negras” y para vengarse de su marido por la quita de la tenencia ayudó a un gendarme a que le usurpara la casa

Puerto Esperanza: dejó que violaran a sus hijos en “fiestas negras” y para vengarse de su marido por la quita de la tenencia ayudó a un gendarme a que le usurpara la casa

José Luis Gherardi (42) manifiesta vivir un verdadero calvario, ya que asegura que hace casi diez años su ex concubina, por venganza, vendió informalmente su casa de Iprodha a un gendarme que desde entonces ocupa la propiedad de manera ilegal. Ahora el damnificado fue notificado que debe más de cien mil pesos por las cuotas atrasadas de la adjudicación de la vivienda.

 

El conflicto se remonta al 2010 cuando la pareja aún convivía. Mientras su concubina se encargaba de cuidar a sus dos pequeños hijos, Gherardi trabajaba en el monte y esto le significaba pasar varios días alejado de su familia. Cuenta que durante estas ausencias, la mujer organizaba “fiestas negras” en su casa de las cuales participaban hombres y mujeres que, según denunció Gherardi; abusaron, torturaron y violaron a sus dos hijos de dos y seis años ante la complicidad y el silencio de la madre.

 

 

Luego de que él advirtiera que sus hijos eran sometidos a ese infierno, los contuvo y denunció a los responsables, mientras que su concubina se fue a vivir lejos del casco urbano de Puerto Esperanza.

 

Las tensiones entre la pareja fueron en aumento aún después de separados dado que el padre de los niños denunció a la madre y a los acusados de la violación, no obstante, la mujer logró que Gherardi le otorgara la llave de la casa mientra él vivía con su padre con el pretexto de que los niños se encontrarían más cómodos allí durante el régimen de visitas que había dictaminado un juez.

 

Tiempo después, un vecino advirtió al damnificado que su ex se había mudado de la vivienda y que en su lugar vivía un miembro de la Gendarmería Nacional.

 

Gherardi cuenta que su ex concubina vendió la propiedad por la suma de 20 mil pesos en vistas de generarle a él un daño más que en generar una buena ganancia, dado que el inmueble tenía un valor mucho más elevado que el precio al que fue vendido.

 

 

Luego de abandonar el lugar, el damnificado desistió de abonar las cuotas correspondientes a la adjudicación de la casa. Por eso manifiesta que fue intimado por el Iprodha a pagar la suma de más de 107 mil pesos, producto de los intereses y cuotas adeudadas que ni él ni el usurpador liquidaron.

 

En ese sentido relata “cuando hice efectiva la denuncia penal por usurpación dejé de pagar las cuotas, quise esperar a que lo resuelvan, no me pareció justo seguir pagando por la vivienda que me adjudicaron pero que fue usurpada, creyendo que la recuperaría”.

 

Hice también la denuncia ante el Iprodha, sin embargo no logré recuperar mi casa, y ahora intimaron a mi padre que es mi garante para pagar esa deuda y ni siquiera tenemos la casa, siento tanta impotencia” contó Gherardi

 

Por otra parte, desde Iprodha manifestaron que en casos de estas características la resolución del conflicto debe ser mediante vías judiciales y en tanto la Justicia no se expida sobre el caso, el ente no adopta medidas y por ende sigue reclamando el pago de la deuda a quien figura como titular.

“Encima tenía toda mis cosas dentro, los niños que tuvimos cuando éramos pareja viven conmigo desde siempre, perdimos todo, en esa época trabajaba bien, ahora trabajo en negro no cobro asignaciones familiares por mis dos hijos menores” cuenta Gherardi.

 

Hoy él carga con la deuda de más de cien mil pesos por las cuotas de la vivienda mientras vive con sus hijos en la casa de su padre. No sabe nada acerca del paradero de su ex concubina y asegura que quien abusó de sus hijos en las “fiestas negras” realizadas en su casa se encuentra prófugo.

 

Puerto Esperanza es chico, me suelo cruzar con el gendarme que me usurpó mi casa, quien me hostiga y hasta manda cartas documentos porque a raíz de la denuncia que le hice  no le pueden ascender dentro de la fuerza” cuenta el damnificado.

 

Gherardí también dice que no le importa recuperar la casa, “si es por mi prendo fuego esa casa, no me interesa, lo que sí me preocupa es la deuda que sigue aumentando y dentro de poco ya va superar los 200 mil pesos” finalizó.

 

DL / EP

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE