Alerta de USIMRA: el sindicato maderero de Misiones plantea analizar un plan de prevención con el sector ante la preocupación por la crisis económica

A nivel nacional la USIMRA (Unión de Sindicatos de la Industria de la Madera de la República Argentina) anunció que se encuentran en estado de alerta y movilización frente a la política de ajuste del gobierno nacional y la crisis económica que impacta cada vez más en el poder adquisitivo del trabajador, registrándose despidos y reducciones de jornadas laborales en la industria en distintas regiones del país. Domingo Paiva, secretario general del Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera (SOIM) Delegación Zona Norte (Eldorado, Montecarlo, San Pedro), confirmó que adhieren a la decisión del plenario nacional. “En Misiones aún no hay despidos en general en las empresas, se sigue trabajando, pero hay preocupación y sería conveniente analizar medidas de prevención para evitar una crisis social en los próximos meses en el sector”, planteó el gremialista.

Los secretarios generales de USIMRA resolvieron en el último plenario nacional realizado en Córdoba declarar “el estado de alerta y movilización” en el sector trabajador, en defensa de su fuente laboral y cobertura social. Además, expresaron su preocupación por la política de ajuste del gobierno nacional y la crisis económica derivada de la inflación que impacta cada vez más sobre el poder adquisitivo de trabajador maderero y genera incertidumbre en el contexto actual.

El encuentro de los sindicalistas de todo el país se realizó en la ciudad de Ceballos días atrás, y de la medida nacional adhirieron desde Misiones las delegaciones del SOIM (Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera). Así lo confirmó el secretario general de la Zona Norte en una entrevista con ArgentinaForestal.com.

“En Misiones aún no se registran por el momento despidos o cierres de fábricas, más allá de situaciones o casos puntuales. En general se está trabajando, pero adherimos al estado de alerta nacional ya que la preocupación general existe por el ajuste y la reducción sobre el ingreso del trabajador en su poder adquisitivo frente a la falta de control de la inflación. En un 10% por debajo de lo acordado en paritarias, por ejemplo. Y hay una evasión importante a la obra social por parte de las empresas madereras que impacta en forma directa en la cobertura de los servicios de salud del trabajador y su familia”, indicó Paiva.

El sindicalista sostuvo que el escenario es complejo frente a los próximos meses en que tradicionalmente (verano) hay una retracción de la actividad en los aserraderos, hay paradas anuales programadas y se inicia una temporada de licencias laborales en el marco de los convenios de trabajo, con una baja previsible en el sector, “pero que profundizará la crisis social”, advirtió.

De esta forma, indicó que la industria maderera de Misiones no escapa al ajuste nacional y remarcó que “la primera reacción del empresario al ajustar costos empieza por el trabajador, no todos, pero lo primero que hacen es reducir la jornada laboral en la industria, y dejar de aportar a la Obra Social, lo que para esta actividad de riesgo es un gran problema, porque las prótesis o insumos hospitalarios están cotizados en dólares”, dijo Paiva.

En la entrevista, el sindicalista hizo un llamado “para reaccionar en forma urgente, y prevenir sobre este escenario que se viene, proponer algunas medidas paliativas que eviten una crisis mayor en Misiones. Creo que es momento de una reunión en la Provincia con todos los actores (empresarios, Trabajo, Sindicato, Gobierno) para prevenir la situación que puede ser insostenible o incontrolable en el corto plazo”, advirtió.

 

 

Escenario nacional: alerta y preocupación

Con fuerte crítica a la política de ajuste del gobierno nacional, que impacta en el poder adquisitivo del salario del trabajador maderero, en la conclusiones del Plenario, los secretarios general de USIMRA sumaron además la queja por la profundización de la crisis ante la evasión de los empresarios del sector en el pago de los aportes a la obra social OSPIM, que afecta su funcionamiento y la cobertura necesaria para los afiliados y sus familias.

Desde el gremio nacional emitieron un documento en el que expusieron su preocupación por la “grave situación socioeconómica en la que se encuentran el país, en la que conlleva a extremas dificultades a los trabajadores de la foresto-industria”, indicaron.

En ese contexto, advirtieron que “se profundizó la pérdida del poder adquisitivo, generando incertidumbre y angustia en los compañeros ante la expulsión de los puestos de trabajo en algunas regiones del país, la reducción de las jornadas laborales en las fábricas en varias empresas y hasta el inicio de suspensiones laborales”, precisaron.

Por ello, agregaron que “mantenemos la defensa con toda convicción la continuidad de la fuente de trabajo y el derecho a asegurarse la estabilidad del empleo, como así mismo la normal extensión de la jornada laboral”.

 

Cobertura de salud en riesgo

La crisis además preocupa a USIMRA debido a que impacto en forma directa al funcionamiento de la Obra Social, “en especial debido a la altísima evasión que se registra en los últimos meses de aportes y contribuciones que retienen indebidamente los empresarios madereros, exponiendo una insensibilidad y desprecio por la salud de los trabajadores del sector y su familia”, remarcaron en el comunicado del gremio.

Esta problemática que enfrenta la OSPIM se profundiza por el aumento constante de los precios de las medicinas, “convirtiendo un sistema en donde debe primar la razonabilidad en una verdadera “ley de la selva” que desampara y pone en riesgo la salud y la vida de los compañeros trabajadores madereros”.

Para la federación nacional “la evasión al pago de los aportes a la Obra Social muestra la cara más inhumana de la crisis, los empresarios poco han demostrado interés por las personas que diariamente se desempeñan en sus tareas y sostienen su esfuerzo diario, en pos de la rentabilidad y productividad de la industria”, cuestionaron.

Frente a esta situación, concluyeron en que “nuestro reclamo principal es pedir control sobre las empresas madereras, para que dejen de excusarse en la cuestión coyuntural de crisis del país, y dejen de ajustar sus márgenes de ganancias sobre las espaldas y sufrimiento de los trabajadores”.

Remarcaron que “la pérdida de empleo, la suspensión de la jornada laboral y de todo tipo de suspensión producto de la ineficiencia empresarial y de los ajustes que nos somete el gobierno nacional, empuja cada vez más a degradación social y dista del desarrollo humano del trabajador maderero y su familia”.

En conclusión, los secretarios generales de todo el país adhirieron al estado de alerta en el sector trabajador. “La pérdida del poder adquisitivo de los salarios, una inflación descontrolada, la crisis económica en la Obra Social OSPIM, y la injusta política de ajuste a la que nos somete el gobierno nacional hace que los secretarios generales de la industria maderera de todo el país, reunidos en Córdoba, declaren el estado de alerta y movilización del gremio en defensa del derecho al trabajo, a la dignidad y a la salud que merecen los trabajadores madereros argentinos”, concluyeron.

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE