Hay tres detenidos por la violación y asesinato de un chico de 11 años

La autopsia practicada al chico de once años que fue hallado descuartizado en la localidad santiagueña de Quimilí reveló que el menor de edad había sido golpeado, sometido sexualmente y estrangulado con un cable.

A la vez, cuatro hombres fueron demorados, aunque uno de ellos ya fue liberado, en el marco de la investigación por el brutal crimen.

Los restos de Mario Agustín Salto arribaron anoche a Quimilí, su pueblo natal, para ser velados y finalmente fueron inhumados hoy en el cementerio municipal, en medio de la congoja e indignación de toda la comunidad que volvió a marchar por las calles para exigir justicia para «Marito».

Fuentes de la investigación informaron que la víctima había salido en su bicicleta hacia una represa para pescar en la tarde del martes 31 de mayo.

Durante la pesquisa, se secuestraron dos vehículos que, de acuerdo con el testimonio de vecinos, habían sido vistos en el sector donde fue hallado el chico muerto, para que se realizaran pericias en busca de algún indicio que pudiera ser de utilidad para esclarecer el crimen que conmueve a toda la provincia. Además, se buscaba un tercer rodado.

También se harán estudios toxicológicos en muestras de órganos del menor de edad para establecer si fue obligado a consumir alguna sustancia que podría haberlo dejado indefenso y a merced de su victimario.

En función de la rigidez cadavérica, los peritos forenses estimaron quefue asesinado el mismo día en que se ausentó de su hogar, ubicado en el barrio San Francisco de la cabecera del departamento de Moreno, a 200 kilómetros al este de la capital de la provincia.

El jueves por la mañana, un transeúnte vio, en un camino vecinal cercano a la ruta provincial 6, que perros sacaban de una bolsa de nailon dos piernas humanas, por lo que se acercó y descubrió el cuerpo el torso del niño y su cabeza seccionados, por lo que de inmediato se comunicó con la policía.

Unas ocho mil personas marcharon el jueves por la noche en Quimilí, para exigir el esclarecimiento del crimen del nene.

Según informaron fuentes de la investigación, las tres últimas detenciones que se produjeron en el caso se decidieron luego de los testimonios y contradicciones de tres hombre, dos jóvenes y un hombre mayor. Ante «las dudas», el juez a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional de IV Nominación, Miguel Angel Moreno, los demoró.

En primera instancia y tras el hallazgo del cuerpo, los investigadores habían detenido a un hombre que, sin embargo, recuperó la libertad a las pocas horas. Se trató del dueño del lugar donde fue encontrado el cuerpo del chico.

El cortejo fúnebre del nene partió desde la casa velatoria a las 10.30 acompañado por una multitud, entre la familia, amigos, vecinos y compañeros de la escuela donde cursaba la pequeña víctima. La muchedumbre pasó por su casa, en el barrio San Francisco, luego por la escuela donde cursaba el quinto grado, para finalizar en el cementerio municipal de Quimilí. Allí recibió sepultura tras una ceremonia religiosa.

Mario Salto, padre del chico, dijo estar muy quebrado por lo que pasó y que lo único que espera es que detengan a los culpables o culpable.»A mi hijo no me lo van a devolver con vida, pero que detengan a los asesinos y quiero justicia para él», remarcó el hombre, un peón rural de Quimilí.

Después del hallazgo del cuerpo y tras una autopsia que se extendió por más de cinco horas, la junta de médicos forenses logró determinar que el nene fue víctima de un abuso sexual y que para matarlo lo estrangularon en forma mecánica.

Las conclusiones surgen de un informe preliminar en la investigación del crimen que conmociona a los más de 24.000 habitantes de Quimilí.

El juez Moreno caratuló la causa como «Violación seguida de muerte».

Fuentes de la causa informaron que los peritos que accedieron a los restos del menor advirtieron señales de que el cuerpo pudo haber estado refrigerado.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE