La última entrevista de Gabriel Schurrer en Crucero del Norte: «El ciclo estaba cumplido»

Con apenas 43 años, Gabriel Schurrer dejó esta semana Crucero del Norte con el logro de llevar a Primera División a un equipo que jamás había estado en la máxima categoría del fútbol argentino. Se lleva lo bueno, a pesar de la pobre campaña actual (10 jugados, 1 ganado, 3 empates y 6 derrotas). El DT sacó el 43% de los puntos (49 disputados-18-10-21) en toda su campaña (B Nacional 2013-2014; Torneo de Transición 2014 y Primera), un porcentaje bastante alto teniendo en cuenta que nunca tuvo un plantel de los de mayor jerarquía en cualquiera de los dos certámenes. El año pasado salió segundo entre 22 en la segunda división y entró por la puerta grande a Primera.

El miércoles a la tarde, el rafaelino pasó a despedirse de los jugadores y empleados del club. Misiones Online dialogó con el flamante ex DT del Colectivero en los últimos instantes de Schurrer en el predio de Santa Inés, donde pasó los últimos 14 meses de su vida y a donde le gustaría volver, eventualmente, para un segundo ciclo. En ese diálogo, el ex zaguero central de Lanús reconoció que desde hace tiempo se «veía venir» la terminación de su vínculo con Crucero y se mostró muy agradecido con Julio Koropeski y todos los integrantes del club, «por la confianza y la oportunidad».

Ahora Schurrer vuelve a Buenos Aires donde tiene su residencia permanente y donde viven su esposa y sus tres hijos. Tiene dos hijas adolescentes (16 y 14 años) y un chico de un año y medio. Piensa dedicarle un tiempo en exclusividad a los suyos y, si no surge alguna propuesta, partirá a Europa a mirar fútbol, visitar entrenamientos y también a viejos compañeros de su carrera en Europa (en 10 años pasó por Racing de Santander, La Coruña, Real Sociedad de San Sebastián, Las Palmas, Málaga y Olimpiakos de Grecia).

-¿Cómo fue tu desvinculación?

-Todo como ha sido desde que llegué acá, en forma ordenada y dialogada porque quedaban seis partidos en el contrato que tenía la idea de respetar pero también (fui) entendiendo que iba a venir un proceso nuevo y es necesario que ese proceso comience, hay un tiempo más para ponerse a conseguir el objetivo que tiene el club que es la permanencia, por eso en ese diálogo surgió eso de terminar un poquito antes el vínculo.

-¿Qué balance haces de tu paso por acá?

-Muy positivo, muy agradecido al presidente por haber confiando y por haberme hecho partícipe de este proyecto, contento de haber conseguido un objetivo tan importante en un club tan joven como este, tiene muchísimo mérito, por las circunstancias que fuimos superando, con un presupuesto, con viajes, fuimos superando obstáculos y consiguiendo un objetivo como un ascenso a la máxima categoría inolvidable para el club y para nosotros, me llevo las mejores impresiones de todo y ni te digo lo que es Misiones, porque estoy muy agradecido a la provincia y a Posadas porque me han tratado muy bien.

-¿Cómo haces con la mudanza? Ya tenés unas cuantas en tu haber (Schurrer jugó 10 años en Europa y pasó por ciudades como Santander, San Sebastián en España o Atenas, en Grecia)

-Tengo muchas, varias (varias).

-¿Qué se hacés cuando terminás un trabajo como ahora?

-¡Cerrás la casa! Es mas fácil porque estoy acostumbrado, como vos dijiste. Empezás a embalar las cosas poco a poco, esa es la realidad. Me quedo unos días más para acomodar cosas que tengo pendientes y después irme, me va a costar irme de acá. Estoy bien, va a costar.

-¿Qué vas a extrañar?

-En lo cotidiano la tranquilidad de vida, hay una tranquilidad de vida para disfrutar, se extraña cuando uno no la tiene, en otras ciudades el ritmo es otro, el poder andar en bici por la Costanera, esas cosas son invalorables.

-Volviendo  los últimos tramos de este torneo de Primera, ¿qué faltó para que haya una extensión del vínculo?

-Lo de la renovación no se si hubiese sucedido, porque hay un cierto desgaste.

-¿En qué sentido?

