Preocupa que  la falta de conciencia de padres resulte luego en accidentes graves de sus hijos

En la Mesa Grande el  neurocirujano pediatra del hospital de Pediatría de Posadas, Mario Barrera, habló de la experiencia que vive cada día en la atención de niños con traumatismos graves producto especialmente de accidentes de tránsito, entre los que mayormente se encuentran  los ocurridos con menores transportados en motos.

IMG_20140803_112608973

“Lo que más preocupa es el tema de los accidentes, porque cuando se trata de una enfermedad se puede aceptar, trabajar, acompañar, y si esa patología lo permite, se puede curar.  Lo que a uno molesta  es que todos hablamos de accidentes, pero cuando es prevenible, no es un  accidente” comenzó expresando Barrera, quien criticó a los adultos que ponen en peligro a sus hijos al llevarlos en motocicletas, o en los asientos delanteros de los autos.

 

Para el especialista, la gravedad de la situación en un traumatismo de cráneo tanto para un adulto como para un niño, es la misma. La ventaja que tienen los chicos es que el cerebro en esa etapa de la vida “es muy plástico, tiene una capacidad mayor para recomponerse”. Sin embargo aclaró que después de un accidente nada es igual que antes, porque quedan secuelas que pueden ser físicas, o  psicológicas, “un accidente no se olvida más” advirtió.

 

El galeno contó lo que ocurre cuando llega un paciente traumatizado por un accidente vial. “Primero  se lo estabiliza y se hace un diagnóstico, luego llega el momento de hablar con los padres, que por supuesto vienen desesperados, y quieren que se haga los mejor, y manifiestan que si hay que llevarlo a Buenos Aires  se lo lleva, pero muchas veces incluye el maltrato hacia el médico, como trasladándole la culpa o responsabilidad de lo que pasó y sin embargo en el momento de subir se  a la moto o al auto, eso no lo pensaron”.

 

 

 

El nuevo hospital de pediatría mejorar  la infraestructura, pero el recurso humano está

 

Según Barrera,  esto es parte de un proyecto de hace muchos años que empezó con la formación de recursos humanos, y en ese sentido “hoy el hospital de pediatría de Posadas debe ser uno de los mejores en RRHH del país, porque la mayoría de los que estamos ahí, fuimos pediatrías primero, antes de hacer una especialidad. Esta formación humana había que acompañarla con el cambio estructural, con la provisión de equipos, por eso el hospital de pediatría va a estar a la altura de lo es el Madariaga hoy”.

 

A tener en cuenta cuando un niño se golpea la cabeza

La intensidad del golpe puede producir  o no, un estado de coma, como que el chico se durmió, entonces por más que se lo trate de despertar, incluso tirándole agua en la cara, o que se lo sacuda, si está en coma, no se va a despertar. Si hay que tener en cuenta luego del golpe, si tuvo vómitos, si se sintió mareado, o si lloró enseguida, (esto es importante para saber si hubo pérdida de conocimiento o no). Todo esto debe explicado al médico que  evaluará si el paciente requiere de estudios e internación, explicó Barrera.

 

 

 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE