comScore

Crece la construcción en Misiones pero todavía no llega a los niveles de 2015

Crece la construcción en Misiones pero todavía no llega a los niveles de 2015

La cantidad de trabajadores registrados en el sector de la construcción en Argentina aumentó casi 10% en 2017 con relación al año anterior, pero en Misiones la suba fue más modesta, de 3,6 por ciento. El repunte del año pasado no alcanzó para compensar la caída de 2016, en consecuencia los niveles de empleo se mantienen por debajo de los máximos alcanzados en 2015. El mismo comportamiento muestran los despachos de cemento. Tanto en la provincia como en el país el principal motor de la recuperación –todavía parcial- fueron las obras privadas. Los créditos hipotecarios fueron factor determinante en las grandes ciudades del Centro del país, pero en las provincias del Norte tuvieron menos incidencia.

La construcción es uno de los sectores a los que suelen referirse funcionarios del Gobierno nacional para dar fundamento a expresiones optimistas relacionadas al rumbo de la economía. Los números del  Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) avalan esa interpretación: a escala nacional el empleo creció 9,7 por ciento y los despachos de cemento 12 por ciento, siempre en 2017 con relación al año anterior.

Pero si se observan datos desagregados de las provincias, puede notarse que el crecimiento no fue parejo. En el NOA –donde el Plan Belgrano fue más generoso en el reparto de obras- se registraron los incrementos porcentuales más pronunciados del país en cuanto a demanda mano de obra. La Rioja, Catamarca y Jujuy, en ese orden, se quedaron con los primeros puestos del ranking con variaciones que oscilan entre 56 y 20 por ciento.

Córdoba, Santa Fe y Ciudad y provincia de Buenos Aires –por lejos los distritos con mayor demanda de mano de obra- registraron incrementos interanuales superiores al promedio nacional (entre 13,2 y 10,3 por ciento). En el fondo de la lista se encuentra cuatro provincias que tuvieron variaciones de signo negativo. La Pampa, con una caída de 14%, tuvo el peor registro comparativo interanual.

Misiones se ubica por debajo de la mitad de la tabla, en el lote de las provincias que mostraron una mejora, pero muy inferior al promedio nacional. De hecho el empleo en la construcción en la provincia creció una tercera parte de lo que creció a escala nacional.

En diálogo con Misiones Online, el secretario general de la Uocra Misiones, Héctor Vallejos, destacó que el año pasado se recuperó el empleo en relación a 2016, año en el que se había registrado una baja notoria en la demanda de mano de obra, pero advirtió que todavía no se alcanzaron los niveles de empleo de años anteriores.

Explicó que tradicionalmente el principal empleador para los trabajadores en Misiones fue la obra pública, pero la demanda de ese segmento cayó notoriamente en 2016 y tuvo una muy leve recuperación el año pasado.

Para Vallejos eso se debería principalmente a un cambio en la orientación de las inversiones del estado nacional, que antes de 2016 se dirigía a planes de viviendas y a partir de ese año se concentró en obras viales y de infraestructura. “La construcción de viviendas requiere mucha mano de obra y la de obras viales usa más maquinas. Eso se nota en el empleo”, señaló el sindicalista.

Destacó que sí hubo un crecimiento más pronunciado a partir de 2017 en las obras privadas, especialmente en edificios. Observó también que creció la demanda de trabajadores para obras pequeñas, de construcción de viviendas unifamiliares o refacciones, pero advirtió que es más difícil estimar cuantos obreros están empleados en esos proyectos dado que en ese tipo de obras es común el trabajo en negro.

Materiales

Crece la construcción en Misiones pero todavía no llega a los niveles de 2015

El otro indicador (además de la mano de obra) que marca el pulso de la construcción es la demanda de cemento. En Misiones la demanda de ese material había caído casi 9 por ciento en 2016 en relación a 2015. Al igual que lo observado en relación con la mano de obra, el consumo de cemento también se logró revertir la tendencia negativa, pero la suba (de 2,5 por ciento) no fue suficiente para llegar a los niveles de 2015.

Según los registros de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFPC), Misiones consumió 268 mil kilos de cemento en 2015, cifra que bajó a 244 el año siguiente y aumentó a 250 mil el año pasado.

A escala nacional, el incremento interanual en 2017 fue de más de 12 por ciento, muy superior al 2,5 por ciento observado en Misiones.

Crédito más lejano

Uno de los principales motores de la obra privada durante 2017 fue el crédito hipotecario, que en ciudades como Buenos Aires, Córdoba y Rosario alcanzó récords históricos, pero en centros urbanos más pequeños no tuvo tanta incidencia.

Desde las oficinas locales de algunos de los bancos que operan con líneas de créditos con el sistema UVA, indicaron que en plazas como Posadas los préstamos hipotecarios generaron mucho interés, pero muchos de los interesados no pueden terminar concretando la operatoria porque no cumplen con los requisitos.

Ocurre que en las ciudades del NEA los salarios son bastante más bajos que en el centro del país, pero los costos de la construcción son similares o incluso más altos. Eso hace que a un misionero, correntino o formoseño le cueste mucho más que a un bonaerense o a un cordobés cumplir con el ingreso mínimo necesario para acceder a un crédito de un monto suficiente para construir o comprar una vivienda.

elrafa.cortes@gmail.com-


Quizás tambien le interese...