-En el día a día, que ya llevamos casi un año y medio al frente del plantel y en el fútbol argentino es mucho tiempo, así que no se si se hubiese producido, pero mas allá de eso, lo que faltó es lo que uno trabajó con el material que teniamos, teníamos lo de los viajes, creo que no nos terminábamos de adaptar al ritmo de Primera División, hicimos cuatro refuerzos y recién este ultimo partido utilizamos tres refuerzos en el equipo de esos cuatro que teníamos. Y lógicamente, hemos trabajado mucho cada partido, luego después uno analiza… Con el devenir analizaré un poco más, pero en cuanto a los planteamientos no fueron desacertados, creo que todo cuesta más, los ritmos son diferentes, y fue un poco eso. Y que los errores o desaciertos cuestan mas en  Priemera División, necesitás esa cuotita de suerte. Me hubiese gustado terminar dejando a Crucero en un lugar mejor del que está.

-Me imagino que con Julio Korpeski venías hablando en los últimos tiempos…

-Nosotros no tenemos un trato en el día a día, charlamos con Darío (Guimaraez) que es el coordinador, cuando había cosas importantes si, hablaba con el Presidente.

-¿El no te dijo después de Belgrano, «voy a traer a alguien»?

-Lógicamente uno sabe que esto es fútbol, son los resultados, al no conseguirlos uno mismo se va dando cuenta por más que es un club diferente, que sostiene el trabajo y uno sabe que es así, hay una parte que analizamos al final de todo esto que quedan seis partidos y es bueno que el otro proceso comience.

-¿Que te deja a vos como entrenador?

-Crecí muchísimo, yo tuve dos períodos anteriores (como DT), en Lanus, otro fue Argentinos que no fue tan bueno (estuvo sólo 7 partidos) y nos toca en el interior del país, alejados, viajando de otra manera acomodándote a un montón de cosas, y sin embargo cuando una busca y esta convencido se consiguen los objetivos. Y después la visión del Presidente de un club tan joven se lo lleva como sorpresa.

-¿Cómo sigue tu vida?

-Ahora hacer la mudanza, veremos, volveré a Buenos Aires, en principio a acomodar algunas cosas que tengo que acomodar allá , mi idea es seguir viendo fútbol, trataré de ir a Europa a ver fútbol y voy a ver, ¡salvo que me llamen enseguida para trabajar…!

-Te vas después de un período largo que no es común en el futbol argentino, ¿es un hasta luego?

-Cuando terminan los procesos, no es tan común la forma en que se termina, no todos fueron de la mejor manera, nosotros vinimos a saludar a todos, la gente del club estaba, mañana me veo con el presidente, eso no es normal, y es para destacar, terminamos un proceso normal que por mutuo acuerdo, por ahí en algún momento si el club está contento con lo que hizo uno pueda haber otra vuelta.

-¿Te hubiera gustado dirigir los seis partidos que quedaban de acá al 7 de junio?

-Yo ya sabia la decisión antes del comunicado, ya sabía lo que iba a pasar, en principo tenía ganas pero entendiendo las necesidades deportivas del equipo faltando la cantidad de partidos que faltan me hizo pensar un poco más, si bien después del partido con Belgrano dije que quería cumplir hasta junio, este fin de semana le di vuelta más a todo y charlé esta situación.

-¿Qué es lo difícil y lo fácil de tener un club con dueño como es Crucero?

-Para mí es todo mucho más fácil porque es un dueño el que toma las decisiones, creo que es mucho más fácil, hay equipos que se manejan con una persona que toma las decisiones, el caso de Belgrano. Está un poco de esa manera, por más que tengan una Comisión, para mi es positivo.

-Los puntos que se perdieron no fueron los de Córdoba sino otros, como los dos ante Tigre (Crucero empató y desperdició un penal)

-El de Tigre, Olimpo (empate 0 a 0), Central con un gol a lo último (perdió 1 a 0 en Santa Inés) , Sarmiento al menos podíamos empatar (arrancó ganando y perdió 2 a 1), y con eso no estaríamos hablando de esto, por lo menos hasta junio hubiéramos tirado…

-¿Algo más?

-Agradecer a toda la gente de la prensa, será un hasta pronto. Esperemos volver a encontrarnos si algún día Julio (Koropeski) nos vuelve a llamar.

MB

EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE