Gendarme atropellado, el juicio: “No pudimos hacer nada, me desvió a mí y luego atropelló a De La Cruz”, dijo un testigo

Este lunes se realizó el primer día en el juicio por la muerte del suboficial de Gendarmería José Riquelme De La Cruz, ocurrida el 11 de abril del 2013 en la ruta provincial 4 en el acceso a San Javier e Itacaruaré. Según las pericias, Daniel Zorrilla, ex agente de Policía, atropelló y mató al uniformado, quien se encontraba trabajando en un control vehicular.
En la jornada inicial del debate, el acusado manifestó que evadió a un vehículo que al parecer nunca existió y los compañeros del fallecido fueron contundentes: “No pudimos hacer nada, venía muy rápido y a mí me pasó a tres o cuatro metros. Después embistió a mi compañero”, fue una de las frases.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El primero en comparecer ante el tribunal Federal de Posadas, compuesto por los jueces Manuel De Jesús Moreira, Mario Hachiro Doi y Norma Lampugnani, fue el gendarme Marcelo Javier Duarte Aguilar. En ese momento a cargo de la patrulla.

El primero en comparecer ante el Tribunal Federal de Posadas, compuesto por los jueces Manuel Alberto De Jesús Moreira, Mario Hachiro Doi y Norma Lampugnani, fue el gendarme Marcelo Javier Duarte Aguilar. En ese momento a cargo de la patrulla.
El uniformado fue tajante y expresó en todo momento que vio cómo el vehículo que manejaba Zorrilla atropellaba a su compañero. “Primero fue un impacto y luego hasta lo pasó por encima para volver a la calzada”, indicó.
También contó de qué manera se había iniciado el procedimiento aquel fatídico día. Dijo que primero estaban de incógnitos, pero luego detectaron un presunto movimiento de contrabandistas y cambiaron de estrategia.
Detalló que notaron que había pasado un coche que podría ser “puntero” de alguno que llevaba contrabando. Entonces, recordó Aguilar, dio directivas para que otro grupo montara el control sobre ruta provincial 4 en el kilómetro 14. Ellos, incluidos el fallecido, estaban a dos kilómetros de ese lugar.
Según el testigo, después de un vehículo gris, pasó a gran velocidad un Renault Megane, que luego se supo que manejaba el ex policía Daniel Zorrilla.
Rápidamente pasó su posición y al ver el control montado más adelante, retornó. Allí se topó con el segundo grupo. Sin embargo, luego de ver las señas para que se detuviera, siguió su marcha a gran velocidad y arrolló a De La Cruz.
“Nunca dejó de acelerar”, aseguró Duarte.
Zorilla también habló. Aceptó ser indagado por los magistrados. Reconoció que llevaba una carga que le ofrecieron por el camino a cambio de 800 pesos. Estaba con un amigo y al ver el control de Gendarmería cuando se dirigía a Alem, regresó con destino a San Javier. Aseguró que cuando un auto los interceptó, lo evadió y allí fue que se topó sorpresivamente con el gendarme De la Cruz. “Sentí el impacto y seguí unos metros, después perdí el control del auto y nos fuimos a pie porque me dijo mi compañero me dijo que nos disparaban”, añadió.
Esta versión de que los uniformados utilizaron en algún momento sus armas reglamentarias fue descartada por los cuatro integrantes de la fuerza que prestaron declaración hoy. Tampoco ninguno reconoció que se manejaron en un auto como dijo el imputado.
Luego vino el turno de Rubén Báez, el que iniciaba la fila de efectivos al momento de que el auto de Zorrilla pasara por su puesto. “No pudimos hacer mucho, venía rápido y a unos metros de llegar a donde yo estaba se cruzó de carril y allí fue cuando chocó a De La Cruz”.
Otro que comprometió al imputado fue Jorge Dutra, también de la fuerza. Dijo que estaba en el control donde Zorrilla no llegó y dio la vuelta. Vio el vehículo y avisó que retornaba para que sus compañeros estuvieran atentos. Después ya pidieron apoyo y fueron hasta donde habían arrollado a su camarada. Reconoció el Megane, y el primer auto que pasó, un VW Gol gris, perteneciente a Ricardo Melo, habituado a estar involucrado en ilícitos de contrabando, apuntó.
El último en declarar fue Enrique Echheverri, en la actualidad retirado de Gendarmería pero que aquel día estaba en la patrulla. No aportó mayores datos ya que él estaba en el grupo que no llegó a tener contacto con Zorrilla pero sí aseguró que en todo momento actuaron con las medidas de seguridad correspondientes y con identificaciones claras de la fuerza para que se sepa que era un control.
El debate continuará este martes desde las 8.30 en el Tribunal Federal de Posadas, ubicado sobre calle Félix de Azara casi Catamarca. Quedan alrededor de 15 testigos. El defensor del imputado es el abogado Luciano Duarte mientras que la querella está representada por Carlos Genovese.
El ministerio Público Fiscal está a cargo de la doctora Vivian Barboza.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE