COIFORM tiene propuestas alternativas para mejorar el sistema de control de madera nativa

La comisión directiva del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (COIFORM) marcó posición sobre la actual situación del sistema de control y fiscalización de Bosques Nativos de la provincia, sobre el cual consideraron debe actualizarse en acciones de prevención para evitar el daño ambiental. “Es en los bosques donde se debería poner el énfasis del control forestal, detener un camión con madera apeada no es un logro, es el fracaso del sistema”, indicaron en la entrevista con ArgentinaForestal.com. 

De esta manera, los Ingenieros Forestales colegiados analizaron la situación del Ministerio de Ecología que decidió intervenir la Dirección de Control Forestal del organismo tras ser detenidos semanas atrás empleados del área, entre ellos el ex director de Control Forestal, Jorge Mario Zapata; y tres inspectores de control y ex integrantes de la Unidad de Fiscalización Ambiental (UFA), Héctor Oscar Wolhein, Claudio Daniel Mieth y Juan Carlos González, quienes están acusados de “cohecho y tenencia ilegal de arma de fuego” por la denuncia de Mario Gazal, un colono de San Vicente, en un operativo del cual participaron la Policía de San Vicente y el Juez Gerardo Casco, que ante la denuncia actuó con celeridad y descubrió la maniobra de los agentes públicos.

 

AF: ¿Cuáles es la situación con la que se encuentran como profesionales para trabajar con la explotación o conservación de los bosques nativos? ¿Qué pasa hoy con los planes de manejo y los controles forestales?

El COIFORM ya advirtió oportunamente sobre la centralización de la tramitación de los planes con la consecuente demora por acumulación de expediente en Posadas. Esas demoras exceden los plazos administrativos legalmente válidos y en algunos casos, constituyen un verdadero abuso de autoridad.

El derecho administrativo no existe para proteger al Poder Público, sino para proteger a los ciudadanos en su relación con el Poder Público. Además, parece no existir la comprensión que esas demoras, son empleos que no crean e impuestos que no se recaudan.

En el proceso de aprobación sobre los planes es una etapa dentro del sistema de control. El otro es su ejecución, o sea su aplicación en los bosques.

Este control, que debería ser de carácter preventivo, requiere de recursos operativos suficientes y de personal técnico con remuneraciones acordes a su nivel de responsabilidad.

Es en los bosques donde se debería poner el énfasis del control. En nuestra opinión, el sistema actual no contribuye a la sostenibilidad de los recursos forestales. Detener cada tanto un camión con madera apeada no es ningún logro de sistema de control. Es su fracaso.

 

AF: ¿Cuáles consideran son en la actualidad las debilidades que presenta el sistema de control de Bosques Nativos?

El sistema de control está basado en normas y procedimientos más de 50 años de antigüedad, que básicamente procuraban evitar el robo de madera fiscal. Hoy el objeto de control debería ser más que madera cortada en una planchada, sobre un camión o en un aserradero. Es un ecosistema que provee bienes y servicios, algunos de ellos (como la protección de las Cuencas Hídricas) críticos para muchas comunidades.

Este sistema tradicional basado en guías, martillos y de personal idóneo no siempre disponible resulta a sus fines, ineficaz, ya que no solo habilita cortar madera legalmente, sino que, sin personal requerido en cantidad y calificación (y ahora deberíamos agregar, honestidad), sin el cierre de la guía o un martillo móvil, podrían ser utilizados para “legalizar” la madera ilegal. Para cuando se detecte la infracción, el daño estará hecho.

Otra debilidad es el control de las industrias, no solo respecto al origen de la materia prima que procesan, sino también al cumplimiento de la Ley de Radicación Industrial, que para el caso de las industrias forestales, la autoridad de aplicación es el Ministerio de Ecología.

El centralismo institucionalizado también constituye una debilidad. Las delegaciones del la Dirección de Bosques del interior carecen de personal técnico suficiente, condiciones edilicias adecuadas y recursos operativos necesarios para alcanzar un desempeño mínimo satisfactorio, o sea, son la contracara de la centralización.  En el interior de la provincia donde se encuentran los recursos naturales, mueren los discursos.

Cambios participativos y voluntad política

AF: ¿Cuáles serían, desde la visión de los profesionales, los principales cambios que se necesitan para mejorar el sistema de gestión y control forestal sobre los Bosques Nativos?

El paso necesario es que exista voluntad política de re-definir el sistema de control, tanto en sus objetivos como sus instrumentos. Y reconocer que es un proceso multipartes que requiere de la participación de los actores sociales, técnicos y económicos vinculados a los bosques nativos. A diferencia de la década del 60, el universo de Control Forestal es más acotado y manejable, tanto por la cantidad de personal a desplegar en el territorio, como por las tecnologías disponibles.

Dentro de este proceso, un punto clave a abordar el ordenamiento normativo forestal actualmente disperso, es de no menos de tres leyes las que deben adecuarse a lo establecido a la Ley General del Ambiente N°  25.675 y la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativo, la cual tiene una aplicación parcial en Misiones.

Se han ignorado los criterios de sustentabilidad previsto en la Ley y las disposiciones del COFEMA (Consejo Federal del Medio Ambiente) para la actualización del Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, lo que ha motivado una presentación del COIFORM ante el Ministerio de Ecología y Autoridades Nacionales.

 

El desafío de las nuevas tecnologías

 AF: ¿Hay nuevas tecnologías para aplicar a la prevención y control forestal, herramientas que podrían aportar a un sistema más eficiente? ¿Tienen alguna propuesta o visión de cómo se podría mejorar la gestión del manejo y explotación de los bosques nativos?

El gran desafío es, sin duda, establecer un sistema de control preventivo y eso requiere una visión centrada en el sistema de gestión forestal, no en uno de sus productos.

Hoy existe la posibilidad de realizar controles cruzados interconectando la base de datos Catastrales, Tributarios, Registrales, de Seguridad Social, etcétera. Hay sistemas de trazabilidad on line que funcionan en escalas de bosques aún mayores que Misiones.

Tenemos conocimiento que la empresa DEXTRA desarrolló, a pedido del Ministerio de Ecología, un sistema para el control forestal. Desconocemos si se puso a punto o los motivos por los cuales no se implementó, pero podría ser una base para discutir cambios, además de la experiencia piloto que está desarrollando la Nación.

Un funcionario de Control Forestal podría saber el origen de la madera sobre camión o un aserradero con un lector de código de barras. Pero si el control va terminar en una guía para el tránsito de madera en la ruta, por más tecnología que le se ponga, nada cambiará.

Algunos conceptos claves para una visión de mejora: Aplicación de los principios de prevención y progresividad para orientar los cambios en el sistema.

  • Desarrollar herramientas de control centradas en el manejo de los bosques y sus objetivos.
  • Descentralizar y Desconcentrar.
  • Enfoque de cuenca hidrográfica para redefinir unidades de control forestal, integrando áreas de producción con las áreas de conservación.
  • Participación, transparencia y rendición de cuentas.

En fin, pueden surgir varias propuestas pero serán en definitiva los objetivos planteados lo que marquen el rumbo a seguir. Y la definición de esos objetivos no debería ser exclusividad del organismo de aplicación. No debe confundirse Poder Policía con la Política Publicas.

Diálogo pendiente

AF: ¿Desde el COIFORM como tomaron la noticia de la detención de funcionarios del organismo de aplicación? ¿Y cómo afecta una intervención al área de la Dirección General de Control de Bosques Nativos del Ministerio de Ecología al ámbito privado?

Más allá de lo lamentable del caso como indicador de un estado de cosas en materia de Control Forestal, en primer lugar hay que destacar el acto ciudadano de denunciar un acto de corrupción. Ese ciudadano merece un homenaje público.  Y el rápido accionar de la Justicia de San Vicente que permitió la detención de los involucrados, los que deberán responder penalmente por sus actos.

Una intervención de control conforme a derecho, no debería afectar a ningún privado, tanto por su cumplimento de la leyes, como por su incumplimiento, ya que el Estado actúa en ejercicio de su Poder de Policía sobre una actividad declarada de interés público y todos debemos someternos a las leyes.

Pero una intervención basada en la arbitrariedad de un funcionario, que actúa sin un procedimiento de control legalmente válido y sin ningún tipo de supervisión sobre la legalidad de sus actos, es un problema para cualquier ciudadano o empresa, porque es esa arbitrariedad y esa falta de supervisión superior, son las que permite operar a un esquema de corrupción, la cual por supuesto, tiene dos puntas. De ahí la importancia del comportamiento del ciudadano denunciante, porque rompe el circulo vicioso que alimenta la corrupción.

Pero sobre todo preocupa el control sobre los que deben controlar. Porque más allá de responsabilidades administrativas y penales del caso, no se han identificado responsabilidades políticas. ¿Quién designó a estas a personas y sobre base a que antecedentes de idoneidad y honestidad? ¿Quien ejercía el control jurisdiccional sobre el desempeño de estos funcionarios? ¿A quién o a quienes reportaban sus actividades? ¿Algún funcionario podrá reconocer públicamente el equívoco de designar a las personas imputadas?

Esperamos algún gesto político, más allá de las altisonantes declaraciones. Porque si realmente se pretende llegar hasta las últimas consecuencias, estas deberían incluir las responsabilidades políticas sobre la designación y control de los funcionarios involucrados.

AF:  ¿Tienen una Mesa de Trabajo activa sobre estos temas con el nuevo ministro de Ecología? ¿O pedirán a partir de lo sucedido alguna reunión?

No percibimos predisposición por establecer diálogo con los profesionales que formamos parte activa de la gestión forestal. Solicitamos por escrito a la anterior gestión ministerial, la puesta en marcha de todos los espacios de participación establecidos en el ámbito de Ministerio de Ecología tanto por Ley o por Decretos, sin obtener ningún tipo respuesta.

Esperamos meses por una audiencia, para que una vez concretada, los funcionarios se disgusten por las cuestiones planteadas. No se piden graciosas concesiones, sólo se solicita la prestación de un servicio público de calidad y ajustado a la Ley.

El COIFORM es un organismo que tiene el carácter de persona jurídica de derecho público no estatal creado por Ley y con funciones delegadas por el Estado, entre las que se encuentran la de “asesorar a los poderes públicos y en especial a las reparticiones técnicas oficiales a nivel nacional, provincial y municipal, en asuntos de cualquier naturaleza, relacionado con el ejercicio de la profesión de Ingeniero Forestal”.

Desde esa función, estamos a disposición para aportar a la construcción de un sector forestal que contribuya al desarrollo de la Provincia y la conservación de sus recursos naturales.

 

 

Por Patricia Escobar  



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE