Certificación forestal de bosques nativos, una materia pendiente en Misiones

El coordinador del Programa de Certificación Forestal de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Pablo Yapura, analizó la problemática ambiental que enfrenta Misiones ante el deterioro de la Selva Paranaense, la falta de implementación de la Ley de Corredor Verde, y, por otra parte, el desafío de avanzar en la certificación para el manejo sustentable de los bosques nativos, que «son temas vitales en la provincia y están congelados. Desde la Fundación queremos convocar a la discusión sobre los estándares de manejo de plantaciones, y esperamos avanzar en 2005 en esta materia», apuntó el especialista. Desde agosto de 2003, el ingeniero forestal Pablo Yapura coordina el Programa de Certificación de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) y todas las actividades del grupo de trabajo de la iniciativa nacional del sello verde del FSC (Forest Stewardship Council), una certificadora internacional actualmente abocada al desarrollo de estándares para el manejo forestal de plantaciones en el país.La FVS es la representante del Proyecto de Certificación de Bosques Nativos de FSC en Argentina y la misión es armar grupos de trabajos donde participen organizaciones económicas, sociales y gubernamentales interesadas en el manejo forestal. “Básicamente la agenda de la FSC debe ser la estandarización o normalización del manejo forestal en Argentina. El grupo de trabajo decidió empezar la discusión en Misiones por las plantaciones de bosque implantados, pero ahora es necesario empezar a discutir los estándares de manejo forestal para el manejo de los bosques nativos de la provincia”, explicó el especialista.Yapura recordó que existió un intento de avanzar en el tema en el año 2002, “pero hubieron serios conflictos entre todas las organizaciones participantes y el proceso esta en la actualidad “congelado” en Misiones. Desde la Fundación estamos viendo como se puede superar esta situación e iniciar un proceso de discusión en forma simultáneamente tanto sobre los estándares de manejo de plantaciones como de estándares para el bosque nativo”, adelantó.subtitulo/Uso responsable de los recursos/subtituloEl desafío de la organización ambientalista es lograr instrumentar un sistema que permita que “los bosques que se usen para producir, sean manejados en forma responsable. Respetando el medio ambiente y, además, contemplando beneficios sociales en el lugar donde se trabaja. Se trata de un uso responsable del recurso. Las operaciones forestales certificadas ayudan a la conservación, porque se exige al propietario que un porcentaje de su patrimonio forestal no se destine a la explotación sino a la conservación. Pero aún ese porcentaje que se destine a la explotación, deberán hacerlo de manera responsable con el medio ambiente y la sociedad. Nosotros no promovemos el no uso, sino que exigimos que se cumplan con ciertos estándares de manejo que son bastantes estrictos”, subrayó.subtitulo/Desafíos ambientales/subtituloPara la FVS, la provincia de Misiones es uno de los pocos lugares del país que, debido a una serie de problemas, requiere una presencia activa de la organización, situación que motivó a instalar una oficina en Puerto Iguazú. “La certificación forestal, la instrumentación de la Ley del Corredor Verde, el conservación de la Reserva de Biosfera Yabotí y la riqueza (lo que queda) de la Selva Paranaense son los desafíos que deberá atender la política ambiental provincial”, dijo Yapura.Este año la ONG presentó un informe alertando sobre el deterioro del Bosque Atlántico, que incluye la Selva Paranense misionera. Su distribución abarca desde el Nordeste de Brasil, hasta el estado de Río Grande do Sul en el Sur, entra en Argentina por la provincia de Misiones, donde ocupa gran parte de su superficie, e incluye una buena parte del Paraguay oriental. Así, los ambientalistas ofrecieron un diagnostico sobre el estado conservación y las amenazas para la biodiversidad de la selva del Alto Paraná misionero. “Esta selva antiguamente ocupaba una superficie de un millón de kilómetros cuadrados, de los que sólo quedan 58 mil (menos del 6%). Esa pérdida se debe al avance sin control de la frontera agropecuaria y a la sobre-explotación forestal”.Para Yapura, lo importante del documento es que “no solamente es la visión de la Fundación sino que tiene una visión compartida con muchas otras organizaciones que participaron y que compartieron el esfuerzo de desarrollar esta visión, incluyendo a varias agencias del gobierno misionero”, rescató.subtitulo/Incentivos ambientales/subtituloEn ese sentido, agregó que la organización se encuentra trabajando con el gobierno de Misiones en algunas iniciativas en particular, pero en cuanto a la certificación forestal, sólo se avanzó en “algunas” conversaciones. “En principio, el gobierno había establecido que la certificación forestal iba a ser uno de los temas importantes y estuvimos trabajando con el Ministerio de Ecología. Esperamos poder avanzar, pero fundamentalmente lo que tenemos que encontrar son herramientas de incentivo para que los productores forestales de Misiones manejen mejor sus bosques, no para que certifiquen. Una vez que logremos que manejen mejor sus bosques, la certificación va a hacer una consecuencia casi natural si es que lo necesitan para algún mercado que así lo requieran. Lo importante es lograr que los bosques se manejen mejor que lo que se maneja actualmente”, consideró el coordinador.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE