Caso Angélica Ramírez, el juicio: conocidas de la chica hablaron de los romances de la víctima

P1840219

 

Vecinos que residen cerca del lugar del hecho, amigos de la víctima y algunos familiares más declararon este miércoles en una nueva audiencia del juicio por el asesinato de Angélica Ramírez (14), ocurrido en Puerto Rico en septiembre de 2012. Por el homicidio es juzgado el panadero Francisco Bourscheid, de 52 años.

Esta mañana, en primer lugar declaró Rocío Cáceres,  quien dijo ser compañera de hockey de la víctima y manifestó ante los jueces del Tribunal N°1 de Posadas que ella le había comentado en algunas ocasiones que tenía dos novios, uno joven que vivía en Posadas y otro de mayor edad, pero nunca le dio nombres. En la casa de esta chica habría dicho Angélica que se quedaba a dormir algunas veces, versión que ratificó la testigo.

Luego y ante la ausencia de otra de las declarantes, Sabrina Petrazzini, se decidió incorporar por lectura su testimonio en la etapa de instrucción. Posteriormente llegaría la oportunidad de Evangelina Dedderer (docente) y su hija Gabriela Dedderer. No aportaron muchos datos y dijeron conocer a la chica asesinada, pero no demasiado, y que nunca vieron una situación extraña con ella.

También pasó por el Tribunal, presidido por el juez Martín Errecaborde, Norma Mareco, quien fue en su momento pareja del tío de la menor e incluso llegó a vivir un tiempo en la casa junto a Angélica y su madre. Esta mujer relató que su “sobrina política”, como ella misma describió, era una chica muy buena y que si bien era de un carácter complicado, no podía estar peleada mucho tiempo con una persona. Que a veces se llevaba mal con su madre pero que las peleas no pasaban a mayores.

Asimismo Mareco contó que la adolescente tenía algunos inconvenientes con un vecino (Mario Senen) y su esposa, por problemas de convivencia entre el hombre y el hermano de Angélica. Incluso una vez el sujeto mencionado habría amenazado con un arma blanca al joven y que la esposa no quería a la víctima y siempre la insultaba cuando caminaba por las calles del barrio.

Llamativamente hace un tiempo comenzaron a circular unos panfletos con el nombre de Senen como supuesto autor del crimen en venganza por lo anteriormente mencionado. También que sería la concubina de este ciudadano la responsable de pintadas con el nombre de Angélica atribuyéndole actitudes inmorales e insultos hacia su reputación como mujer.

Justamente el abogado defensor del panadero, Mario Cáceres, solicitó que se llame a declarar a Senen y su mujer, en principio el hombre ya lo hizo en la instrucción y ahora resta esperar hasta el martes 4 de noviembre, día en que serán citados.

Las dos hijas de Mareco, Ana Mareco  y Damaris Mendoza, también declararon. Su progenitora contó que ambas tuvieron algún altercado con Senen y su esposa, y que una vez lo denunció porque el hombre se mostraba agresivo y le rompió una jarra de vidrió en la cual tomaban tereré afuera de su vivienda.

Por su parte, Ana dijo que el día anterior a que encontraran muerta a Angélica, ella había pasado por un playón donde su hermana practicaba hockey, pero como no la había visto regresó a su vivienda, siempre en el barrio San Francisco de Puerto Rico. Antes la madre había ratificado esta versión y dijo que cuando regresaba de la casa de una amiga pasó con el auto e intentó llevar a su hija que caminaba con su bebé, pero como quedaba poco trecho hasta el inmueble, la joven decidió no subir. Quien sí subió al vehículo fue Damaris, que había salido de hockey un rato antes y dijo ver a Angélica cerca del mencionado espacio, pero que no dialogó con ella y solo le comentó a su madre que la había visto, una vez que se conoció la triste noticia de su muerte.

También tuvo la oportunidad de contar lo que sabía otra conocida de Angélica. Se trata de Florencia Acuña, quien dijo que iba a la misma escuela que la víctima y a veces formaba parte de su grupo de charla y que en algunas oportunidades se fue a su casa, pero que no eran íntimas amigas.

Pese a esto pudo recordar que Angélica contaba que tenía un novio policía, y otro con mucha plata. Dijo, no obstante, que nunca le creyeron demasiado. Asimismo aseguró que la víctima solía andar bien vestida y con ropa de marca en el último tiempo y siempre tenía dinero en la escuela.

Luego declaró Carolina Barboza, amiga de la joven asesinada. Comentó que una vez ella llegó a su domicilio en el barrio en una moto y con un joven que portaba uniforme similar al de Prefectura. Que después Angélica le dijo que era de esa fuerza y su apellido era Bastarrechea. También que en varias oportunidades ella se comunicaba con él a través de su celular y que el día que se la vio por última vez, ella le había avisado a este hombre el horario y lugar en donde terminaba su práctica de hockey.

Carolina recordó además que esa tarde anterior al crimen, ella pasó por su casa y no se quedó mucho tiempo porque tenía que ir a jugar al hockey. Que no vestía con ropa deportiva, al menos en su totalidad pero sí que traía puesto un buzo blanco con capucha, que fue el que encontraron en la escena del crimen.

La audiencia terminó a las 13. Fue, hasta el momento, la más corta de las que ha tenido el debate desde su comienzo hace poco más de una semana. Se estima que el juicio terminará a mediados de noviembre.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE