Optimismo en algunas provincias por un 2017 mejor para la construcción y la obra pública

Optimismo en algunas provincias por un 2017 mejor para la construcción y la obra pública

Representantes de la actividad de la construcción de las provincias de Santa Fe, Mendoza, Buenos Aires y Chaco manifestaron hoy su optimismo por lo que pueda acontecer con este sector en 2017, para cuando se espera una reactivación de la obra pública, luego de un año al que calificaron como “duro” para la mayoría de las empresas.

El gerente de la filial Bahía Blanca de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Daniel López, aseguró a Télam que “las expectativas para el 2017 son buenas” y subrayó que los empresarios son “optimistas, tras un 2016 que fue un año duro, mucho más de lo que suponíamos”.
“Se debió atender deuda de la gestión anterior en cuanto a la administración como así también para ponerse al día”, indicó López, al tiempo que precisó que en el caso de Bahía Blanca “se han licitado y ejecutado obras, donde han comenzado y estamos esperando una nueva tanda”.
A nivel nacional, el dirigente gremial empresario puntualizó que “si bien se han licitado algunas obras, no con el mecanismo que se había anunciado o como habíamos esperado, entendemos que puede ser producto que haya habido que ponerse al día”.
López también destacó que durante 2016 en Bahía Blanca y la región “se ejecutó el 100% de lo presupuestado o lo que tenía asignado el municipio con fondos propios o asignados por la Coparticipación” Federal Impositiva.
“Estamos a la expectativa por el comienzo del 2017 porque en términos porcentuales se incrementa la inversión en obras públicas de la ciudad en las que se podrá ejecutar un 30%”, remarcó el empresario.
Por su parte, el presidente de Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza, Atilio Calzetta, afirmó a Télam que “hay mucho optimismo y muchas expectativas puestas en el 2017” por parte del sector, porque sostuvo que “lo peor ya pasó” para la actividad de la construcción.
“Desde mitad de año hemos arreglado la deuda que mantenía la gestión anterior, con bonos, y había 4.500 obras de viviendas paralizadas”, precisó Calzetta, quien puntualizo que “todos estábamos preocupados por la inflación, que genera altas tasas de interés que pagan los bancos a los inversores, quienes entonces prefieren apostarle a los plazos fijos que a los ladrillos”.
Para el 2017, destacó que “a las pymes de la construcción nos interesa el 8% del presupuesto provincial que ha mencionado el gobernador Alfredo Cornejo, para destinar a la obra pública”.
“Ese 8% va a significar mucha inversión en obra pública. La obra pública dinamiza la economía, por lo que puede ser muy bueno. Por eso necesitamos comprometer a los legisladores provinciales para que apoyen el endeudamiento que necesita el gobierno provincial para lograr el 8% del presupuesto, que significan $ 3.800 millones aproximadamente”, precisó Calzetta.
Al respecto, afirmó que “el endeudamiento es positivo cuando es destinado a obra pública, porque dinamiza y desarrolla la provincia”.
“Vemos con mucho optimismo y muchas expectativas el 2017, porque consideramos que ya ha pasado lo peor. Este ha sido un año durísimo, pero el gobierno provincial ha saldado las deudas que mantenían con los proveedores, que se arrastraban de la gestión anterior. Por eso uno piensa que lo que queda por ahora es mejorar”, sostuvo Calzetta.
En tanto, el vicepresidente de la delegación santafesina de Camarco, Roberto Pilatti, sostuvo que “en el 2016 todas las empresas tuvieron trabajo suficiente”, y aseguró que “para 2017 las expectativas son muy buenas”.
“Comenzamos el año con bastantes dificultades por las inclemencias climáticas; allá por abril las lluvias hicieron desastres en toda la zona, pero luego de eso la provincia y esta ciudad en particular, idearon un plan de obra muy importante”, indicó Pliatti a Télam.
Al respecto precisó que “la obra pública provincial tuvo un ritmo bastante bueno en este 2016”, y remarcó que “en diciembre del año pasado la Corte de Justicia reintegró el 15 % a la provincia de la Coparticipación,(retenida desde 1992 para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social) y el gobernador Miguel Lifschitz decidió volcarlo a obras publicas”.
También subrayó que “ésa situación, sumada al Presupuesto provincial, hizo que el desarrollo de la obra publica estuviera a un nivel mas que aceptable y bastante superior a otros años”.
“Terminamos un año medianamente bien o muy bien”, afirmó Pliatti, quien aseguró que “todas las empresas tuvieron trabajo suficiente y el panorama futuro está bien”.
Por su lado, el presidente de la filal chaqueña de Camarco, Héctor Chaquires, aseguró a Télam que durante el 2016 se registró una “fuerte caída de la actividad” que tuvo como consecuencia “la pérdida de muchas fuentes de trabajo”.
Explicó que el Chaco fue una provincia con mucha obra pública en 2015 “y durante este año quedaron muchas paralizadas” y destacó que esos emprendimientos “si bien estaban en el presupuesto de este año, no se continuaron y aún hoy no se pueden poner en marcha”.
Por otra parte detalló que hay caídas en el consumo de cemento y de hierro, que es uno de los insumos testigos en la construcción.
“La cadena de la producción de la construcción está en crisis y se lo ve en todos los eslabones que va desde el ladrillero hasta los corralones”, dijo el empresario.
Detalló que para el 2017 la Secretaría de Vivienda y Hábitat del Ministerio del Interior fijó un presupuesto de $ 16.700 millones de pesos para la construcción de unidades habitacionales, es decir, un monto menor al presupuestado para este año.
“No sé de qué manera se va a volver a reactivar la construcción con los niveles que teníamos ya que eran bastante altos”, dijo Chaquires quien detalló que en la provincia las viviendas que quedaron paralizadas son aproximadamente 6.000.
MB
Fuente: Telam



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE