Rosario: cómo hizo la mamá del chico de 13 años acosado para desenmascarar a la profesora y frustrar un abuso

Rosario: cómo hizo la mamá del chico de 13 años acosado para desenmascarar a la profesora y frustrar un abuso

“Lo hice para saber quién era y si era para mi marido, no me imaginé que podía ser para mi hijo. Le puse que me mandara una foto y me dijo después que ‘que van a decir en tu casa si ven una foto de la seño'”, relató a una radio local, publicó La Capital.

La confusión surgió porque ese teléfono era en realidad de su esposo pero le permitían usarlo al chico varias horas por día. “Cuando vi ese mensaje me puse muy mal. Después seguimos una conversación larga y me preguntó: ‘¿qué le dijiste a tu mamá para salir el jueves?'”. Era el golpe que faltaba. Se iban a encontrar.

Al parecer, ya tenían todo planeado. La maestra decía que lo iba a pasar a buscar por un local de comidas rápidas y de ahí, se tomarían un taxi. “Decía que ella lo iba a pagar”, añadió. El intercambio de fotos y chats terminó recién pasada la una de la mañana. En ese último mensaje la maestra le preguntaba a su hijo: “¿Es la primera vez que vas a estar con alguien o ya estuviste, cómo fue esa primera vez?”.

Al otro día y casi sin dormir, la mamá del chico fue a la escuela y mostró la conversación en el teléfono. Insistió en hablar con la maestra en cuestión y a pesar de la resistencia de las autoridades del establecimiento dio con ella. Necesitaba respuestas. “No le pegué, no la arrastré. La directora me dijo que no podía ponerme así, que no había habido violación”, se indignó.

Con su hijo, el intento por aclarar lo que había pasado tampoco fue fácil. El chico no quería hablar. Por eso, para que se relajara y pudiera contarlo, su mamá fingió que no se trataba de algo malo. “¿Quién no se enamoró de una maestra?”, llegó a preguntarle. Así supo que el mismo lunes la maestra había conseguido su número. Se lo pidió directamente.

Tres días después los directivos del colegio tomaron cartas en el asunto y dejaron de minimizar el hecho. La acusada fue desplazada de su cargo y se abrió una investigación. “Por los matices que tiene posiblemente se trate de grooming, que consiste en la captación de un menor de edad por medios electrónicos, como internet, redes sociales, para producir un engaño y después un delito contra la persona”, dijo la fiscal a Rosario 3. El agravante en este caso es que se trata de una docente y la víctima es su alumno.

“Desde el lunes que estoy muy mal, mi hijo está mal, a veces llora y eso a mí me parte el alma. No tengo nada contra la escuela, sino contra la maestra. Desde Educación nadie se comunicó conmigo, pero sí desde el área de Niñez”, finalizó la mamá.

 

Fuente: TN



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE