Sequía, Donald Trump y corrida cambiaria, el complejo combo que complicó el panorama económico

Sequía, Donald Trump y corrida cambiaria, el complejo combo que complicó el panorama económico

El economista José Siaba Serrate disertó este jueves en Posadas, el marco de las charlas que organiza Misiones On Line. Compartió la mesa junto al licenciado Franco Vanzetto y al inversionista Eduardo Rey Leyes. Todos coincidieron en que estas variables condicionan la posibilidad de crecimiento e inversiones para los próximos meses.

Un complejo cóctel de ingredientes externos, clima y errores de “timing” político desde el Gobierno Nacional terminaron por arrastrar a la economía argentina hasta el escenario de alta inflación, escasas inversiones e incertidumbre en que se encuentra.

De esta manera se podrían resumir las exposiciones que brindaron este jueves tres especialistas en economía e inversiones, en el marco de las charlas organizadas por Misiones On Line.

“La presencia agresiva en el mundo de la administración que encabeza Donald Trump llevando a Estados Unidos a pisar el acelerador de su economía derivó en una revalorización del dólar y una suba de las tasas de interés en ese país, lo que – a su vez- atentó contra la toma de créditos en el mercado internacional, que era la herramienta con la cual el gobierno argentino pretendía financiar su gradualismo”, explicó el economista José Siaba Serrate.

De amplia trayectoria académica y con la experiencia de su pasada gestión como gerente Financiero del diario Ámbito Financiero, sostuvo que otros factores como la sequía que afectó al campo y la falta de “timing” por parte de la administración Macri enrarecieron el clima productivo y financiero local.

La prolongada falta de lluvias en la zona núcleo de los granos argentinos (sobre todo la soja) hizo caer las exportaciones y también el ingreso de dólares frescos.

“Desde abril se cortó la plata que venía del mundo, hubo un frenazo en seco y esto tuvo su impacto local, con inversores que salieron rápidamente de las letras y bonos argentinos para refugiarse en el dólar. Por estos motivos, hubo que acudir al Fondo Monetario Internacional, ya que no había posibilidad de financiarnos con recursos internos genuinos”, explicó. Con mercados bursátiles cerca del récord y con un crecimiento de su economía, Estados Unidos atrajo como un imán a los inversores que tenían alguna duda acerca de dónde colocar su dinero. Según Siaba Serrate, de allí a la corrida cambiaria hubo un solo paso. “También hubo un error de cálculo, una falta de timing por parte de Macri y su equipo, ya que se confiaron en que los mercados seguirían financiando por mucho tiempo los bonos argentinos”, añadió.

En su descripción de la “Argentina en su laberinto” afirmó que la idea del líder de Cambiemos fue apostar a generar en la clases bajas -por medio de obras y una estrategia de comunicación- la esperanza de un ascenso social hacia el sector medio. En el fondo de este movimiento – aseveró – se encuentra sumergida la necesidad de quitar (o al menos reducir) al peronismo su base histórica de votos para el 2019. “Y es muy probable que el llamado peronismo racional lo deje hacer; e incluso le facilite votos para que Macri haga el ajuste y así tenga chances de ganar las elecciones a partir del descontento de la gente”.

En su exposición, no se mostró muy optimista respecto a que el Gobierno mantenga la intangibilidad de las retenciones al campo. “Si las necesita, se van a tocar”, vaticinó.

Sobre el final de su charla insistió en que el factor político será clave durante el próximo año y marcó que una moderada recuperación de los índices económicos estará atada a una buena cosecha (ingresarían dólares por exportaciones), la puesta en marcha del plan de obras públicas con participación de privados y con el cumplimiento de las metas propuestas con el FMI.

Otro de los panelistas fue el contador Eduardo Rey Leyes, propietario de la agencia de cambios Dos Arroyos, quien bajo el título “Argentina y el dólar: crónica de la turbulencia financiera”, recorrió el derrotero alcista de la moneda estadounidense durante los últimos meses. Por medio de gráficos y estadísticas mostró el camino que llevó al dólar a cotizar 18 pesos en diciembre pasado hasta los 28 pesos de la última jornada, con picos rondando los 30 pesos. “En estos días se mantuvo más o menos dentro de los mismos valores, pero no quiero decir que se está normalizando. Nadie sabe qué va a pasar…ni el Gobierno lo sabe”, remarcó.

Estas charlas se realizaron en la sede del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, en Posadas y contó con la presencia del licenciado Franco Vanzetto, especialista en inversiones financieras. “La situación argentina tuvo mucho que ver con el contexto mundial”, afirmó, para luego añadir que – por ese mismo contexto – los bonos locales no son atractivos para compradores que estén dispuestos a adquirir bonos “cortos” de bajo riesgo. “Pueden ser atractivos para quienes están dispuestos a bonos asociados al riesgo”, comentó.

Al igual que los demás disertantes, hizo hincapié en que la revitalización de la economía en los Estados Unidos jugó en contra de los bonos y las letras argentinas. “Aquel que invirtió 100 dólares en Lebacs en el año 2015 observó que el movimiento de su rentabilidad fue muy volátil, con curvas similares a una montaña rusa. Eso fue lo que percibieron los inversores”, aseveró.

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE