Involucrados en la megaestafa se niegan a prestar declaración

La investigación por la extracción de más de 200 mil pesos del Banco Nación mediante órdenes de pago “truchas” podría caer. [su_note note_color=”#cdcdcd”] Para sorpresa del fiscal de la investigación, los ex funcionarios no dijeron absolutamente nada.[/su_note][su_note note_color=”#cdcdcd”]La justicia Federal no puede cerrar el círculo de la extracción de más de 200 mil pesos del Banco Nación.[/su_note]Ex funcionarios del Civil y Comercial N° 1 se negaron a prestar declaración en la justicia Federal en el marco de la investigación por la extracción de más de 200 mil pesos del Banco Nación mediante órdenes de pago “truchas”. Parte de la investigación de la causa conocida como la megaestafa a las cuentas bajo custodia judicial corre riesgo de caerse.

El fiscal Federal, Juan Carlos Tesoriero, había solicitado que concurran a prestar declaración indagatoria la ex secretaria del Civil y Comercial Nº 1, Miriam Elizabeth Saidman; a la ex jefa de despacho del mismo juzgado, Nora Castelli, y ex empleado, Alan López, todos procesados por la justicia provincial después de la investigación que realizó el juez de Instrucción N° 2, José Luis Rey.

Para sorpresa del fiscal que está a cargo de la investigación, los ex funcionarios no dijeron absolutamente nada. Saidman se abstuvo de prestar declaración, Castelli no se presentó y sus abogados adujeron que no podía declarar porque se encuentra internada en una clínica privada por su avanzado estado de stress, y López tampoco pudo presentarse por problemas médicos y, ante la duda, su defensa presentó una eximición de prisión.

La fiscalía prefirió no pedir la indagatoria de la ex jueza del Civil Nº 1, Graciela Salvado de Sotelo; quien se encuentra procesada por organizadora de la asociación ilícita, no será citada por la justicia Federal.

La amnesia de Fernández

El ex abogado del Banco Macro, Guillermo Abdón Fernández, quien se encuentra detenido y procesado por la justicia provincial por haber sido uno de los organizadores de la asociación ilícita, fue el único de los involucrados en la causa que prestó declaración.

Fernández no sólo aseguró no saber nada sobre el dinero que se extrajo de las cuantas del Banco Nación, sino que -además- negó haber hablado sobre la investigación que lleva adelante la justicia Federal en una nota que ofreció a Misiones On Line en el penal de Loreto.

“En el Banco Nación se sacó más dinero del que se está investigando. Evidentemente, alguien de la Justicia Federal no tiene interés de investigar”, había señalado Fernández a este diario. Pero después de una repentina amnesia lo olvidó.

Incluso el ex socio de la abogada Paula Espinosa, había advertido durante la entrevista que “sin la complicidad de algún integrante del Banco Nación y de la justicia Federal, hubiera sido imposible sacar por ejemplo 65.000 dólares sin que nadie se dé cuenta”.

No es la primera vez que Fenandéz decide cambiar las declaraciones que da, observó uno de los investigadores del juzgado a cargo del juez Rey.

El secreto de López

López es sin dudas el ex funcionario del Civil 1 más complicado en la investigación que lleva adelante la justicia Federal. El sospechado habría sido el nexo entre hombres del Nación y los integrantes de la asociación ilícita.

Fue la abogada, Paula Espinoza, detenida y procesada por la justicia provincial por participar como organizadora de la megaestafa, quien durante su declaración testimonial ante la justicia Federal reveló que López sería la conexión que permitió a la banda obtener un listado de depósitos que habría sido entregado por un empleado del Banco Nación.

López formaba parte del plantel de empleados judiciales que estaba bajo las órdenes directas de Salvado de Sotelo. Fue el juez Rey quien procesó al sospechoso por “ocultamiento y sustracción de documentación”, entre otros puntos.

La investigación sigue sin avanzar

Hasta el momento, la justicia Federal no tiene en la mira a nadie de la entidad bancaria. Y por lo tanto, los investigadores, no pueden cerrar el círculo de la extracción de más de 200 mil pesos del Banco Nación.

A pesar que la justicia Federal cuenta con un informe del propio Banco Central y con la información que aportó en su momento el juez Rey, aún no hay responsables, imputados, detenidos, ni nada que se le parezca.
Fuentes allegadas a la investigación, explicaron que la información que había aportado el juez Rey no fue del todo contundente.

La hipótesis que manejarían los investigadores es que algún miembro del Departamento Jurídico del banco habría sido la persona que dejó filtrar la información de los plazos fijos. Ya que “son los únicos que ordenan las transferencias de oficios judiciales”. Sin embargo aún no hay nombres.

Desde otra línea de la investigación se cree que la información salió de un empleado del sector informático del banco. Esta persona tendría “cierta amistad” con el principal sospechoso de haber hecho el contacto entre la banda de la megaestafa y el Nación para obtener la información.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE