San Pedro: Mujeres autoconvocadas expresaron un manifiesto de adhesión a la lucha histórica feminista y en reclamo de justicia social en el monte misionero

Con una producción artística en el monte misionero, un grupo de 13 jóvenes promueven un espacio denominado Mujeres Autoconvocadas de San Pedro, un municipio localizado al nordeste de la provincia, de extrema pobreza pero rodeado de exuberante belleza natural de la selva misionera.

Por medio de un manifiesto, decidieron dar a conocer su “rebelión” a la opinión pública el miércoles a través de las redes sociales, relacionando su adhesión a la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito a una lucha más profunda donde se expresan por “la necesidad de erradicar la violencia de género, la trata de mujeres, la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, también rechazar a todo tipo de explotación y sometimiento, rechazando el capitalismo, el desmonte y el envenenamiento de las familias con el mal uso de agroquímicos en las chacras”.

Las imágenes de la producción en el monte misionero se viralizaron rápidamente por la originalidad de la protesta. Este grupo de mujeres dio a conocer su manifiesto en el cual señalan que: “nos revelamos ante la explotación desmedida sobre los recursos naturales de la “Madre Tierra”, contra el exterminio de la biodiversidad y contra el sometimiento, la violencia y la dominación sobre los cuerpos de las mujeres”, sintetizan.

En su composición artística, se observa en las fotografías a las mujeres desnudas y lastimadas, en su interpretación, y eligieron un predio forestal con monocultivo de pino, donde buscaron expresar su rechazo al capitalismo, al desmonte, a la expulsión de las familias de colonos de sus tierras, y todo lo “negativo” que para estas mujeres representa el monocultivo.

¿Pero quiénes son este grupo de mujeres autoconvocadas?. Se trata de 13 jóvenes que se unieron en San Pedro para reflejar en su propuesta artística a todas aquellas mujeres que se sientan identificadas con ellas en su manifiesto.

En contacto con Misiones Online, Cecilia, Ayelén, Natay, Valeria y Agustina explicaron que cada una de ellas se dedica en su vida cotidiana a diferentes actividades, algunas son estudiantes de Guardaparques, pero también se dedican a otras disciplinas, desde artistas plásticas, artistas urbanas, arte audiovisuales, yoga, y entre sus diferentes formas y visiones se unieron para hacer oír su voz adhiriendo a la lucha histórica feminista actual y de justicia social.

“Somos mujeres autoconvocadas, y tratamos de unir en este manifiesto todas las luchas desde la visión de la autonomía de la mujer”, señalaron.

“El ser humano es parte de la naturaleza, por ello también incluimos en el mensaje la defensa y el respeto de los recursos naturales, porque su destrucción nos afectará a todos. Las mujeres somos naturaleza y no nos podemos concebir como seres humanos estar fuera de ella. Por ello, cuando se destruye la naturaleza, cuando se destruye la Madre Tierra, es para nosotros una analogía como el patriarcado quiere someter y poseer como objeto también a la mujer”, expresaron sobre su idea.

“La lucha viene desde resistir al Capitalismo, a todo tipo de sometimiento, por eso unimos en este manifiesto el rechazo y el llamado a resistir a todo tipo de explotación. Se eligió un monocultivo de pino como un ejemplo de cómo de la misma forma se pretende “monocultivar” a las mujeres. Muchas de nosotras decidimos iniciar una vida diferente en las chacras de la provincia, y en las zonas rurales de San Pedro vemos muchas desigualdades, vemos la explotación de las mujeres en sus jornadas laborales, niñas sometidas a ser madres desde los 10,11 o 12 años. El maltrato al que están expuestas estas niñas al ingresar a un hospital público son todas realidades que se viven y no se visibilizan, pero esto pasa en el interior de la provincia”, relataron.

Estas mujeres autoconvocadas se reúnen periódicamente en San Pedro para debatir todos estos temas, marcar posición y ante las distintas realidades, buscan también apoyarse unas con otras.

“En esta producción fotográfica trabajamos entre todas, y buscamos que sea una forma de expresarnos de manera amorosa, no atacar a nadie ni generar violencia, solo dar visibilidad a lo que estamos viviendo las mujeres en esta zona”, concluyeron.

 

Textual del manifiesto que se viralizó en redes sociales

Exceso y explotación. Depresión y represión. En estos cuatro pilares se basa tanto la constitución de las clases sociales como la de los grupos sexuales dominantes. Nosotras respondemos: Rebelión.

Exigimos el cese del pacto estructural Capitalismo-Patriarcado, dos sistemas naturalizados que han logrado establecerse, hasta llegar al límite, en función social, económica y biológica, tanto por sobre la Madre Tierra como por sobre las mujeres.

Con nuestros huesos como escudos, y nuestras almas como armas, gritamos “Jaque Mate” a las jugarretas macabras y las subordinaciones de estos agentes aliados, los cuales se nutren y existen a través del exterminio.
Exterminio de biodiversidad. Exterminio de mujeres. Nuestro exterminio.

Pronunciamos:

Basta de deforestación. Basta de monocultivos. Basta de apropiación de nuestras tierras. Basta de apropiación de nuestros cuerpos. Basta de transformar al sujeto en objeto. Objeto de manipulación. Objeto destinado a la sobreproducción. Sobreproducción de involución y subdesarrollo. Dinero extra, olor a muerte.

Exigimos el reencuentro con nuestra soberanía, esa que nos fue arrancada, y aunque no de raíz, sigue siendo a diario sepultada. En cada violación, en cada transgresión de derechos. En cada desmonte.

Exigimos autonomía de nuestros ciclos evolutivos biológicos. Exigimos autonomía de nuestros ciclos evolutivos espirituales.

Nos rehusamos a sus venenos. Nos rehusamos a contaminar nuestros suelos, nuestros organismos y nuestras almas con sus sofisticados paquetes tecnológicos.

Sus denominadas malezas representan nuestras benefactoras medicinas. Aquellos plaguicidas representan el astuto y siniestro manejo racial naturalizado.

Plaguicidios. Femicidios.

Explotación de diversidad. Explotación sexual. Nuestra única libertad esencial la encarnan nuestras semillas. Exigimos semillas libres, para mujeres libres, hacia los pueblos libres.

Robar y patentar nuestras semillas simboliza ultrajar y asesinar nuestras convicciones, decisiones y elecciones. Nuestras vidas.

Hoy nosotras decidimos qué germinar, dónde y cuándo hacerlo. Demandamos emancipación de nuestras tierras.

Demandamos emancipación de nuestros cultivos. Demandamos emancipación de nuestros cuerpos. Basta de restringir nuestras funciones. El trabajo productivo-reproductivo no es nuestra única misión. No soy tu planeta/mercancía. Sos parte de mí y soy parte de vos. No soy tu cuerpo/mercancía.

Soy tu amiga, hermana, madre, hija, abuela, compañera. Soy la que te parió!.
Cuanto más se incrementan tus ganancias, con más intensidad y furia fluyen los ríos de nuestra sangre derramada.

Hoy invitamos a todas aquellas personas que vislumbran algún vestigio de fuego y poder de empatía en sus profundos corazones a compartir este camino. Este manifiesto a desnaturalizar, desarmar y de construir el actual escenario en donde la lujuria del capital hechiza al monstruo patriarcal y la imprudencia los casó. Y así lograr reconstruir el equilibrio natural y la justicia social. En donde nadie tenga un poder sexual superior o una naturaleza sexual inferior. En donde la supremacía legitimada del ser humano por sobre la Madre Tierra tenga un final.

En donde el especismo, antropocentrismo, racismo y machismo sean simples palabras del pasado.

Exigimos cooperación, compromiso y co-evolución.

Mujeres autoconvocadas de San Pedro, Misiones.

 

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE