Bordón contestó la denuncia de María Losada: “Fue con fines políticos»

Mediante un comunicado el diputado radical Germán Bordón le contestó a María Losada quien lo denunció por violencia de género. La legisladora expuso que en una reunión de comisión el año pasado, Bordón le planteó que para ser feliz tenía que entregarse a cada uno de los miembros del bloque, uno por mes para que después no tengan problemas con la paternidad si hubiera paternidad.

Este es el comunicado:

Con el trágico hecho de Charlie Hebdo, además del repudio mundial, se dio una muy interesante discusión sobre el humor; sobre los límites del humor; sobre el buen gusto en el humor; sobre las consecuencias del humor.

No soy de ofender, menos aún en cuestiones como ésta. Valoro a las mujeres, tengo madre, esposa e hija. La violencia de género es un tema muy serio y sensible, y quienes creemos que no debe existir desigualdad ni violencia, las respetamos.

Debo reconocer que, con la noticia del día de ayer, mi primer pensamiento fue humorístico. A la segunda lectura, ya no me reí tanto.

¿Cómo contestar algo que no es serio pero que involucra un tema serio?

¿Cómo contestar algo que no es cierto, con una obviedad?

Luego lo de siempre, los consejos de los amigos: que tenés que contestar, que no le des artículo, que si no decís nada es como que reconocés, que si aclarás oscurece.

¿Cómo decir que no es cierto lo que todos -al menos todos los que me conocen- saben que no es cierto?

¿Y si mañana dice que en mi casa vio a Stiuso, que cené con Pablo Escobar o que organicé una reunión de Isis? ¿Tengo que salir a desmentirlo?

Hay gente que tuvo toda la oportunidad de discutir en el ámbito político y no le alcanzó.  Que tuvo la oportunidad de reivindicarse y no lo hizo. Que tuvo oportunidad de ser buena gente, y no lo fue.

El año de trabajo conjunto, donde he acompañado sus proyectos y ella los míos, donde hemos trabajado en conjunto, inclusive acompañándola a una comisión, para defender un proyecto de su autoría, desmienten y desmoronan la acusación que, con claros fines políticos y motivados en las diferencias internas, ahora se me hace.

¿Saben qué pasa? Que ya ni daño hacen. Porque en estas horas, nadie dudó de mí, ni mi gente, ni los que no lo son. Ni los correligionarios ni los compañeros. ¿Saben que significa eso? Que me creen, que me creen sin esperar que diga nada. Que saben lo que soy, lo que represento y lo que puedo o no hacer.

La violencia de género es una cuestión muy seria, y la dignidad no se negocia. Si hubiera existido la violencia denunciada, nunca debieron ofrendar como prenda de negociación el silencio.

Reconfortado, terminé el día con llamadas previsibles y con llamadas impensadas.

Lamentablemente, como dice el tango, con estas cosas, “…Vivimos revolcaos en un merengue, y en el mismo lodo, todos manoseaos…”.

Germán Enrique Bordón.

J.M



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE