Escándalo en el Vaticano: un cura se declaró gay

Escándalo en el Vaticano: un cura se declaró gay

«Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de su propia identidad», confesó monseñor Krysztof Charamasa, de 43 años, polaco residente en Roma desde hace 17 años, funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional vaticana.

 Cuando falta muy poco para la reunión de todos los obispos del mundo, un teólogo del Vaticano desató hoy una crisis al revelar que es gay y que vive felizmente con un compañero.

«Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de su propia identidad», confesó monseñor Krysztof Charamasa, de 43 años, polaco residente en Roma desde hace 17 años, funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional vaticana.

«Estoy listo para pagar las consecuencias, pero es el momento de que la Iglesia abra los ojos frente a los gays creyentes y entienda que la solución que les propone, la abstinencia total de la vida de amor, es inhumana», agregó el sacerdote, que enseña teología en la Pontificia Universidad Gregoriana y en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, en entrevistas concedidas al Corriere della Sera y a una revista polaca.

Las declaraciones del prelado gay -las primeras de este tipo de alguien con rol activo en la Santa Sede-, cayeron muy mal en el Vaticano, que decidió lanzar un duro comunicado en el que anuncia que removerá al cura.

«Acerca de las declaraciones y entrevistas concedidas por monseñor Charamasa cabe señalar que -a pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones sobre ellos- la elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura de sínodo resulta muy grave y no responsable, ya que apunta a someter a la Asamblea sinodal a una presión mediática injustificada», indicó un comunicado del director de la Sala de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

En sus declaraciones, el teólogo polaco también se dirige al sínodo de obispos de todo el mundo que debatirá durante las próximas tres semanas temas de familia e incluso, el tema antes tabú de los homosexuales. «Quisiera decirle al sínodo que el amor homosexual es un amor familiar, que necesita de una familia. Cada persona, también los gays, las lesbianas, los transexuales, lleva en el corazón un deseo de amor y familiaridad. Cada persona tiene derecho al amor y ese amor debe ser protegido por la sociedad, por las leyes», dijo.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE