Hay fuego: cómo fue el apasionado encuentro entre Tobuna y Nahuel

Hay fuego: cómo fue el apasionado encuentro entre Tobuna y Nahuel

Tobuna y Nahuel protagonizan un amor de novela que todavía tiene un final incierto. La superproducción en el escenario natural de los Esteros del Iberá en Corrientes, va entregando capítulo a capítulo más emociones, pero la escena de amor principal, todavía se hace desear.

 

Ambos yaguaretés pueden convertirse en parte de la historia de los Esteros si es que finalmente se funden en la pasión y logran reproducirse. Hace más de 60 años que el yaguareté se extinguió de Corrientes y el último ejemplar se vio en Ituzaingó. Ahora, bajo la tutela de Conservation Land Trust, Tobuna y Nahuel son la parte principal del proyecto de reinserción del felino.

yagua

Tras cinco sesiones de junta completas, hasta ahora no hubo encuentro amoroso. El celo de Tobuna terminó y se dio por finalizado este primer proceso de junta.

Durante la última sesión del sábado, directamente no se buscaban entre si y cada uno estaba más interesado en volver a su corral habitual que estar en el pasillo con el otro.

 

«Si bien hay parejas de yaguaretés que viven juntos en cautiverio, no hay que olvidarse que son animales solitarios que viven solos en la naturaleza, y por ende es totalmente natural que no tengan ganas de pasar tiempo juntos, fuera del periodo de celo de la hembra», explicó Karina L. Spørring, responsable del CECY (Centro Experimental Cría de Yaguareté).

«Dentro de todo ha sido un primer intento muy positivo ya que hemos logrado el objetivo principal de este mes: Que se conozcan, que haya habido momentos de bastante interés mutuo y que ninguno de ellos haya salido herido!», se entusiasmó.

rete

 

¿Qué viene ahora? «La idea sería esperar el próximo celo al final de mayo, cruzando los dedos para que sean más fuertes los síntomas de ella. Comenzaríamos más temprano con las juntas completas y además nos queda aún la posibilidad de dejarles salir ambos al corral octogonal de Nahuel (que Tobuna ya conoce) y ver qué pasa allí. Lo que perdemos en control y posibilidad de intervenir en una pelea, lo ganan ellos en espacio e intimidad, así que es un balance que hay que hacer. Habiéndoles visto pasar bastante tiempo juntos en el pasillo estos días estamos confiados de que saben manejarse entre sí, y que le probabilidad de una pelea grave va a ser muy reducida. De todas formas comenzaríamos las juntas del mes que viene en el pasillo para dejarles entrar en contacto de nuevo bajo condiciones controladas», aseguró la especialista.

«Gracias por estar siguiendo este novela tan de cerca. Nos dan un empujón de energía para seguir adelante y cuidar de la mejor manera a estos hermosos ejemplares», culminó.

yaguaretes



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE