“La metafísica no es una secta, es una enseñanza espiritual para que el ser humano viva feliz”

Los metafísicos Fernando Candiotto, Liliana Caputo y Darío Lugo.

Los metafísicos Fernando Candiotto, Liliana Caputo y Darío Lugo.

Fernando Candiotto precisó el significado de la metafísica. Por definición dijo que es el estudio de todo lo que va más allá de lo físico, lo que no se puede ver ni tocar, como los pensamientos y sentimientos, el amor mismo, “del cual vemos sus manifestaciones, pero el sentimiento en sí si bien podemos percibir no lo podemos ver, y todo lo que entra en el campo del estudio espiritual, el alma, el espíritu y los principios universales, como el poder de la mente  y el sentimiento. La mente y el sentimiento es un poder es una energía creadora, todo lo que existe físicamente y el ser humano ha construido lo ha hecho primero pensando e imaginando y luego se ha puesto en acción y físicamente lo ha construído”.

No es una secta

Por su parte, la facilitadora Liliana Caputo aclaró que metafísica no es una secta, porque una secta es algo que se separa de los demás y la enseñanza espiritual lo que hace es unir, dar una información para que el ser humano viva plenamente bien consigo mismo, expresando sus cualidades divinas y que pueda vivir con el resto de la humanidad de manera feliz y armoniosa.

Todos pueden estudiar metafísica, dijeron en la entrevista en radio Libertad,  que de hecho en las actividades de la metafísica hay gente de distintas religiones, católicos, protestantes, judíos, budistas e incluso quienes no tienen alguna religión en particular.

 

Para eliminar el sufrimiento

Candiotto siguió explicando que la metafísica es una enseñanza espiritual que tiene como objetivo ayudarle al ser humano a tener los conocimientos básicos necesarios para eliminar las causas del sufrimiento y ser feliz. “A veces no sabemos cómo porque vivimos generándonos problemas a nosotros mismos por ignorancia, por ejemplo el principio universal de causa y efecto enseña que todo lo que hacemos a los demás la vida en algún momento nos devuelve”, agregó.

 

Es lo que en oriente -dijo- se conoce como la ley de Karma o lo que en la Biblia es mencionado en frases como cosecharás lo que siembres, o el que a espada mata a espada muere, o también como dice el Padre Nuestro perdona a nuestras deudas así como perdonamos a nuestros deudores, “que quiere decir, en la medida que perdonamos podemos recibir perdón, pero si nosotros estamos generando odio, crítica o envidia no podemos es para recibir otra cosa diferente a lo que estamos generando”, añadió el metafísico.

 

 El poder del amor

Candiotto habló del concepto amor, dijo que se puede ampliar el término sin excluir el amor de pareja y filial. “Todo lo que nos acerca a los seres humanos como la comunicación, el relacionarnos la tolerancia es un aspecto y la manifestación del amor, todo lo que nos separa, nos divide y nos incomunica con los demás es falta de amor y tenemos que aprender a concienciarlo y aprender a trascender”.

Reiteró que en la charla se va a hacer un trabajo de concienciar la falta de amor en nuestras vidas como el odio, celos, envidia, ingratitud, intolerancia y todo lo que no separa de los demás

El amor tiene dos aspectos, observó Candiotto. Explicó que el primero es la inofensividad, “a medida que vamos volviéndonos inofensivos estamos trabajando un aspecto del amor que es no hacerle daño a nadie, no solo con agresiones sino cuando hablamos mal de otra persona, cuando somos crueles con la palabra”.

 

Manifestó que también los pensamientos y sentimientos negativos hacen daño, “aunque no lo veamos el pensamiento es un poder, si es positivo fortalece las cualidades o lo bueno de una persona y cuando es negativo, de crítica tiene a fortalecer o a magnificar los defectos o las debilidades de las personas”.

 

Luego habló del amor en su “aspecto positivo, que es procurar de hacerle el bien a los demás, a veces también somos egoístas porque cuando hacemos algo por lo demás y estamos esperando una retribución, hay que plantearse si eso es verdadero amor o si es un comercio de sentimiento, te doy en la medida que me correspondas y en lo que espero que me des, esto genera mucho gran parte de los conflictos que tenemos en nuestras relaciones humanas con las demás personas”.

.

Liliana a su vez amplió el concepto diciendo que “cuando hay amor hay entusiasmo, voluntad, ganas de ayudar al otro, también hay sabiduría, porque si no se tiene el conocimiento para hacer algo, se trata de aprender para expresar ese amor, se va convirtiendo en una cualidad múltiple que hace desenvolver un montón de cosas y evolucionar al ser humano en  todo”.

 

El amor es una energía

El director de la Escuela de Metafísica de Buenos Aires también definió al amor como “una energía que también se transmite físicamente, de hecho en una pareja hay un abrazo, beso y caricia y a veces no le llegamos a darle el valor y la importancia que tiene, los niños por ejemplo son naturalmente afectivos, se abrazan, se dan besos y caricias, pero a medida que vamos creciendo, por una mala educación diría, vamos imponiendo a nuestros hijos trabas para expresar el amor y el afecto”.

 Los hombres “sufrimos más socialmente eso, porque en las mujeres no está mal visto”, aclaró.

Puso como ejemplo dos amigas adolescentes que van de la mano, se abrazan, se dan un beso, pareciera normal, en cambio “entre los hombres, hay sociedades más conservadoras donde expresar el amor de una manera física con un abrazo, caricia o beso está mal visto”.

 

“Nos falta el contacto físico”

Luego habló de la falta de amor. El adolescente o adulto a vecesi tiene una pareja que lo bese y abrace. Pero cuando se llega a una edad “y nadie nos abraza y besa, esa falta de amor se expresa en el cuerpo y terminamos yendo al masajista y de allí salimos diciendo qué bien nos hizo, pero que es lo que nos estaba haciendo falta, más allá de la terapia del profesional lo que nos estaba haciendo falta es el contacto físico”.

 

No quiso hablar del Ravi Shankar, “cuya actividad no conozco”,  porque desde la metafísica por filosofía no se critica, pero aclaró que “nosotros no cobramos porque nuestros maestros de metafísica no han cobrado por las clases de dan, y cuando yo comunico la enseñanza espiritual no se cobra”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE