Ecología denunció campaña sucia contra la reserva Yabotí

El subsecretario de Ecología, Walter Cattáneo, aseguró que la mayoría de los que habitan la reserva tienen algún derecho para estar allí. “Pero hay empresas que quieren desalojarlos para hacer negocios”, indicó. El subsecretario de Ecología de la Provincia, Walter Cattáneo, consideró que las denuncias por un supuesto avance de la intrusión en la Reserva Yabotí, que fueron difundidas por varios medios en los últimos días, responde a “una campaña para ensuciar a esta área protegida”. Estimó además que esta operación difamatoria responde al interés de algunas empresas que pretenden desalojar a los habitantes del área para concretar negocios inmobiliarios y explotar con mayor libertad los recursos naturales allí presentes.

El funcionario indicó que la mayor parte de las personas que habitan la reserva están allí hace varias décadas y por lo tanto les asiste el derecho de permanecer en esos terrenos.

Recordó además que la colonia Pepirí, donde se denunció la mayor cantidad de supuestos casos de intrusión, está formada por ex empleados de las empresas propietarias de esas tierras.

“La colonia empezó a trabajar con la empresa Harriet hace más de 40 años, en el 77 la empresa se retiró abandonando a sus trabajadores, quienes se instalaron a la vera del río Uruguay. Después de más de 25 años de ausencia en la zona, la firma volvió pretendiendo explotar los terrenos y considera intrusos a los trabajadores que dejó abandonados, porque su presencia les incomoda”, relató Cattáneo.

“No se puede tratar a esta gente como delincuentes”, remató el funcionario.

En contraposición a la línea de acción que habría adoptado la empresa Harriet, Diego Ciarmelo, coordinador del Área de Manejo Integral de la Reserva Yabotí, destacó que la firma Moconá -la otra propietaria de tierras en el área de la colonia Pepirí- ha comenzado con un proceso de donación condicional de tierras, “es decir que la empresa ha reconocido el derecho de las personas que viven en la colonia, siempre y cuando no avancen sobre nuevos terrenos”.

Intereses particulares

Además del caso particular de las denuncias por supuesta intrusión en Yabotí, el subsecretario de Ecología destacó que hay otras acciones que buscan el mismo objetivo de desprestigiar las acciones del Estado en defensa del medio ambiente. “Generalmente se denuncian verdades a medias, por ejemplo problemas deforestación o de caza ilegal que existen, pero se dice que esta problemática viene en aumento cuando en realidad nunca se la ha combatido tanto como ahora”.

El funcionario consideró que estas denuncias están respaldadas por quienes no les conviene que el Estado controle. “A muchos empresarios no les gusta que pongamos reglas para que la explotación tenga sustentabilidad ecológica, prefieren continuar con el modelo de depredación porque les brinda ganancias más abultadas”, opinó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE