En cinco años la repitencia se redujo cerca del 50 por ciento

En 2007 en Misiones la repitencia era del 23 por ciento, en tanto hoy esa cifra se redujo al 12 por ciento. En el debate sobre la eliminación de la repitencia en primer grado explican las medidas que se tomaron desde el Estado provincial para erradicar el flagelo que termina en abandono escolar. 

La decisión del Consejo Federal de Educación que elimina la repitencia del primer grado es considerada por especialistas en educación y funcionarios provinciales,  como una medida más del Estado en la lucha contra la deserción escolar. En Misiones desde el 2007 a la fecha la repitencia en primer grado se redujo del 23 al 12 por ciento. En todo el sistema educativo provincial el mismo flagelo afecta al 7 por ciento de la población estudiantil estimada en 360 mil educandos, superando la media nacional que es del 5 por ciento. Aseguran que respetar los tiempos de los pequeños de seis años evitando que repitan y así someterlos a procesos de estigmatización que deriva en deserción escolar es una medida de vanguardia avalada por pedagogos y especialistas de todo el mundo.

Alberto Galarza, coordinador de Planeamiento Educativo de Misiones participó del programa Debate Sobre el Futuro que se emite los miércoles por Canal 5 de Cablevisión y sostuvo que sacar la repitencia de primer grado es una medida político-educativa para destacar. Explicó que hacer repetir a un chico de primer grado es ponerle un sello de “a este no le da la cabeza, este no puede, este es un repitente”.

“Hay otros factores asociados importantes en esta etapa y  uno de ellos es la familia. Aquel chico que no estudia necesita el acompañamiento de la familia, que es el segundo factor asociado más grave para el fracaso escolar.

Y el tercer factor asociado que tiene fuerte incidencia en el fracaso escolar es el ambiente escolar. Si el chico no tiene una maestra que se ocupe, tiene fuerte incidencia de fracaso”, argumentó Galarza.

En esa misma línea contó que cuando se inicia el proceso de la Renovación en Misiones existía un 23% de repitencia en primer grado se llegó a tener 66% de sobre-edad. Hoy la repitencia en Misiones es del 7,4%, superando la media nacional que es del 5,2%, pero el primer grado sigue siendo alto con un 12%. “Si nosotros midiéramos la matrícula del 2011, alrededor de 3600 chicos repitieron en la provincia solo en las escuelas de gestión pública”, agregó.

“El Estado no va a abandonar a ese chico sino que se compromete con su trayectoria. Son muchos los estudios que dan evidencias científicas de que el chico que repite tiende rápidamente al abandono porque transitar nuevamente el mismo trayecto que ya se transitó no genera mayores aprendizajes, al contrario, se retrocede”, dijo y añadido que el nuevo sistema va a favorecer a las acciones para mejorar la calidad del aprendizaje.

 

Gran desafío


María Luisa Glum, directora de Enseñanza primaria de Misiones sostuvo que la nueva modalidad es un desafío para la educación primaria.

“Este cambio conlleva un trabajo interno muy profundo que hay que hacerlo en muy poco tiempo. Hablar de una transformación de un diseño jurisdiccional de una planificación con contenidos secuenciados teniendo en cuenta primero y segundo grado como una unidad pedagógica, con un asesoramiento y una capacitación al supervisor -que es un asistente territorial que está continuamente con las escuelas-, al personal directivo y por sobre todo a los docentes que están en primero y segundo grado”, explicó.

A ello sumó el hecho de que el tránsito de los chicos de la escuela primaria es una responsabilidad del equipo docente y obviamente del gobierno educativo en cuanto a capacitación y acompañamiento.

“ Nuestra gurisada tarda entre 16 y 18 meses en adquirir toda la estructura pedagógica de lectura y escritura hablando generalizadamente, aunque hay chicos que lo hacen mucho más rápido debido a todas las influencias y motivaciones que hayan podido tener desde su casa, su entorno familiar y las amistades. Pero tenemos que pensar en todos y hay chicos que por ahí tienen ingresos tardíos, que no han hecho el nivel inicial”, argumentó.

Entre ellos también figuran los que viven en zona de frontera y están influenciados por otras lenguas o quienes retrasan su ingreso al sistema escolar porque esperan a sus hermanitos menores a los efectos de ir todos juntos a la escuela que queda lejos de su casa.

“Cada uno tiene  sus tiempos y es la escuela la que tiene que armar dispositivos pedagógicos exclusivos para llegar en un tiempo determinado a nivelar al grupo. No todos podemos aprender hasta 100 en primer grado, algunos podemos aprender hasta 80. En segundo y tercero van a haber evaluaciones. El cambio no es muy drástico. No es que nosotros bajamos el nivel de aprendizaje y que esto va a llevar a que los chicos aprendan menos, al contrario, sino poner más énfasis sin descuidar a aquel que aprende bien, que va rápido que tiene estímulos, no bajarle tampoco el nivel de aprendizaje de ese chico, pero el docente que está en su grado sabe que lleva un determinado tiempo pero se termina nivelando”, dijo. 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE