Se convirtió en taxista para encontrar a su hija y lo logró 24 años después

Se convirtió en taxista para encontrar a su hija y lo logró 24 años después

Su plan era preguntar a los pasajeros si sabían algo de su hija desaparecida, les rogaba que difundieran entre sus conocidos que la estaba buscando y finalmente les daba una tarjeta con la foto e información de la pequeña.

Una búsqueda de más de dos década tuvo un final feliz. Wang Mingqing logró encontrar a su hija que desapareció hace 24 años en China cuando esta tenía tan solo 3 años y todo gracias a que decidió convertirse en taxista.

Wang narra que él y su esposa estaban vendiendo frutas en las calles de Chengdu cuando un grupo grande de personas se le acercó y al terminar la atención, la pequeña no estaba.

La familia acudió a la policía, puso miles de carteles en los que indicaban que la buscaban e incluso fueron a hospitales y albergues. No había rastro de la niña.

Tras buscarla desde 1994, Wang decidió en el 2015 convertirse en taxista en un intento desesperado por encontrarla. Su plan era preguntar a los pasajeros si sabían algo de su hija desaparecida, les rogaba que difundieran entre sus conocidos que la estaba buscando y finalmente les daba una tarjeta con la foto e información de la pequeña.

Cuando la prensa china se enteró de su búsqueda y lo entrevistó,  Wang dijo que su mayor deseo era que un día su hija se sentara en el taxi y le gritara papá.  Consultado sobre qué le respondería, él dijo que le pediría perdón por no haber sido lo suficientemente responsable como padre.

Así, pasaron los años hasta que el pasado 1 de abril. Su búsqueda infinita tuvo resultados.

Una joven llamada Kang Ying, que vivía en la ciudad de Panshi, provincia de Jilin, vio la información de la tarjeta en redes sociales. Al ver la foto, comenzó a sospechar que se trataba ella. Kang Ying contactó a Wang y fue a la policía para realizarse un examen de ADN.

El resultado del examen confirmó que Kang Ying es la hija de Wang. Tras su hallazgo, ella dijo que le había hecho creer que era adoptada sin saber que su verdadera familia vivía a tan solo 20 kilómetrros de distancia.

Después de enterarse de esto, Wang no pudo contener sus lágrimas y se reunió con su hija después de 24 años.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE