La Reserva Ecológica como una nueva opción en Misiones

Cuenta con más de 100 animales de quince especies. Algunos fueron rescatados del cautiverio, otros están en rehabilitación. Algunos serán liberados.

diez minutos de viaje desde Posadas sobre la Ruta Nacional 12, camino a Candelaria, se encuentra un espacio donde la naturaleza se combina con la cotidianeidad urbana y que poco a poco fue convirtiéndose en el atractivo preferido de los lugareños. Se trata de la Reserva Ecológica “El Puma”, que comenzó a funcionar en 2000 con el apoyo del Ministerio de Ecología y Recursos No Renovables, en tanto abrió sus puertas al público dos años después.
“El Puma” es una de las dos reservas que existen actualmente en la provincia y significa para la localidad que cuenta con once mil habitantes, una de las atracciones más importantes, dado que en temporadas turísticas hace que el movimiento se refleje positivamente en la economía de la ciudad.
“Si bien la cifra de visitas no se condice con las Cataratas, quiero destacar que para un pueblo pequeño como Candelaria la cantidad de turistas que están visitando la reserva significa un éxito”, manifestó Jorge, un vecino del pueblo.
En la actualidad, se registran alrededor de 30 visitas diarias en el centro ecológico que tiene quince especies. Y durante la Semana Santa, la concurrencia se triplicó respecto al año pasado. De 200 turistas pasó a recibir 500 entre el jueves y el domingo último.

Centro ecológico
Este centro ecológico tiene como función principal el cuidado y rehabilitación de animales que por diferentes motivos están impedidos de sobrevivir por sí solos en el medio natural. Además de la preservación de especies que están en peligro de extinción como tucanes, monos, yaguaretés, zorros, yacarés, venados y aves autóctonas de la región.
El parque, de más de 25 hectáreas, cuenta con instalaciones especiales destinadas a cubrir las necesidades de cada una de las especies. Hasta la fecha, se liberaron más de 50 animales en selvas naturales luego de finalizados los tratamientos de curación y rehabilitación. El lugar elegido para devolverlos al hábitat natural fue la Biósfera de Yabotí.
El proyecto a futuro es ampliar la infraestructura, especialmente para los animales que no podrán ser devueltos al medio natural, como algunos monos y los yaguaretés.
En el caso de los monos, se prevé realizar excavaciones y crear una isla artificial que los contenga, en tanto que los yaguaretés tendrían jaulas más grandes que les permitan realizar mayor actividad física.

Orígenes de las especies
Los nueve tucanes de la reserva y más de quince monos autóctonos fueron traídos de la provincia de Córdoba, donde vivían en cautiverio en manos de personas que se dedicaban a la comercialización de animales. Fueron descubiertos por efectivos de Medio Ambiente de esa provincia y devueltos a su región de origen.
Los yaguaretés fueron traídos de Andresito y de Montecarlo respectivamente. El macho es de origen salvaje y fue capturado cuando lo iban a sacrificar, porque atacaba el ganado de los vecinos. En tanto que la hembra vivía en cautiverio, y fue donada a la reserva por su dueño, en pos de que reciba cuidados más específicos que aseguren su preservación.
La reserva está abierta al público de lunes a viernes de 9 a 17, mientras que los fines de semana extiende sus horarios de atención.
Ofrece visitas guiadas cada 45 minutos. La entrada tiene un costo de 3 pesos para los adultos. Para mayores informes comunicarse a Guaraní Turismo o a los teléfonos 433308 o 426292.


Semana Santa


Tras dos años de existencia, durante Semana Santa, la reserva ecológica ubicada en Candelaria marcó el récord de visitas: pasó de recibir 200 turistas a recibir 500.
El 30 por ciento de turistas que llegaron a “El Puma” eran extranjeros, la mayoría chilena, europea, brasileña y americana; mientras que el 60 por ciento restante eran habitantes de la provincia como de otras jurisdicciones argentinas.
“Muchos extranjeros vienen a estudiar y conocer nuestra selva y la vida que hay en ella, mientras que los argentinos orientan más su paseo hacia la recreación”, comentó un guardaparque.

Una segunda opción para apreciar la diversidad animal, es la reserva privada “Curindy”, que cuenta con un lote de 91 hectáreas y se encuentra ubicada en el departamento de General San Martín, Garuhapé.
Este ámbito natural cuenta con más de 147 variedades de aves y numerosos animales que se hallan en peligro de extinción.




Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE