Tragedia en la ex ruta 213: por chocar y matar a Yanina y a Gladis, Gonzalo Slámovits fue condenado a 5 años de cárcel

Tragedia en la ex ruta 213: por chocar y matar a Yanina y a Gladis, Gonzalo Slámovits fue condenado a 5 años de cárcel

Gonzalo Germán Slámovits (34) chocó y mató a Yanina Galarza (20) y a Gladis González (27) manejando ebrio y a 142 kilómetros por hora por la avenida Alicia Moreau de Justo (ex ruta provincial 213) y calle Paraguay, en Posadas. Prácticamente las destrozó, dejando sin madre a seis chicos. Por esa acción imprudente y criminal, ocurrida el 7 de febrero de 2015, lo condenaron a cinco años de prisión. Cumplirá el castigo bajo la modalidad de arresto domiciliario por su estado de salud (quedó parapléjico tras el choque). Pero el Servicio Penitenciario Provincial deberá avisar cuando esté en condiciones de albergarlo y entonces la Justicia analizará si lo envía a un presidio.
La jueza Correccional y de Menores Uno, Marcela Leiva, lo encontró culpable del delito de “homicidio culposo agravado por la conducción imprudente”. Le aplicó el máximo de la pena.
La sentencia coincidió con el pedido que había hecho en su alegato Yolanda Mazal. La defensa, a cargo de Liliam Belloni, había solicitado dos años de prisión en suspenso.
En sus conclusiones, Mazal remarcó que Slámovits nunca había pedido disculpas. Y el imputado recogió el guante en sus últimas palabras antes del veredicto. “Como dijo la fiscal yo nunca pedí disculpas. Lo que pasa que desde el momento del accidente, desde que se destruyeron esas dos familias, la mía también se destruyó, mi vida también se destruyó. Yo dejé de caminar desde ese momento. Si bien yo nunca me acerqué, no fue porque no lo haya sentido, no lo hice porque mi propio estado de salud que no me permitía. Yo le decía a mi familia que por todo lo que pasó, debía haberme irme yo también, en vez de que quedarme así”, expresó.
“Si tenía trabajo hubiera podido ayudar a la familia con mi sueldo. Yo perdí todo. Nunca me dijeron porqué. Estuve internado en la clínica Vigo, pero como me sentía demasiado mal y veía que no tenía avances, decidí hacer mi recuperación en forma ambulatoria en mi casa. Yo nunca hubiera querido que pase esto nada de lo que pasó”, aseguró.
Amalia Ávalos, madre de Yanina y suegra de Gladis, también presenció todo el debate. Revivió de manera cruda todo lo que sucedió el día de la tragedia. “Con las disculpas, no vuelve mi hija, no vuelve mi nuera, no vuelve la madre de esas criaturas que tanto le necesitan”, dijo a Misiones Online.
Después del accidente, ella tuvo que hacerse cargo de su nieto (el hijo de Yanina) y contó que fue muy difícil ya que la situación económica en la que se encontraban no era la mejor. Por otro lado, los hijos de Gladis se quedaron sin casa, porque su madre era el sustento de la familia y sufrieron mucho más su perdida.
“No es a mí a la que tiene que pedirme disculpas sino a mis nietos, si bien yo soy grande y entiendo, a ellos no les va hacer entender que la mamá no va estar más”, comentó Gladys al recordar cómo sus nietos lloraban y pedían por su madre.
Los familiares de las víctimas también eran parte en la causa. Estaban representadas por la abogada Roxana Ramírez Moll, quien no asistió al juicio. La querella quedó desierta.
“Las familias fueron abandonadas por su representante. Eso es pasible de una sanción”, indicaron los informantes.
Allegados a Ramírez Moll indicaron horas después que en realidad ella no fue al debate porque las familias le revocó el poder para representarlas.
La mañana del 7 de febrero de 2015, Yanina y Gladis volvían a su casa del barrio San Isidro luego de salir de una bailanta de la avenida Quaranta. Ambas, que eran cuñadas y amigas, hablaban con el taxista Hugo Báez al que le consultaban el precio del viaje hasta su vecindario, cuando de improviso el VW Golf rojo del imputado se las llevó por delante arrancando incluso las dos puertas del lado derecho del taxi.
Más allá del pedido de disculpas, Slámovits nunca declaró nada del accidente en sí. No se sabe ni de dónde venía ebrio cuando sucedió todo. En su alegato, la defensora Belloni dijo que no había declarado “porque no se acordaba de nada”.

 

NOTICIA EN DESARROLLO…



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE