Nalbandian eliminó a Acasuso y hoy se medirá con Gaudio por el título

El cordobés venció anoche en el Buenos Aires Lawn Tennis Club al misionero José Acasuso y se medirá hoy con el Gato Gaudio a las 19. El cordobés David Nalbandian definirá hoy el título de la Copa Argentina de tenis con el bonaerense Gastón Gaudio, luego de derrotar anoche en dos sets (6-2 y 7-6) al misionero José Acasuso, en una de las semifinales del campeonato que se desarrolla en instalaciones del Buenos Aires Lawn Tennis Club del barrio de Palermo.De esta manera, el número 9 del mundo se medirá desde las 19.30 con el ubicado en el escalón siguiente en el ranking ATP, después de que el Gato le ganara previamente a Agustín Calleri, en tres sets.Nalbandian, a pesar de la escasa preparación que tuvo para este certamen (durante el fin de semana pasado falleció su padre Nolberto y estuvo dedicado a contener el dolor de sus familiares) dominó ampliamente el primer segmento del partido ante Acasuso (66), para terminar ganándolo por 6-2.Durante ese tramo inicial de partido, el cordobés tuvo las riendas, a partir de sus golpes angulados desde el fondo de la cancha, los que le permitieron mover de un lado para otro a un cansado Acasuso.El misionero buscó mantenerse en partido a puro saque (logró siete ´aces´ en ese set inicial), pero sucumbió ante el poderío del natural de Unquillo.En el segundo segmento, el juego se tornó más parejo, sobre todo porque Nalbandian aflojó el ritmo y ya no se mostró tan preciso.Además, el misionero siguió sosteniendo su empuje, en base a su saque y consiguió nueve aces.Entonces llegaron al tie break y allí el cordobés estuvo más fino, ganó el tramo definitorio por 7-5 y se quedó con el triunfo, después de 70 minutos de lucha.Un párrafo aparte merece la presencia de Diego Maradona en el Lawn Tennis. Como siempre, el ´Diez´ monopolizó la atención de los 5 mil concurrentes y una muestra de ello ocurrió, mientras promediaba el segundo set.Una pelota larga de Acasuso fue a parar, casualmente, a manos del astro y desde un sector de la cancha se escuchó la humorada: “Está en manos de Dios, del mejor”. El resto de la gente respondió con una ovación y el juego tuvo que interrumpirse por casi un minuto.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE