El mensaje del Papa: “Estén cerca los unos de los otros y respétense”

El papa estuvo presente en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, como parte de su gira por Estados Unidos y antes de dar su discurso habló con los trabajadores del establecimiento, incluyendo personal de limpieza y seguridad.

El papa Francisco se presentó este viernes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, para dar un discurso en el que llamó a luchar contra la pobreza, el cambio climático y resolver los conflictos que obligan a millones de personas a huir de sus hogares en el mundo.

Antes de pasar a la sala donde se realizó la Asamblea, Francisco se dirigió en el vestíbulo a todos los trabajadores de la ONU, incluyendo personal de limpieza y seguridad.

“Estén cerca unos de otros, respétense, y encarnen el ideal de esta organización de ser una familia trabajando por la paz y en paz”, les pidió.

Nuestra forma de trabajar expresa nuestra dignidad y la clase de persona que somos”, expresó.

Al finalizar, se dirigó cálidamente a los presentes: “Queridos amigos los bendigo a cada uno de ustedes de corazón y les pido que se acuerden de rezar por mí. Y para aquellos que no son creyentes, deseen que me vaya bien”. 

En su primer discurso frente a los 193 miembros de la Asamblea General, el sumo pontífice destacó la importancia del papel de las Naciones Unidas en el mundo.

Más de 150 dirigentes mundiales adoptarán un ambicioso plan de acción para los próximos 15 años en materia de pobreza, salud, educación y medioambiente.

Estos temas “también son las prioridades de la Iglesia católica”, dijo el embajador del Vaticano ante la ONU,Bernardito Auza.  

El miércoles en Washington, el papa coincidió con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre la preocupación sobre el cambio climático y la necesidad de ayudar a los excluidos.
En un histórico discurso el jueves en la Congreso, volvió a tocar estos temas, y también criticó la venta de armas.

Esta fue la quinta vez que un papa visita la ONU, una tradición iniciada por Pablo VI en 1965.

La ONU, que festeja sus 70 años con desconcierto, se ha mostrado incapaz de poner fin a la guerra en Siria.

Esta guerra que lleva más de cuatro años se ha convertido en una catástrofe humanitaria, con 250.000 muertos y el éxodo de cuatro millones de personas, muchas de los cuáles ponen en riesgo su vida para tratar de llegar a Europa en busca de un mejor destino.

Respecto a este tema, el papa llamó a “que cada parroquia, cada comunidad religiosa, cada monasterio, cada santuario de Europa acoja a una familia”, en nombre de la solidaridad y contra la “globalización de la indiferencia” que denuncia desde su elección en 2013.

Él mismo ha dado ejemplo al abrir las puertas a una familia cristiana de refugiados sirios, la cual ha sido instalada en un apartamento cerca de la basílica de San Pedro.

El papa argentino no duda en denunciar el “genocidio” de los cristianos en Oriente, víctimas de yihadistas en Irak y Siria.

Pero Francisco no es un hombre político y, antes que nada, hablará como “pastor, dirigente religioso, profeta y padre”, comentó Auza.

El sumo pontífice pasará 36 horas en Nueva York, segunda etapa de una gira estadounidense cargada de política y emoción que comenzó el miércoles en Washington y concluirá el fin de semana en Filadelfia.

El nuncio apostólico albergará al papa en su residencia de Manhattan, donde también ofrecerá un servicio interreligioso en el Museo del 11 de Septiembre, visitará una escuela católica en Harlem, encabezará una procesión en Central Park y cerrará su visita con una misa en el Madison Square Garden.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE