Cerca de jugar en River y rechazado por Boca: Martín Benítez disfruta de su presente en Independiente y sueña con la selección

Cerca de jugar en River y rechazado por Boca: Martín Benítez disfruta de su presente en Independiente y sueña con la selección

El misionero Martín Benítez se encuentra en Posadas hace unos días y realiza una serie de actividades. Entre ellas, visitar un merendero en barrio Jardín y también tuvo una charla con alumnos del Instituto Saavedra, de la carrera de periodismo.

En ese marco, Misiones Online accedió a una mano a mano imperdible en donde el nacido en Villa Cabello reconoció que hizo una prueba en Boca y pese que había sido seleccionado después nunca más lo llamaron. “A los 13 cuando jugaba en La Picada vino Boca a hacer una prueba y me tocó quedar. Me seleccionaron y dijeron que me iban a llamar, me pidieron mis datos y anotaron mi número pero después no llamaron”, dijo.

También el juvenil que juega en Independiente reconoció que Ramón Díaz fue uno de los entrenadores que lo marcó. “Me hizo debutar en Primera y todavía me acuerdo cuando a los 17 años un día me dijo que iba a quedar con la Primera. Yo venía de reserva y fue algo muy lindo”, agregó.

En este sentido, Benítez aseguró que estuvo a punto de pasar al Millo en 2014 cuando el Pelado Díaz estaba de nuevo en el club. “Habían arreglado todo y prácticamente estaba listo el pase pero después no se dio por un problema entre los presidentes”, añadió.

Y si de posibles pases se trata, el misionero confió que la posibilidad de irse a Turquía a principios de año fue tal y que eso lo confundió. “Venía de un semestre bueno y la posibilidad de pasar al Galatasaray era importante para mí y eso me confundió un poco. En ese momento veía que me podía cambiar la vida porque siempre uno piensa en ayudar a su familia. Se que bajé el nivel, no sabía si me iba o me quedaba, no hice bien la pretemporada pero en definitiva si no se dio es por algo. Igual estoy muy contento en Independiente y sueño con salir campeón con este club”.

Entrevista completa en el Saavedra

Además Benítez le confió a los alumnos del Saavedra que nunca le gustó estudiar y que su sueño siempre fue jugar al fútbol. “Ustedes lo tienen que hacer  pero a mí nunca me gustó mucho”, dijo entre risas. También les contó lo difícil que es mantenerse en el alto nivel.

“Me toca estar desde los 13 años en un club muy grande como Independiente. No es fácil llegar pero más difícil es mantenerse. Por suerte mi familia siempre me apoyó para que cumpliera esa meta”, señaló.

Por otra parte, habló de la reciente integración de la pre lista de la selección Argentina de cara a los juegos Olímpicos. “Estoy muy contento y ojalá pueda quedarme en la lista definitiva. Aspiro a eso y es mi meta jugar en la selección”, dijo.

Por último reconoció que su puesto natural ha sido siempre delantero pero que en el último tempo jugó en otras posiciones y no le fue mal. “Siempre mi puesto fue de segundo delantero al lado de un 9 de área. Pero con Almirón jugué en el medio y lo mismo con Pellegrino. Me tocó andar bien y son cosas que te sirven”, indicó.

Benítez disfrutará un par de días más en su Posadas natal y luego ya centrará la cabeza en la pretemporada con Independiente aunque está latente la posibilidad de emigrar a algún club de Brasil. Por ahora, el misionero se queda en el Rojo y declaró que su sueño es “irme campeón con este club y ojalá lo pueda cumplir”.

MAG

EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE