Masacre de Panambí: liberaron al hombre demorado el sábado y quieren que la orden de captura de Alegre se extienda a todo el país

Los imputados Pablo Paz y Juan Godoy fueron llevados nuevamente ante la jueza Kunzmann. No trascendió detalles del trámite de indagatoria. No obstante, se supo que la coartada de ambos es decir que la noche del brutal asalto estaban en San Javier y que hay testigos que los vieron. El hijo de Carlos Knack aseguró que el ex prefecturiano le compraba madera a su padre y que la relación comercial se cortó cuando Paz quiso ponerse “meloso” con la esposa del maderero.

IMG-20140601-WA006

El hombre que fue demorado el sábado en San Javier y que algunas versiones periodísticas ubicaban como el “tercer integrante” de la presunta banda que habría masacrado a la familia de Panambí fue liberado el mismo día, luego de que le tomaran declaración y registraran sus huellas dactilares. De todos modos, seguirá bajo la lupa de los investigadores. De esta manera, formalmente solo hay dos sospechosos detenidos por el crimen de Carlos Knack (43), su esposa Graciela (42) y la hija del matrimonio, Bianca (12).
Los imputados Pablo Julio Paz (51) y Juan Ramón Godoy (44) nuevamente fueron llevados ante la jueza Alba Kunzmann de Gauchat en el transcurso de este lunes. Fue para prestar declaración. No trascendieron detalles del trámite, habida cuenta del hermetismo con el que se mueven los funcionarios del Juzgado de Instrucción Uno. De todos modos, fuentes cercanas al caso indicaron que la coartada de ambos es la siguiente: afirmar que el domingo en que asaltaron y le prendieron fuego a cuatro integrantes de la mencionada familia en la casa del kilómetro 7 de la ruta provincial 5, no estaban en Panambí, sino en San Javier y que tienen testigos que así lo corroboran.
Otra novedad que trascendió es que la Policía le solicitó a la magistrada interviniente que le pida a todas las fuerzas de seguridad del país la captura del chapista paraguayo Marcial Alegre (45), sindicado como socio de Paz y Godoy supuestamente en la ejecución de distintos ilícitos.
El sábado hubo una serie de allanamientos en San Javier para dar con el mecánico. Ninguno tuvo éxito. No obstante, se cree que el hombre va y viene al Brasil de manera clandestina.
Por otra parte, se espera la declaración en sede judicial de

“Ellos lo conocían”
Carlos “Nano” Knack (20), el hijo del maderero asesinado, quien en una entrevista con Radio República de Posadas reveló que su papá solía venderle madera al ex prefecturiano Paz. Es más, hasta mencionó que la relación comercial se cortó, cuando Paz se quiso poner “meloso” con la esposa del empresario.
“Esa persona venía siempre a casa y compraba, siempre poco, porque se ve que venía a ver cómo era la vivienda”, contó el joven.
Añadió que también su hermano Cristian (25), quien se encuentra internado en estado crítico en el hospital Madariaga de Posadas, conoce a este sospechoso.
En cuanto al ex prefecturiano, detenido en San Javier al igual que los otros dos sospechosos que tiene la causa, dijo: “Era bastante meloso, él se acercaba a mi mamá. Como mi papá era muy celoso tuvo una discusión con mi madre. Después le dijo a este hombre que no viniera más porque no tenía más madera. Y hacía un tiempo que no aparecía”.
“No sabía su intención, pero ahora pienso que era para conocer bien la casa”, añadió. Aseguró que su madre nunca le dio cabida para nada, pero su padre le pidió al ex prefecturiano que no viniera más porque no le gustaba la actitud de él.
“Mi mamá era muy trabajadora, le ayudaba a mi papá. No había trabajo que no hiciera”. destacó.
Hablando de Paz apuntó: “Seguramente mi papá lo reconoció. Mi padre era una persona muy nerviosa y seguramente no iba aguantar que le estén prendiendo fuego a mi hermanita. Si es esta persona, tanto mi papá, como mi mamá y mi hermana lo conocían. Y bueno, tuvieron que cometer la masacre. Si lo dejaban vivo, mi padre no iba dejar las cosas así, hubiera ido tras ellos. Bianca era una personita que no hizo mal a nadie. Esa gente no tiene corazón. Ellos querían hacer sufrir a mi papá. Ellos también seguro tienen hijos y mujer, tienen que pensar en su familia. Si le hacen algo a su familia que no reclamen. Es algo que no hay explicación”.
Respecto a cómo dieron con los delincuentes, confirmó que fue a través de un llamado. “Agradezco infinitamente a esa persona y pido a todo aquel que tenga información que la aporte. Estoy traumado, pero Dios me va a cuidar y me va a sacar a esas personas malas del camino. Pido que Dios salud para mi hermano. Estamos esperando el milagro, si Dios quiere, él va a vivir”, afirmó.
Sobre Cristian, Carlos comentó que su vida sigue en riesgo y agradeció a la Policía y al Gobierno provincial “la enorme ayuda que está dando a mi familia”.
“Desde los 7 años no estudiaba más, mi trabajo era más en el monte, con los pinos. El que más tenía conocimiento de las personas que iban al aserradero era Cristian. Todavía no sé cómo voy a seguir, primero mi hermano tiene que recuperarse. Queda claro que las cosas materiales están por último, pero seguramente seguiré trabajando, pero tengo que ver la recuperación de mi hermano”, sostuvo.
Respecto al prófugo (el chapista paraguayo Marcial Alegre), dijo que por nombre no lo conoce, “pero tal vez si lo veo lo reconozca”.
Además de su padre Carlos, el joven perdió a su madre Graciela (42) y a su hermana Bianca (12), a los tres les prendieron fuego vivos. “Estoy orgulloso de mis padres y de mi hermanita que falleció. Pienso en los lindos momentos y tengo una alegría que están en el cielo, felices y no escuchando pavadas en el pueblo. Mis padres eran gente honesta, si la Justicia averigua no encontrará nada sucio. La gente habla porque en unos años crecimos bastante en galpones, decían que estábamos metido en una mafia, en drogas. Pero estoy seguro de que no es así, es todo producto del trabajo. Muchos ven de afuera, pero no ven el esfuerzo y el trabajo que toda la familia hacía”, remarcó.
“Yo estaba haciendo mi casa para casarme, pero ahora voy a esperar para ver cómo sigue mi hermano”, adelantó.
En relación al dinero que había traído su hermano y que se llevaron los ladrones que atacaron a la familia el pasado 25 de mayo, dijo: “No se comentó a nadie, pero hay algo que ellos descubrieron, pueden haber rastreado por el celular que él traía la plata. Antes de llegar el se comunicó con mi mamá y le dijo que traía la dinero”.
El propio gobernador Maurice Closs contó que se entrevistó con Nano y que éste le confirmó que Pablo Paz había sido cliente de su padre.
El primer mandatario provincial también añadió un dato a tener en cuenta: hacía dos semanas que los Knack habían sacado chequeras para mover sumas importantes de dinero.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE