España: La madre de 11 años pasa a vivir con una familia de acogida y su hijo sigue en el hospital

España: La madre de 11 años pasa a vivir con una familia de acogida y su hijo sigue en el hospital

La Comunidad se hace cargo de ambos y decide que, de momento, vivirán separados.

La Comunidad Autónoma se ha hecho cargo de la niña de 11 años que dio a luz en el Virgen de la Arrixaca, así como de su hijo recién nacido, confirmaron desde la Consejería de Familia.

La directora general de Familia y Políticas Sociales, Miriam Pérez, explicó a este periódico que este martes por la tarde “los técnicos seguían valorando” qué es mejor para la pequeña y su bebé. Entre las posibilidades: ir a un centro, quedarse con parientes o pasar a vivir con una familia desconocida.

 

Poco después, los técnicos, tras hablar con la niña, tomaron la decisión: lo mejor para ella era salir del hogar y pasar a vivir con una familia de acogida. “Familia ajena”, precisó Pérez. La pequeña, que recibió este martes el alta del hospital, dormirá ya esta noche en su nueva casa, que está en la Región de Murcia.

 

El recién nacido sigue ingresado. Cuando se le dé el alta se decidirá si se le lleva a un centro, con una familia ajena o pasa a vivir con su madre.

 

La familia de la pequeña (de origen boliviano y residente en la capital murciana) mantuvo en todo momento, al llegar al hospital con la menor de parto, que no tenía ni idea de que la niña estaba en estado. De ser así, habría pasado todo el embarazo (de riesgo, dada su corta edad) sin una sola revisión médica.

 

Si la niña pasase a vivir a un centro de Servicios Sociales, como centro propio, la Comunidad tiene la Residencia Infantil Santo Ángel, con 12 plazas, que atiende a personas de 6 a 18 años.

 

Los demás son centros concertados, muchos de ellos llevados por monjas, como las Hermanas Franciscanas Purísima Concepción y las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. En los centros concentrados se suman 179 plazas más, según los datos que aparecen en la web de la Comunidad Autónoma.

 

La citada página indica que en los centros se llevará a cabo el «cuidado de la salud física y psíquica del menor», así como la «realización de un estudio diagnóstico interdisciplinar de la situación y de las necesidades del menor acogido».

 

Mientras tanto, la investigación de la Policía Nacional sigue abierta. Los agentes del Grupo de Menores (GRUME) prevén volver a tomar declaración tanto a la joven madre como a sus parientes. La hipótesis que se mantiene es la que la familia ha dado, por el momento: que el bebé es fruto de relaciones sexuales entre dos hermanos. El padre del recién nacido tendría 13 años (ahora ya 14) en el momento de producirse la relación sexual, por lo que sería un menor inimputable.

 

Los investigadores están a la espera del resultado de las pruebas de ADN que confirmen que el progenitor del bebé es el hermano, tal y como ha señalado el padre de la niña.

 

Las pesquisas continúan en marcha, con el fin de corroborar que la joven madre no ha sido víctima de una agresión sexual, por la cual habría quedado encinta.

 

Si en el laboratorio se confirma que el recién nacido es hijo de los dos hermanos menores, la investigación se cerraría sin imputar a nadie: no habría delito de agresión ni de abusos, dada la edad del adolescente.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE