Después de dos magras cosechas, productores confían que 2017 será el año del tabaco

Después de dos magras cosechas, productores confían que 2017 será el año del tabaco

Este año las tareas se adelantaron casi un mes para evitar el clima extremo de diciembre. El clima acompañó y el resultado en las chacras fue óptimo. Las plantas están parejas, exhiben buen tamaño y hojas pesadas. De no mediar una granizada fuerte, se proyecta acopiar el año próximo 50 por ciento más burley que en 2016. Desde la Cooperativa  Tabacalera advierten que será necesaria una sustancial mejora en los rindes en relación a la campaña pasada para poder sostener los contratos con los compradores. Productores piden que se use dinero del FET para subsidiar insumos.

“Este año el tabaco viene bueno y la verdad que los productores tabacaleros misioneros nos merecemos una buena cosecha, porque ya sabemos bien cómo duele perder el trabajo de todo un año en una sola noche por una pedreada, a mí me pasó los dos últimos años. Pero de balde nomás es quejarse, no queda otra que empezar de nuevo y esperar que esta vez no venga la piedra”, resumió Gustavo Da Silva, productor de Colonia Invernada, municipio de Itacaruaré.

IMG_2436

Los técnicos de la Cooperativa Tabacalera de Misiones (CTM) respaldan los dichos del colono. René Urbieta, ingeniero de campo de la CTM y presidente de la Comisión Técnica de Tabaco de Misiones (Cottaprom) explicó que en procura de evitar pérdidas cuantiosas como las que se registraron en los últimos dos años, para esta campaña se optó por adelantar un mes las tareas, con el objetivo de cosechar la mayor cantidad posible de tabaco antes de fin de año, cuando se vienen registrando los fenómenos climáticos más perjudiciales para el cultivo.

“Nuestro objetivo era llegar a agosto con el 70 por ciento plantado, cumplimos con esa meta. Este adelantamiento y el buen tiempo hicieron que muchos pudieran limpiar bien su producción, realizar tareas culturales en tiempo y forma, incluida una fertilización correcta. Se logró buen tamaño de plantas, lotes parejos, poca mortandad, que además pudo ser remediada reemplazando las plantas”, dijo.

IMG_2434

El técnico reconoció que las dos últimas cosechas fueron muy pobres, con rendimientos muy bajos. “Nuestro anhelo es recuperar la productividad, todos nuestros cañones apuntan a esto, las visitas a lote que estamos haciendo están marcando una tendencia a un rinde bastante mayor. Tenemos una productividad media histórica de 1.500 kilos por hectárea, el año pasado estuvimos muy por debajo de eso, llegamos a 1.000 kilos, este año esperamos alcanzar 1.600 kilos por hectárea, si lo logramos el productor será el primer beneficiado”, remarcó.

Urbieta advirtió que en lo que queda hasta que llegue la cosecha, el productor tiene que cumplir con las actividades culturales: un último fertilizado, los aporques, el despunte en el momento justo y tratar de tener todo en condiciones para que la cosecha sea rápida y eficiente.

IMG_2433

El presidente de la Cottaprom destacó que al adelantarse los tiempos de las tareas culturales en las chacras, es necesario que también se adelante el inicio del acopio, lo que no será sencillo porque antes hay que acordar los precios, trámite que no suele ser sencillo ni rápido. “Tenemos estudios que indican que cuando el tabaco está mucho tiempo en el galpón pierde calidad y kilos. A comienzos de febrero a más tardar deberíamos dar inicio al acopio para que el tabaco que se plantó primero pueda ser entregado sin problemas y después no haya demasiado material acumulado para entregar”, indicó.

Por su parte Jorge Kappaunn, presidente de la CTM, advirtió que resulta urgente elevar la productividad del tabaco misionero, ya que las empresas compradoras vienen advirtiendo que si no se cumple con una cuota de alrededor de 30 millones de kilos, no resulta viable comprar en Misiones. Este año ni siquiera se llegó a los 20 millones de kilos y, de no mediar inconvenientes, el año próximo se acopiarían entre 28 y 29 millones.

«Esperemos seguir así hasta el final»

Gustavo Da Silva es colono de segunda  generación en Colonia Invernada, trabaja en la chacra de su padre, la misma que le dio de comer cuando era apenas un “rapaiz” y que ahora también alimenta a su mujer y a sus hijos.

“Hacemos muchas cosas acá, pero lo principal, lo más fuerte, lo que nos da plata todo el año es el ‘fumo’ (tabaco).  Aunque la verdad que los últimos dos años no dejó mucho, trabajamos todo el año:  hay que arar para preparar la tierra, cosa que acá hacemos todo con buey, después plantar, carpir, fertilizar, poner mata brote,  despuntar, cosechar, colgar, clasificar, enfardar y vender. Se trabaja todo el año, uno vende y a los pocos días ya está sembrando de vuelta y todo ese trabajo puede quedar en nada con que venga solo una tormenta”, relató.

IMG_2428

Explicó que cuando el colono pierde tabaco, después le falta plata durante todo el año. “El trabajo es el mismo, pero al hacer menos kilos no queda nada de lo que se cobra en boca de acopio, se va todo pagando insumos y en los retornos viene poquito, no da para nada casi”, dijo.

El productor tiene confianza que esta vez el tabaco sí va a dar buen resultado. “Está viniendo bastante lindo, la lluvia viene a tiempo, no hubo tormenta ni granizo como el año pasado que estuvo feo, esperemos seguir así hasta el final, pero igual, todos los días miramos para arriba para ver cómo viene el tiempo, porque si cae un granizo ahora, no nos recuperamos”, afirmó el colono.

IMG_2445

Da Silva está conforme con el nuevo cronograma de trabajo. Indicó que plantó 20 días antes de lo habitual y el tabaco ya está bueno para despuntar y a mediados de noviembre, cosechar. “Cuanto antes uno pueda cosechar es mejor, porque menos tiempo le da al granizo”, argumentó.

A pocos kilómetros de la chacra de Da Silva vive Javier Bustamante, también colono y también hijo de colonos. Para Bustamante “los últimos dos años fueron feísimos. El año pasado tenía para hacer 8.000 kilos y termine entregando 4.000 por el granizo. Eso me afectó mucho porque retiré insumos para producir el doble de lo que terminé entregando, entonces cuando me descontaron esos insumos me quedó poca plata”.

El productor señaló que la semana próxima comenzará con las tareas de despunte y en noviembre ya estará colgando el tabaco en su galpón, por lo que remarcó la necesidad de iniciar antes el acopio para no perder kilos y calidad. “Para mí sería ideal abrir el acopio en enero”, sentenció.

Para Bustamante resultaría muy positivo para todos los productores, quela Cooperativa avanzara en su proyecto de utilizar recursos del Fondo Especial del Tabaco (FET) para subsidiar los insumos. “A veces uno ve y escucha que se gasta la plata del FET en cosas que uno no entiende, esto de subsidiar los insumos sería una forma de dejar más plata en el bolsillo del productor a la hora de ir a cobrar, así también se sentirían menos las pérdidas cuando nos castiga el granizo o la tormenta”, razonó.

Vea también:

Tabaco: Nación y Provincia avanzan en un nuevo convenio para el FET

Obras sociales y becas de tabacaleros en crisis por demoras en los pagos del FET

Dirigentes políticos y tabacaleros exigen que la Nación respete atribuciones de Misiones en la distribución del FET

JRC EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE