Especialista destacó la importancia de una vida activa en los adultos mayores

Especialista destacó la importancia de una vida activa en los adultos mayores

Ricardo Iacub destacó la importancia de mantener las actividades físicas como intelectuales de los adultos mayores. Aclaró que “otra vejez es posible” y solamente depende de la actitud de los adultos mayores.

La actividad organizada por el Ministerio de Desarrollo Social a cargo del ministro Lisandro Benmaor se realizó en la mañana de este jueves en la Estación Vía Cultural del cuarto tramo de la Costanera. La charla se realizó en el marco del Día Internacional de las Personas Mayores conmemorado el pasado 1 de octubre.

La actividad tenía como ejes los diferentes tipos de violencia que sufren los adultos mayores, las barreras que encuentran estos durante su vejez y el camino hacia su empoderamientos social.

Participaron de la misma representantes de municipios, autoridades provinciales e integrantes de organizaciones de adultos mayores, así como de clubes de abuelos y jubilados de toda la provincia.

La apertura estuvo a cargo del ministro Lisandro Benmaor, la subsecretaria del adulto mayor, Inés Arias; la subsecretaria de la Multilateral de Políticas Sociales, Alejandra Juañuk y el doctor Ricardo Iacub.

La disertación, organizada por el Ministerio de Desarrollo Social, fue en la Estación Vía Cultural de la costanera de Posadas y estuvo a cargo del Dr. Ricardo Iacub, reconocido psicólogo especialista en la temática. Bajo el título “Otra vejez es posible”, el doctor Iacub habló de las barreras que se presentan o se forman los adultos mayores y las formas de lograr el empoderamiento social de este sector.

Ricardo Iacub es doctor en Psicología de la Universidad de Buenos Aires y cuenta con un curso de postgrado en “La Temática Gerontológica y la Investigación en Ancianidad” en FLACSO. Además, es docente e investigador en la UBA y en la Universidad de Mar del Plata, como también ha publicado libros sobre el tema. También es asesor de distintos organismos dedicados a adultos mayores.

El ministro de Desarrollo Social, Lisandro Benmaor destacó que con la llegada del doctor Iacub se logra traer a un número uno en lo que es atención al adulto mayor. “Buscamos traer gente especializada para aprender de ellos” dijo Benmaor que agradeció la presencia de tantos adultos mayores en el salón.

“Estamos trabajando para mejorar la calidad de vida y el bienestar general de las personas mayores de la provincia, para garantizarles todos sus derechos, y para que se comprenda que la vejez es una etapa en la cual se puede aportar mucho a la sociedad, por eso los mayores deben estar incluidos en todos los ámbitos, deben ser protagonistas”, destacó Inés Arias, subsecretaria de Adultos Mayores.

En tanto la subsecretaria de la Multilateral de Políticas Sociales, Alejandra Juañuk afirmó que a los adultos mayores hay que escucharlos, contenerlos y abrazarlos porque “son nuestra familia y les debemos mucho. Y ojala cuando nosotros lleguemos a esa edad nuestros hijos nos cuiden y nos den todo su afecto”.

Otra vejes es posible:

Iacub afirmó que “otra vejez es posible”, que la mirada social sobre los viejos está llena de prejuicios. Este especialista forma parte de la nueva gerontología, que propone una vejez positiva y activa. Planteó que hay que generar un debate porque no todo es de la juventud, hay que darles espacios a los adultos mayores y permitirles tener una vida activa.

El psicologo reconoce que estas políticas de Estado son fundamentales para modificar la realidad de la vejez. “Más allá de todas las visiones negativas de la vejez que esta sociedad tiene, es importantísimo destacar que nunca como en este momento hubo tanta confrontación de ideas. Así como tenemos el discurso anti-age muy instalado, tenemos al mismo tiempo toda una serie de dispositivos, a nivel del Estado pero también a nivel académico, que está mostrando que otra vejez es posible”, señala.

Recordó que las primeras políticas de inclusión de los adultos mayores fueron las del PAMI en la década del ´80 con la creación de los clubes de abuelos y la inclusión educativa, pero que recién hace 10 años estas actividades se potenciaron en todo el país.

Remarcó que hay que confrontar las ideas denigrantes que sobre este grupo abundan, pero están absolutamente naturalizadas: las personas viejas son feas, mayormente están enfermas y recluidas en la casa familiar, son conservadoras, tienen poca capacidad de disfrute y energía para encarar proyectos, no tienen una sexualidad activa, son aburridas, depresivas, sus cuerpos no son eróticos, las arrugas restan, y la lista continúa.

Contrasto esas ideas con un collage donde estaban Susana Giménez, Moria Casan, los Rolling Stones y un grupo de motoqueros. Todas personas de más de 70 años con una vida activa. Destacó que la diferencia la marca la actitud de las personas, que no hace falta estar teñidos y tener cirugías caras para sentirse vital.

El profesional presentó otras opciones de lectura para la vejez, una etapa más de la vida que, sorprendentemente, también puede deparar muy buenos momentos para quienes se aventuren en ella. Ejemplificó que en Alemania la ley establece que haya en pasarela adultos mayores modelando para que la moda y las tendencias no sea exclusivamente para jóvenes.

Explicó que esta medida busca eliminar esa segregación frente a la estética de la vejez, la estética como un constructo cultural que define quiénes están dentro o no de lo bello y lo deseable. No hay nada tan natural en esto de “no nos gustan los viejos”, porque son relatos, libretos culturales que tenemos, pero que se ponen muy poco en duda.

Destacó que hay dos momentos en la vida en que uno es plenamente feliz, uno es en la juventud entre los 17 y 21 años y otra en la vejes, después de los 70 años. Recordó que en la adultez la persona deja de lado muchas cosas en pro del trabajo, de la familia, los hijos y espera que con la jubilación pretende un poco de libertad.

Dijo que la los 70 aaños las personas pueden “dar vuelta su vida”. Remarcó que actualmente se ve que los niveles de actividad en los viejos son altos, y los niveles de placer y de disfrute son muy altos también, pero parece que nuestras representaciones mentales siempre quedaran como marcadas en esta posición casi decrépita del viejo.

Consideró que en un sector de la población ven que hay viejos que se están moviendo, que viajan, que tienen fiestas, que la pasan bárbaro, que se divierten, pero terminamos viéndolos siempre como excepcionales, porque la regla todavía a nivel cultural está marcada en que los viejos son aburridos y están encerrados en su casa. Planteó que todavía no podemos registrarlos en una posición más activa, incluso de concebir otras formas en donde se presente y se muestre el deseo.

Dijo que los adultos mayores tienen un desafío que es “decidir qué hacer con mi tiempo”. Comentó que no solo es importante ser abuelos y estar con los nietos, sino generarse nuevos desafíos como hacer una carrera, aprender un oficio, salir a bailar o hacer viajes, cosas que le interesen a uno.

Afirmó que las personas de más de 70 años disfrutan más las actividades porque saben que si no las hacen podrán no tener otra oportunidad de hacerlo.

Hablo de la importancia de las actividades sociales e intelectuales para preservar las capacidades cognitivas y evitar la depresión. “El primer problema es mirarnos el ombligo por más tiempo del necesario” dijo y comentó que si “uno se pasa el tiempo pensando en enfermedades puede convertirse en hipocondriaco”.

Hablo luego sobre los problemas de la pareja cuando se jubilan y como deben renegociar o acordar como actuar. Porque si no entran en conflicto por “estar mucho tiempo juntos”, habló del síndrome del moscardón cuando la pareja ronda todo el día sobre el otro.

Remarcó que todos necesitan espacios y tiempos y recordó que la población de más de 70 años es la que más se divorcia. Muchas veces por no poder hacer esos nuevos acuerdos en la pareja y se ven enfrentados.

Aunque reconoció que muchas veces la adultez de los hijos y la jubilación dejan ver problemas que antes estaban ocultos por otras preocupaciones y dijo que en esos casos es más sano separarse y tratar de buscar la felicidad en otros espacios. Dijo que no  hace falta el permiso de los hijos para formar otra pareja, dijo que muchas veces es un problema tabú el ver a mamá con un novio nuevo y lamentó que aún exista esa mirada retrograda.

Al hablar sobre el erotismo en la adultez, dijo que aún hay muchas trabas mentales en la sociedad y en los propios adultos mayores. Dijo que a veces viajar con la pareja permite recuperar ese erotismo perdido y el cambo de aire muchas veces hace florecer el deseo en las parejas.

La charla en todo momento estuvo matizada por las intervenciones de los adultos mayores presentes, quienes hacían sus aportes y en muchos casos aplaudían acompañando la postura de Iacub.

Un debate que sin dudas debe darse en profundidad y con el respeto que se merecen nuestros adultos. Esta en nosotros permitirles desarrollarse plenamente en esa etapa de su vida, permitiéndoles vivir plenamente y sin presiones. Iacub destacó que la familia siempre es importante, pero que la familia no debe significar un freno para la felicidad de los adultos.

Lea también:

Revelan que las rutinas promueven la autonomía de los niños

Más de mil adultos mayores participan de actividades en los centros municipales

Entregaron créditos a jubilados del IPS por casi 1.200.000 pesos

Cómo lograr que un niño muy inteligente alcance el éxito profesional

MCE 3

EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE