Con el último megaoperativo policial se aplacó un poco el flagelo del robo de motos en Iguazú

De todos modos, y por la demanda del mercado negro, el problema se mantiene. En Wanda sucedería algo parecido.

WP_20140610_009[1]

En los últimos tres años, el robo de motocicletas ha sido una constante en Puerto Iguazú. Tal como lo había informado Misiones Online a fines de mayo, los ladrones cruzan las máquinas a Paraguay o Brasil, donde son desarmadas. Las piezas se comercializan luego en el mercado negro local. Hace unos días, en el marco de un megaoperativo dispuesto por la Policía, se buscó aplacar esta actividad delictiva que tiene a maltraer a distintos vecindarios.
El juez de Instrucción Tres, Juan Pablo Fernández Rissi, ordenó nueve allanamientos, en el marco de las cuales decomisaron rodados sobre los que no se tenía documentación alguna y partes de otros, presumiblemente malhabidos. Ahora, la Justicia está abocada a devolver aquellas máquinas que sean reconocidas por sus dueños y determinar el origen de otras.
Fuentes judiciales indicaron que no se trata de una sola organización, sino que son distintas “banditas”, que se dedican a la sustracción de motocicletas de todos los tamaños.
En la población de Wanda sucedería algo similar, por lo que no se descarta que la localidad de las precias preciosas sea escenario de un procedimiento similar.
Desde la Policía provincial se detalló: “En un allanamiento realizado en una vivienda del barrio 25 de Mayo, se secuestraron tres cuadros que serían de motos sustraídas días pasados. Y mientras se realizaban recorridas de prevención en el barrio 1º de Mayo, los uniformados incautaron una motocicleta que fue abandonada en una calle terrada. El vehículo había sido denunciado como sustraído días atrás”.
Del negocio del robo de biciclos participan “levantadores”, paseros, desarmadores y talleres en los que comercializarían piezas de los rodados sustraídos.
Si bien los ladrones no tienen preferencia por algún modelo o marca en particular, generalmente prefieren las de bajas cilindradas. Estiman que después de “enfriarlas” en algún depósito, las sacan de la Argentina hacia Brasil o Paraguay, donde serían desarmadas totalmente.
En otro allanamiento realizado por la Policía en una vivienda ubicada sobre la calle Marta Schwarcz 172, se secuestró marihuana en pequeñas dosis y 666 piedras de crack, una balanza electrónica y rollos de papel aluminio (que se cree era utilizados para realizar envoltorios para la venta de “pedra”) y una importante cantidad de elementos que podrían ser malhabidos, entre ellos una escopeta calibre 28 recortada (tipo tumbera), un arma de juguete, una motocicleta de 125 cc. y otra de 110 cc., un frigobar, cámara fotográfica, herramientas varias (moladora, sierra de mano, palas, picos, serruchos, pata de cabra), un TV color, un reproductor de DVD, dinero en efectivo (reales, pesos, guaraníes y dólares) discriminados en billetes y monedas, un equipo de sonido y una bomba de agua . En el lugar fueron arrestados Francisco (36), alias “Cabelho”, y su concubina Marcia (22), quienes no supieron justificar la tenencia de dichos elementos.

Precios bajos
Parte de las piezas de las motos se comercializa en el exterior, donde los malvivientes conseguirían mejores precios. Y otra parte volvería a talleres de Iguazú en forma de repuestos, siempre económicos para quienes necesitan una reparación.
“Este tipo de operativos frena el accionar de los ladrones, pero apenas por un tiempo. Se trata de una maquinaria delictiva persistente y lo que complejiza aún más la cuestión es la cercanía de Iguazú con otros dos países. Las fronteras son una tentación para las mafias”, indicaron las fuentes.
Si hasta ahora el robo de motos no se aplacó del todo es porque hay un mercado ávido de piezas baratas. También a este eslabón de la cadena apunta la Justicia, porque siempre que haya clientes los delincuentes continuarán abasteciendo.
Si bien no trascendió el registro que maneja la Policía provincial, robarían al menos una o dos motos por semana (en el mejor de los casos) en la localidad de las cataratas.
Las fuentes indicaron que también se está pidiendo la colaboración de la población para que aporte datos, porque el silencio o la indiferencia juegan a favor de los criminales. El pedido apunta primordialmente a quienes buscan repuestos baratos y caen en las redes de los reducidores.

Controles

DSC00691

De acuerdo con la fuerza de seguridad provincial, durante el último operativo también se llevaron adelante controles de tránsito, en los que “se labraron 73 actas y se secuestraron 62 motocicletas, 1 cuatriciclo, 3 automóviles por graves infracciones a la Ley nacional de tránsito y se retuvieron 52 licencias de conducir. Las recorridas de prevención también se hicieron en caminos de difícil acceso de barrios periféricos, contándose para dicha tarea con equinos de la División Policía Montada».
Personal de la División Verificación de automotores realizó los controles correspondientes de números de chasis y motor de cada uno de los rodados incautados, para determinar su procedencia.



Quizás tambien le interese...