El Presidente designó por decreto a dos integrantes de la Corte Suprema

El Presidente designó por decreto a dos integrantes de la Corte Suprema

Tras la renuncia de Carlos Fayt, que se hizo efectiva el viernes último, el alto tribunal había quedado integrado sólo por tres jueces, de los cinco que debería tener. Ahora, entre sus primera medidas, el presidente Mauricio Macri se propuso completar el cuerpo, que preside Ricardo Lorenzetti .
Carlos Rosenkrantz, discípulo del fallecido iusfilósofo Carlos Nino, es abogado (UBA), doctor en Derecho (Escuela de Leyes de Yale), ex asesor del otrora presidente Raúl Alfonsín, actualmente dicta Teoría del Derecho (UBA) y es rector de la Universidad de San Andrés.
En tanto, Carlos Rosatti también es constitucionalista y fue ministro de Justicia de Néstor Kirchner. Nació en la Ciudad de Santa Fe en 1956. Se recibió de abogado y posteriormente de escribano en la Universidad Nacional del Litoral. En la misma casa de estudios, egresó como Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales. Realizó un Máster en evaluación de impacto y gestión ambiental en la Universidad Católica de Santa Fe.
Se desempeñó como docente de grado y de posgrado en numerosas casas de estudios en la Argentina, entre las que se destacan la Universidad Nacional del Litoral, la Universidad Austral, la Universidad Nacional de Rosario y Universidad Católica de Santa Fe. Asimismo, ejerció como decano de la Facultad de Derecho en esta última casa de estudios entre 1999 y 2002.
Desarrolla la función pública como conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Entre 2004 y 2005 fue Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, y años antes había sido Procurador General del Tesoro de la Nación.

jueces-1-696x522

Luego de reunirse con el ministro de Justicia, Germán Garavano, y con otros a asesores, Macri tomó la decisión de pedirle al Senado que le devuelva los pliegos que había enviado la ahora ex presidenta Cristina Kirchner.
El apuro de Macri por cubrir las vacantes en la Corte tiene muchas explicaciones. Por un lado, con la sorpresa que le causó Lorenzetti cuando, apenas 48 horas después del ballottage que ganó el actual presidente, la Corte reconoció una multimillonaria deuda del Estado nacional con tres provincias.
En segundo lugar, Macri estrena el Gobierno y su poder todavía está intacto. Y, finalmente, necesita que el tribunal esté completo ante la inminencia del impacto que generarán muchas de sus próximas medidas de gobierno.
Por eso, ante esa premura, durante los últimos días Macri vino evaluando distintos escenarios.
Uno era el de llegar rápidamente a una negociación con el peronismo, para obtener el respaldo de dos tercios de los senadores, entre ellos, el apoyo de buena parte del bloque del Justicialismo (que tiene la mayoría absoluta en la Cámara alta).
La otra alternativa, la que primó, fue nombrar a los dos jueces en comisión, ejerciendo una atribución que el artículo 99 de la Constitución le confiere al titular del Poder Ejecutivo: el presidente puede cubrir esos cargos con nombramientos provisionales.
Se trata de una alternativa poco utilizada en épocas democráticas y cuyo antecedente más claro fue la Corte que nombró Bartolomé Mitre, en 1852.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE