Coproté: Los industriales siguen sin querer reconocer los u$s 0,10 por kilo que habían acordado antes de la devaluación

Coproté: Los industriales siguen sin querer reconocer los u$s 0,10 por kilo que habían acordado antes de la devaluación

Tras una reunión intensa que duró más de medio día y en la que estuvieron presentes los principales industriales y los pequeños productores tealeros junto al ministro del Agro, finalmente no se llegó un acuerdo para reconocer los 10 centavos de dólar por kilo de brote verde que están reclamando los chacareros.

Ante la falta de acuerdo en la reunión celebrada en un salón de la Municipalidad de Campo Viera, el ministro del Agro, José Luis Garay, llamó a un cuarto intermedio y las partes volverán a reunirse el 11 de febrero para ver si pueden definir la cuestión. Para esa fecha, la zafra de te -que va desde octubre hasta marzo- estará ya avanzada y quedarán “apenas una cosecha o una cosecha y media de las cuatro que se realizan cada año”, explicó un representante de los pequeños productores a Misiones Online.

Los pequeños productores tealeros de Misiones que han sufrido en los últimos años por los bajos precios de las materias primas y la suba de costos, llegaron a un acuerdo antes de las elecciones presidenciales del 25 de octubre pasado. En ese acuerdo pactaron un precio de 10 centavos de dólar por kilo de brote verde de té puesto en secadero.

En aquel momento, los industriales estaban reconociendo unos $0,95 que equvalía en ese entonces a 10 centavos de dólar, pero los chacareros insistían en asegurarse un acomodamiento del precio en caso de que sobreviviera una devaluación tras las elecciones, ganara quien ganara en los comicios. Cabe recordar que el 92 por ciento del té que se produce en Misiones (que equivale al 95% del té que se produce en el país) se exporta, principalmente al mercado norteamericano donde va más del 70% de la producción. El resto se reparte entre una veintena de compradores entre los que se destacan, chilenos, alemanes, holandeses, ingleses y rusos.

Sin embargo, tras el triunfo de Mauricio Macri, la apertura del cepo y la consiguiente devaluación, los 10 centavos de dólar pactados pasaron de representar $0,95 a $1,30 o $1,35 aproximadamente. Entonces los industriales argumentaron que no podían afrontar semejante suba de costos, a pesar de que habían firmado un acta que incluso fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia.

“Si quieren yo derogo esa acta firmada, pero tienen que darme un precio, decirme cuánto es que pueden pagar”, los apuró ayer el ministro del Agro, José Luis Garay a los principales industriales, que fueron en persona a esta reunión. Estaban Carlos Okulovich (Don Basilio), Quique Urrutia, Beitía (El Vasco) y el Doctor Acosta en representación de Casa Fuentes, la principal productora que fue vendida a la multinacional inglesa Finlays en octubre del 2014.

Mientras los industriales mantuvieron firme su postura de no arriesgar cifras, los chacareros llevaron a la reunión un estudio con el costo de producir un kilo de brote verde de té puesto en secadero.

En ese sentido, el valor estimado por ellos es de 1,29 pesos. Ese valor es lo que les cuesta los trabajos como el canteo, poda, desmalezamiento, herbicidas, fertilizantes, cosecha, flete y mano de obra. Por lo tanto, cualquier valor por debajo de eso, según su cálculo, sería trabajar a pérdida.

“Queremos destacar que el ministro del Agro, José Luis Garay, se mostró bastante enérgico en defender la postura de los pequeños productores”, dijo Cristian Klingbeil, vicepresidente de APAM.

¿Cuánto se paga ahora?

La reunión de ayer de la Coproté fue la continuación de otra reunión que había comenzado el 20 de diciembre pasado, en la cual todas las partes chocaron en el mismo punto. La reciente devaluación no podía pasarse al precio pagado al productor.  Allí se resolvió volver a reunirse el 26 de enero, para dejar pasar un tiempo y ver qué sucedía con el tipo de cambio y las medidas económicas implementadas por la nueva administración.

En este sentido, también favoreció a los industriales la quita de las retenciones del 5% para las exportaciones de té.

Sin embargo, ayer tampoco hubo una conciliación y las convesaciones se reanudarán el 11 de febrero. Mientras tanto, en plena zafra, los productores seguirán entrengando el té y recibiendo por el un precio que no alcanza a esos 10 centavos de dólar (o 1,35 aproximadamente) según se reconoció ayer en la reunión.

¿Los “malos” de la película?

Sin bien los grandes industriales suelen quedar como los “malos” de la película, lo que sucede con el precio del té no escapa a lo que sucede en la Argentina con el resto de las economías regionales. Con una inflación en torno al 30 por ciento anual desde hace tiempo y un tipo de cambio casi fijo, la suba de costos en pesos encareció los productos de exportación y Argentina empezó a perder mercados y clientes en el exterior.

Aún a pesar de la devaluación de diciembre, la Argentina sigue siendo un país “caro” para los compradores externos. Hay que tener en cuenta que muchos esperaban un valor de 16 pesos, aproximadamente, pero el tipo de cambio se quedó más cerca de los 13 pesos.

Lo mismo que le pasa a los chacareros en Misiones les sucede a otros pequeños productores. Ejemplos sobran. En Mar del Plata la semana pasada se tiraron 100.000 kilos de tomates frescos porque el costo de envasarlos era mayor al precio que se podía obtener por él. Algo similar pasó en el Alto Valle con las frutas. O con los envíos al exterior del cordero patagónico, que tuvo su auge en los primeros años de kirchnerismo y hace tiempo ya no se pueden vender porque los precios no cierran.

“El té no es como la soja que tiene un precio internacional que se forma en un mercado como la Bolsa de Chicago, los compradores en el exterior saben que devaluamos en la Argentina, que recibimos más y ellos tratan de negociar y buscan pagarte lo menos posible, claro está”, explicó a MOL el responsable de una de las grandes firmas.

El pago del subsidio 

Además de ser la principal provincia yerbatera, Misiones es también el principal distrito tealero con un 93 por ciento de la producción del país. Argentina es el 9° productor mundial y el 8° exportador de té. Sin embargo, la situación de los chacareros es muy crítica.

Tanto es así que en octubre el Gobierno provincial realizó un censo para actualizar los datos de los productores y poder distribuir un subsidio que comprendió entre 2500 y 3000 pesos por hectárea. Típicamente un productor chico suele tener entre 5 y 10 hectareas.

En total, el censo arrojó un número de 3200 productores tealeros, mayormente concentrados en los municipios de la zona centro (Campo Grande, Campo Viera, Oberá y Aristóbulo del Valle).

En la reunión de ayer también los dirigentes de APAM reclamaron el pago a un grupo de productores que no recibió aún ese subsidio y que no superaría los 100 chacareros. “Nos dijeron que van a acelerar esos pagos en breve”, dijo a MOL, Klingbeil.

MB

EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE