Por el asedio de cazadores en la Reserva Yaguaroundí, propietario suspendió la recepción de turistas y avistadores de aves

Propietarios de reservas privadas de la provincia, que albergan ambientes naturales de la Selva Paranaense de alto valor de conservación, continúan dando su voz de alarma frente a la necesidad de encontrar respuesta a la caza furtiva en áreas naturales protegidas de Misiones.

 

Es el caso del reconocido conservacionista Martín González, propietario de la reserva natural privada Yaguaroundí que esta ubicada  en Fracrán, localidad que se desarrolla a lo largo de la Ruta Nac. 14, al límite del departamento Guaraní, a unos 38 kilómetros del Municipio de San Vicente 8 (de quien depende administrativamente), pero con un fuerte vínculo también con Paraíso y San Pedro.

Mgonzalez1

La reserva fue creada hace casi 20 años, se encuentra inserta en el Corredor Verde, en las serranías centrales, y esta caracterizada como zona Roja por la Ley de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Misiones, por su alto valor en biodiversidad. En los últimos relevamientos se lograron fotografiar ocelotes, gato yaguaroundi, hurón mayor, corzuela roja, oso melero, monos caí, zorros de monte, entre otras especies únicas de la selva misionera.

 

En esta pequeña reserva natural –que hoy tiene una superficie de unas 1000 hectáreas- habitan más de 250 especies de aves, por lo que es uno de los principales destinos recomendados en la provincia para su avistaje, por la presencia de la mosqueta de oreja negra, el carpintero cara canela, el macuco y tantas otras que indican el alto valor de biodiversidad reinante en el área.

La abundante flora existente permite el desarrollo de las especies y conserva la cuenca del arroyo Las Antas e innumerables vertientes.

Sumado a ello, el valor socio-cultural del sitio se potencia frente a la vecindad con la aldea guaraní Guavira Poty, ya que representa un gran valor para la recolección de remedios que usan los guaraníes.

 

En Yaguaroundí se disponía  además de dos cabañas para la atención de turistas e investigadores interesados en la experiencia de contacto con la selva misionera, tan amenazada como atractiva, tanto para recorrer sus senderos, realizar avistajes de aves o cruzarse con alguno de los tantos mamíferos registrados en el lugar, que son mucho más tímidos para mostrarse (y generalmente de hábitos nocturnos) pero con paciencia salen al paso de los aventureros.

 

Pero consecuencia de la caza furtiva que asedia sobre la reserva, finalmente el propietario dio a conocer una noticia desalentadora esta semana, ya que “debido a la situación de inseguridad, provocada por la permanente intrusión de cazadores en Yaguaroundí, decidimos suspender la recepción de turistas y avistadores de aves”, confirmó Martín González en diálogo con ArgentinaForestal.com.
Hace unos 15 días sufrimos un nuevo hecho de vandalismo en las cabañas que se encuentran en el monte, además del hurto de dos equinos y también anteriormente de una cámara trampa. Los disparos y las jaurías de perros famélicos, son desde hace un par de años moneda corriente en la zona. Los cazadores, ante la ausencia de control y fiscalización en terreno, actúan cada vez con mayor impunidad y avanzan armados no solamente para cazar los animales sino sobre las propiedades. En esta realidad, conservar la biodiversidad se hace muy difícil, y más aún recibir visitantes”, sostuvo González.

 

Mgonzales

 

Oriundo de Buenos Aires, y radicado definitivamente en Fracrán desde hace 12 años,  el propietario de la reserva recordó que “el proyecto de conservación inició en la provincia en el año 1997, se hizo con un esfuerzo muy importante, pero en aquel momento contaba con el apoyo de amigos y de funcionarios. Hoy, pasaron 17 años, y se está haciendo complicado seguir solo en la senda, las cosas han cambiado, se necesita de un mayor control y protección sobre los recursos en esta zona, la impunidad de los depredadores furtivos es tal, que me hace temer por la seguridad de quienes nos visitan y por la mía propia”, explicó.
Sobre la problemática que enfrentan por los cazadores furtivos, dijo que “lo que sucede en Yaguaroundí es solo el reflejo de lo que ocurre en otras puntos de Misiones. El avance de los cazadores en predios de reservas privadas y parques provinciales es alarmante, no tienen límite, están osados, y no hay medidas de control suficiente o eficiente en terreno”.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE