Mendoza: Por qué la Justicia ordenó matar a un perro

Mendoza: Por qué la Justicia ordenó matar a un perro

Era un rottweiler que había atacado a una mujer y dos nenas. Los proteccionistas critican la decisión.

La Justicia de la provincia de Mendoza ordenó matar a un perro rottweiler que provocó lesiones a dos nenas y a la mamá de una de ellas. El animal no pudo rehabilitarse y lo consideraron indomable. La eutanasia se concretó el viernes pasado.

Según lo publicado en Mdzol.com, la fiscal correccional de San Rafael, Florencia De Diego, dio lugar a la sugerencia realizada por personal de Zoonosis. Fue después de comprobar que el animal tenía “agresividad en su comportamiento” y que veía “a los niños de su tamaño como presas de caza”.

En diciembre del 2016, el perro –llamado Conan– escapó de su casa y atacó en la calle a una nena de un año y ocho meses. Le provocó una deformación permanente y pérdida de masa en el rostro. También le generó lesiones leves a la madre, que intentó defender a la pequeña.

El perro estuvo alojado en Zoonosis de la Municipalidad de San Rafael y luego sus dueños decidieron entregarlo a una persona que podía tenerlo en un lugar que cumplía con las medidas de seguridad necesarias. Pero en junio, el perro se escapó de nuevo y atacó a otra nena, de dos años de edad. Le provocó graves heridas en la cara.

El Ministerio Público Fiscal informó que “se solicitaron informes y pericias a Zoonosis, organismo que informó que el animal era un riesgo para las personas al haber realizado dos ataques contra menores de edad y solicitaron que se tomen medidas”.

“El personal veterinario de Zoonosis concluyó que el animal era potencialmente peligroso y sugirió la eutanasia, por lo cual se dio intervención a la secciones Canes de la Policía de Mendoza para incorporarlo a esa dependencia, propuesta que no fue posible debido al carácter dominante del perro”, agregaron los fiscales.

Otra de las medidas “dispuestas por la fiscal para evitar el sacrificio” fue recurrir a una adiestradora profesional. Sin embargo, “su informe determinó que había imposibilidad de que el animal pudiera someterse a un plan de rehabilitación como consecuencia de su agresividad, su comportamiento y en particular porque ve a los niños de su tamaño como presa de caza”.

También se dio intervención a tres sociedades protectoras de animales. “Si bien no avalaron la eutanasia, no dieron ninguna propuesta alternativa –señalaron los fiscales–. La eutanasia se concretó el pasado viernes por veterinarios de Zoonosis, siguiendo de manera estricta el protocolo correspondiente”.

Entidades defensoras de derechos animales expresaron su repudio. “Consideramos que no era la solución”, dijo Mariela Portera, de la agrupación 4 patitas, en diálogo con Mdzradio. “El problema no se atacó la primera vez que pasó. No se tomaron las medidas de seguridad pertinentes. El perro volvió al criadero de donde había sido vendido a la otra familia”, indicó la mujer.

 

“Se nos pedía a nosotras, las proteccionistas, que evaluáramos la salud y la conducta del animal. Yo no puedo dar esa evaluación porque no estoy capacitada para dar un diagnóstico”, continuó Portera.

Ante la consulta de qué pasa cuando no hay un dueño que asuma el compromiso, la proteccionista respondió que “se tiene que hacer cargo el Municipio, se tiene que buscar un lugar para contener a ese animal, se tiene que trabajar en educación. La solución no es matar al perro”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE