Además, durante la homilía de la misa centran en Luján, renovó su “deseo de un encuentro fraterno entre todos los argentinos” y luego se refirió puntualmente a la pobreza.

“Si podemos hacer algo con los pobres, especialmente con los que pasan a nuestro lado, no seamos indiferentes. Si podemos compartir algo con ellos, hagámoslo”, destacó el prelado, al recordar que “eso también es ponerse la Patria al hombro”.

“Uno podría decir, ¿qué es una gotita en tanta pobreza?”, planteó Poli. En este marco, recordó a la madre Santa Teresa de Calcuta, al manifestar que “de pequeñas gotas están hechos los océanos”.

Poli recibió esta mañana a la multitud de peregrinos que, tras la larga caminata, se acercó a la Basílica de Luján para participar de la misa. Días atrás, el cardenal había recordado que la Virgen “los recibe a todos, no excluye a nadie”.

“Sabemos que algunos vienen un poco tomaditos y también hay otros, como decimos, flojos de papeles. Vengan a Luján, están todos invitados”, dijo el prelado en la convocatoria.

La primera caminata a Luján se realizó en 1975 y participaron unas 30 mil personas; cuarenta y dos años después lo hacen cientos de miles, y aunque los organizadores no brindan cifras estimativas, desde la Cruz Roja calculan más de un millón y medio de peregrinos.